HISTORIA DE LA LIGA MEXICANA DEL PACIFICO
 
ALGODONEROS DE GUASAVE
HISTORIA DEL BEISBOL
HISTORIA DE LA LIGA MEXICANA DEL PACIFICO
POTROS DE TIJUANA
TOMATEROS DE CULIACAN
CAÑEROS DE LOS MOCHIS
MAYOS DE NAVOJOA
YAQUIS DE CD OBREGON
OSTIONEROS DE GUAYMAS
NARANJEROS DE HERMOSILLO
AGUILAS DE MEXICALI
VENADOS DE MAZATLAN
Mis enlaces favoritos
Curriculum vitae
Album de fotos
Mis aficiones
Mis enlaces favoritos nuevo
BEISBOL EN MEXICO
HISTORIA DE LA LIGA MEXICANA DEL PACIFICO

Imagen
 
NACE LA LIGA MEXICANA DEL PACIFICO

El 6 de julio de 1945 se dio el anuncio oficial de su integración en Hermosillo, Sonora. Sus fundadores fueron Teodoro Mariscal, Enrique Peña Batiz, Florencio Zaragoza, Rogelio Rodríguez, Juan Chávez Etchegoyen y Fernando Ortiz. En sus primeros años fue conocida como Liga de la Costa del Pacífico.
La Liga Mexicana del Pacífico ha tenido dos etapas. La primera comprende los años de 1945 a 1958 y la segunda, de 1958 hasta la fecha.
En su primera temporada participaron cuatro equipos: Mazatlán, Hermosillo, Culiacán y Guaymas, enfrentándose por primera vez los días 27 y 28 de octubre de 1945.
La primera etapa de la liga termina en 1958, ese mismo año reanudó actividades, ahora con el nombre de Liga Invernal de Sonora.
En el invierno del 65 adopta un nuevo nombre, Liga Invernal Sonora-Sinaloa.
Desde 1970 se le conoce como Liga Mexicana del Pacífico, cambio que tuvo que realizarse a petición de la Confederación de Beisbol del Caribe, para representar a México en la Serie del Caribe. En 1971 los Naranjeros de Hermosillo se convirtieron en el primer equipo de nuestro país en un clásico caribeño.

LIGA DE LA COSTA DEL PACÍFICO
PRIMERA TEMPORADA 45-46

El día 6 de junio de 1945, a poco más de dos meses para que finalizara la desagradable pesadilla de la tercera guerra mundial, con un estado de Sonora apuntalando su progreso bajo el gobierno futurista del Gral. Abelardo L. Rodríguez, un grupo de empresarios inquietos se reunieron en el Hotel Moderno de Hermosillo para dar a conocer una noticia histórica: por vez primera se organizaría una liga de beisbol (en un principio semiprofesional) con equipos de las ciudades del noroeste de México.
Algunos le dieron el nombre de “Liga de Occidente”, aunque oficialmente recibió el título de “Liga de la Costa del Pacífico”; esta novedosa organización fue construida para beneficio de los aficionados al rey de los deportes que se contaban por grandes cantidades, pues baste decir que 5 años antes en un hecho sin precedente en la vida deportiva del país, dos equipos de Ligas Mayores vinieron a escenificar un partido de exhibición para el agrado del público hermosillense y de otras regiones del Estado.
Muchos problemas habrían de surgir en este “experimento” empresarial desconocido para la mayoría de los inversionistas, pero afortunadamente podemos decir que resultó mayormente exitoso pues durante 13 años mantuvo la expectación en el público aficionado, contándose los días desde finales del mes de octubre hasta mediados de Febrero e incluso hasta marzo en algunas temporadas.
Muchas especulaciones surgieron antes de que se lanzara la primera bola. Unos equipos no estaban del todo completos, como es el caso de Hermosillo, pero aún así el proyecto continuó según lo planeado. En esta primera campaña cuatro sólidos equipos armarían el campeonato: Venados de Mazatlán, Ostioneros de Guaymas, Tacuarineros de Culiacán y Presidentes de Hermosillo. Las capitales de los Estados de Sonora y Sinaloa y dos excelentes puertos de gran movimiento socioeconómico respaldaban las novenas que iniciarían esta aventura inolvidable.
Ambos juegos inaugurales comenzaron el día 27 de octubre de 1945; en Hermosillo, en punto de las 15:00 Horas, los “Presidentes” o también llamados “Queliteros”, saltaron al terreno después de una vistosa ceremonia para enfrentar a los Venados de Mazatlán en un partido de inauguración, mismo que resultó muy emotivo pues el marcador concluyó empatado a cinco carreras. Este sería el primer partido jugado por una novena Hermosillense en un torneo profesional de baseball el cual quedó sin vencedor pues fue suspendido debido a que a “alguien se le ocurrió que ya no había luz”, según el reporte periodístico.
Un excelente trabajo del “Güero Torres” en la lomita por Hermosillo fue desaprovechado por el cuadro capitalino al producirse un par de errores importantes en el juego; lo sustituyó el “Zurdo Rodríguez” quien aceptó la carrera del empate. Por Mazatlán inició Guadalupe Ríos siendo reemplazado desde el primer capítulo por Daniel “la Coyota” Ríos que se vió imponente en cerro de los disparos. Al siguiente día por la mañana, los Mazatlecos doblegaron a la orgullosa escuadra de Hermosillo por marcador de 8 a 2 abriendo el partido el “Zurdo” Alcaraz por los de casa. Por la tarde las cosas estuvieron más parejas pero la victoria se le negó al “Presidentes” llevándose el descalabro el estrella del pitcheo Joe Valenzuela recién llegado al club. Así las cosas, la primera serie que Hermosillo jugaba en el beisbol profesional resultó en un empate y dos derrotas, ante lo cual el público poco paciente y novato para soportar los desaciertos deportivos salió con desconsuelo. En la prensa se escribió: “si nuestros directores no se mueven un poco en los días que faltan para el encuentro con Guaymas, corre Hermosillo el peligro de tomar en arrendamiento el sótano de la Liga; el equipo local necesita otro pitcher destacado, dos bateadores más de los que convencen, menos capricho personalistas en la dirección y mucha práctica para lograr un buen acoplamiento”... nada más.
En el otro frente, el equipo visitante de Guaymas obtuvo su primera histórica serie del baseball profesional al vencer dos juegos a uno a los Tacuarineros de Culiacán. El primer desafío se convirtió en victoria para el serpentinero cubano Julio Alfonso por blanqueada de 2-0, siendo ésta la primera que se observó en la Liga; el descalabro fue para Guadalupe Ortegón. Alfonzo “la Tuza” Ramírez empató la serie al doblegar a los visitantes por marcador de 6 a 3 perdiendo el encuentro el también cubano Ramón Correa. Todo quedó listo para escenificarse un reñido partido de desempate que quedó en manos de los Ostioneros al son de 3 carreras por 2 llevándose la victoria Aurelio Espiricueta.
Este par de series abrieron el beisbol profesional en la costa del Pacífico y deben ser recordadas con especial interés, pues desde aquel entonces la pelota ha rodado por espacio de más de medio siglo para beneficio de los aficionados al rey de los deportes. El primer standing de la Liga marcaba en primer lugar al equipo de Mazatlán, y como hecho curioso, así quedaría en la tabla final de posiciones con Guaymas en segundo y Culiacán y Hermosillo compartiendo el lúgubre sótano.

TEMPORADA 45-46

HERMOSILLO: En las primeras series el equipo Queliteros se mantiene a corta distancia del primer lugar, llegando a estar incluso de líder al término de la sexta; sin embargo, en las siguientes 5 semanas pierde 11 y gana 6 ubicándose 5.5 juegos del primer sitio; en las siguientes tres series se mantiene alrededor de los cuatro juegos pero en la número 15 y 16 pierde dos encuentros con Guaymas y tres con Mazatlán desplomándose a 9 de distancia y perdiendo toda oportunidad de ganar la corona; termina finalmente a 8 juegos del líder.
CULIACÁN: Llegó a estar en primer lugar al terminar la serie No.3 y la No.4, sin embargo, de ahí en adelante jugó para un promedio negativo perdiendo 13 y ganando sólo 3 juegos que lo envía al último lugar de la tabla al terminar la serie No.10; se mantuvo más o menos estable por encima de los 6 juegos del líder en las siguientes confrontaciones llegando a estar incluso a 9 juegos al terminar la semana 16; finalizó con Hermosillo en el sótano.
GUAYMAS: Es el equipo de ofreció mayor pelea al superlíder Mazatlán. Llegó a estar en primer lugar en la segunda y tercera series, pero en las seis siguientes gana 8 y pierde 11 ubicándose a 4 juegos del líder; de ahí en adelante se mantiene más o menos estable sin llegar a colocarse por debajo de los dos juegos del primer lugar y al terminar la penúltima semana se coloca a 3 juegos, posición más cercana que pudo obtener. Terminó finalmente a 4 del campeón Venados.
MAZATLÁN: Se llevó de líder en la mayor parte de la campaña. En las primeras 6 series nunca se colocó a una distancia mayor de dos juegos, tomando el liderato en la séptima para no dejarlo en el resto del torneo. En este período ganó 21 y perdió 14 manteniéndose a más de dos juegos de distancia del resto de los competidores.
El efectivo equipo de Mazatlán se coronó campeón el día sábado 23 de febrero de 1946 en su propio parque ante la algarabía de los residentes del puerto. Sucedió que en la última semana el equipo Ostioneros de Guaymas se acercaba peligrosamente a tres juegos del primer lugar Mazatlán, restando tres partidos por jugarse eeentre el equipo ostionero y la poderosa escuadra roja; Guaymas tenía que barrer en la serie para aspirar a un partido extra para definir al campeón y Mazatlán no estaba dispuesto a permitirlo. El primer cotejo celebrado el viernes 22 de febrero fue ganado por los del puerto sonorense en apretado marcador de cuatro carreras a tres, acercándose con ello a dos juegos del primer lugar y la tensión aumentó en el puerto sinaloense.
Al siguiente día, el manager de Guaymas Agustín Bejerano selecciona a Juan Conde para abrir el partido, pero sólo pudo sacar dos outs: Vinicio García conectó un sencillo por el jardín izquierdo yéndose a la segunda almohadilla en sacrificio de Gutiérrez; se otorga la base intencional a Llamas siendo forzado en segunda por rola de Camacho anclando Vinicio en tercera; sin embargo, un tiro malo del parador en corto que intentaba hacer out a García permite que éste llegue a la goma con la primera anotación, quedando Camacho en segunda; a continuación un sencillo de Regalado manda a la registradora la segunda carrera. Manuel Magallón sigue la fiesta con otro sencillo por encima de tercera acabando la paciencia de Bejerano quien opta por cambiar a su pitcher entrando al relevo Julio Alfonso; el nuevo lanzador obliga a Manolo Fortes a roletear al short stop forzando a Magallón en segunda para concluir esta desafortunada primera entrada para Guaymas; Mazatlán terminaba el episodio con dos carreras de ventaja.
Pero los ostioneros no se quedarían callados y en la parte alta de la tercera sobre el abridor Guadalupe Ríos logra el empate: después de out a Guillermo Ríos, Paco “Loco” Delgado conecta sencillo al igual que Mendoza. “Bacatete” Fernández es ponchado pero el pitcher Julio Alfonso conecta doblete por la raya de tercera llegando a la registradora ambos corredores para un sensacional empate. Elevado a segunda de Bejerano termina la entrada.
Mazatlán vuelve a la carga despegándose ese mismo inning al llegar a tercera Gutiérrez con un hit y error del patrullero derecho Delgado; Camacho conecta un sencillo productor al jardín central y el marcador favorece ahora de nueva cuenta a Mazatlán 3 carreras a 2. Julio Alfonso domina a Llamas en rola a segunda, a Regalado en elevado al centro y a Fortes en rola al short forzando a Magallón que había conectado sencillo.
Desde este tercer episodio hasta la entrada número trece, Julio Alfonso mantuvo a raya a los rojos del puerto en una increíble demostración, dominando a placer a los desconcertados Venados. En la séptima los Ostioneros empatarían milagrosamente: después de dos outs en elevados cómodos de Mendoza y Bacatete Fernández, Julio Alfonso recibe la base por bolas y Agustín Bejerano conecta sencillo quedando hombres en primera y segunda; acto seguido, en una jugada suicida, Julio Alfonso intenta el robo de tercera base sorprendiendo al lanzador Ríos quién envía un tiro desesperado a la colchoneta en malísima dirección para un lamentable error que empata el encuentro a tres carreras. Vargas es dominado en rola a tercera para concluir la entrada. De ahí en adelante el zurdito “Lupe” Ríos nada permitiría a la escuadra de Bejerano en las seis entradas siguientes.
Mazatlán logró el campeonato en la fatídica entrada número trece cuando el pitcher cubano Julio Alfonso otorga la base por bolas a Pepe Gutiérrez; enseguida obligó al “Chino Llamas” a batear para doble play y todo indicaba que la entrada terminaría normalmente. Sin embargo el siguiente bateador Daniel Ríos conecta imparable y el “Cartucho” Regalado lo imita quedando hombres en primera y segunda. El siguiente bat Manuel Magallón es dominado por Alfonso en fácil rola al short stop pero increíblemente el primera base Agustín Bejerano, manager también del equipo, suelta el tiro del short stop en un lamentable error que permitió a la “Coyota” Ríos anotar desde segunda la carrera del despegue, y darle de esa forma dramática el campeonato a la escuadra del puerto sinaloense. Un error permite empatar a Guaymas y un error hace ganar a Mazatlán en un increíble partido que cierra en forma emotiva esta primer temporada de beisbol profesional en el noroeste de México. Ese día 23 de febrero de 1946 quedaría imborrable en la memoria deportiva de los aficionados al beisbol del bello puerto sinaloense.
Daniel Ríos (Mazatlán, “el Venado Mayor”) fue nombrado el jugador más valioso de la campaña; empató con Espiricueta (Guaymas) en victorias con 10 con una efectividad de 2.36 en carreras limpias permitidas con 194 entradas lanzadas, 16 juegos completos y dos blanqueadas. Terminó bateando para 0.362 cubriendo la primera base y los jardines quedando en segundo lugar detrás de Manuel Arroyo (Culiacán, 0.375). Manuel Magallón fue el campeón jonronero con 6, uno arriba de Rip Russell de Culiacán. El novato del año fue Aurelio Espiricueta que finalizó con 10-4 que gana la competencia a Vinicio García. Alfonso “la Tuza” Ramírez perdió 11 juegos pero fue el campeón en ponches con 78 abanicados.
Esta primera temporada dejó varias experiencias tanto en el público como en los directivos de la Liga. Afloraron problemas que pronto tendrían que corregirse: contrataciones irregulares de extranjeros en algunos equipos, jueces con escasa preparación, parques de pelota con acondicionamiento deficiente, público poco paciente sin experiencia para soportar fracasos deportivos, pero más que nada, este primer esfuerzo demostró que los inversionistas y buena parte de colaboradores poseían las agallas suficientes para encarar un compromiso de esta naturaleza y continuar con el objetivo de consolidar una liga profesional. Es fascinante ver como las glorias del pasado del beisbol mexicano tendrían ahora un lugar en invierno para darle a la afición la oportunidad de gozar a plenitud al rey de los deportes con lo mejor del país.
Como se estila en el beisbol de los Estados Unidos, también en esta naciente liga se organizó un partido de jugadores estrellas entre la Selección Sonora y la de Sinaloa. En un principio se dijo que el juego se habría de escenificar en el Estadio de Hermosillo el 5 de febrero de 1946, sin embargo, sin previo aviso se canceló para molestia de los aficionados de la región que ya muchos habían hecho el viaje para el día antes citado. Se argumentó que debido a que el equipo de Hermosillo no andaba muy bién en la tabla de posiciones poca gente asistiría a la confrontación. Pero el juego se llevó a cabo finalmente en la ciudad de Culiacán el día miércoles 20 de febrero en el Estadio de Culiacán con el resultado de 11-6 a favor de las Estrellas de Sinaloa.
Grandes peloteros mexicanos y extranjeros empezaron a producir los primeros récords, las primeras hazañas deportivas que enaltecen este maravilloso pasatiempo. El público de aquellos tiempos jamás olvidaría aquel cuadrangular panorámico de Manuel Magallón en Hermosillo, la expulsión de Fortes, la entrega deportiva de Bob Lemon que más tarde sería un superestrella en la Liga Americana, el doloroso error de Bejerano en el juego del campeonato para Mazatlán, aquellas 15 entradas lanzadas por Daniel Ríos en un juego que terminó en empate, los poderosos lanzamientos del “Ciclón” Manuel Echeverría, la valentía de Alfonso “la Tuza” Ramírez de Culiacán.
Indudablemente que la afición al rey de los deportes empezó a incrementarse con el advenimiento del nuevo circuito; jugar al beisbol se puso más de moda y no faltaron incluso algunas noticias sensacionalistas como la de que Joe DiMaggio vendría a Guaymas. Muchas historias se produjeron en esta primer temporada, y aunque los fracasos de Hermosillo y Culiacán provocaron algunos enojos, el público esperó ansioso tras el último out del campeonato, la continuación de este esfuerzo deportivo-empresarial mismo que se ha convertido hasta nuestros días en una bella tradición, y aunque ha tenido sus altas y bajas como todo en la vida, es indudable que a pesar de todo llegó para quedarse.
REFERENCIAS:
- ARAUJO Bojórquez Alfonso; "Historia de la Liga de la Costa del Pacífico (1945-1958), México D.F.
- Periódico "El Imparcial"; varios Ejemplares; Hemeroteca de la Universidad de Sonora.

SEGUNDA TEMPORADA 46-47

La temporada de 1946 fue esperada con beneplácito por los aficionados de la Costa del Pacífico. En este segundo año de vida del joven circuito, un fuerte trabajo de gabinete estuvo realizándose antes de abrir la campaña a fin de presentar una mejor competencia. Los partidos inaugurales comenzaron el día sábado 19 de octubre visitando Hermosillo a Guaymas y Mazatlán a su acérrimos enemigos de Culiacán.
Pronto Hermosillo iba dejar en claro que venía por el desquite, pues obtuvo la serie por limpia ante los Ostioneros del puerto sonorense. Manuel Echeverría se encargó de vencer a los guaymenses en el primer cotejo por quienes perdió Wilfrido Salas; en el segundo, Joe Valenzuela lanza un blanqueada de 6-0 mientras que el salvadoreño Jorge Aguilar vence 7-1 a Juan Guerrero. En los tres partidos los lanzadores “queliteros” aceptaron tres carreras anotando 18. Por su parte los “Venados” hicieron lo propio con los “Tacuarineros” arruinándoles la serie inaugural en casa con victorias para Daniel Ríos y Guadalupe Ortegón.
Ya en su estadio, Hermosillo continuó con su racha ganadora llevándose la serie por limpia ahora contra los campeones Venados de Mazatlán. Aunque las cosas no estuvieron tan tranquilas, el equipo se las arregló para continuar invictos. El primer partido se lo llevó Manuel Echeverría 7-4 anotando Hermosillo 5 carreras en la séptima entrada con el partido empatado a 2; perdió Daniel Ríos. El segundo encuentro lo gana Hermosillo por marcador de 8-7 en la décima entrada, conectando Uriarte el hit de la victoria. En el tercero, con un empate a 4 carreras en la novena, un hit del norteamericano Herman Reich hace anotar a Delgadillo quien entró a correr por Valenzuela después de que éste conectara hit de emergente por el pitcher Aguilar. En este partido el short stop de Mazatlán Miguel Arvizu sale lesionado al golpearlo Art Lilly en una barrida en segunda base; los “spikes” de Lilly se clavaron en la pierna de Arvizu fracturándole la tibia; Arvizu pierde la temporada y nunca se recuperó totalmente.
Por otra parte, los Ostioneros de Guaymas se llevan la serie pasando sobre los Tacuarineros de Culiacán quienes en forma alarmente observan un pobre récord de una victoria por 5 derrotas y teniendo que viajar a Hermosillo para su siguiente serie contra los invictos Queliteros.
El desastre de Culiacán se amplifica mientras que Hermosillo continúa “utilizando la escoba” ampliando el récord de juegos ganados consecutivamente al principio de temporada. Al terminar la serie ese domingo 3 de noviembre los Queliteros llegaban a 9 victorias consecutivas al “pasar por la piedra” a Culiacán con anotaciones de 12-2, 9-1 y 8-4. Los aficionados de Hermosillo estaban de plácemes y en todas partes se decía que robarían el campeonato; los Tacuarineros incluso amenazaron con retirarse porque no podían hacer competencia a la poderosa escuadra de Hermosillo; más adelante la suerte de los Queliteros iba a cambiar.
Con su aureola de invictos, Hermosillo prosigue su marcha y paga la visita de Culiacán que sólo ha ganado un juego en tres series. Los Queliteros se llevan los primeros dos partidos por marcadores de 2-0 y 11-3 lanzando la blanqueada el sorprendente Manuel “Ciclón” Echeverría que acumula cuatro victorias consecutivas y su segundo juego “blanco”. En el tercer partido Culiacán se impone 7-2 con excelente pitcheo de “la Tuza” Ramírez quebrando la racha de ganados de Hermosillo dejando el récord en 11 victorias al principio de temporada.
En la siguiente serie Guaymas resulta vencedor en la capital de Sonora ganando los Naranjeros el primer partido en la novena entrada con oportuno hit de Colás. El mote de “naranjeros” por primera vez se utiliza en la crónica deportiva. Si bién Hermosillo ganó 14 y perdió 4 en sus primeras 6 series, en sus siguientes 21 juegos ganó 10 y perdió 10 con uno empatado, hecho que permitió a los Venados de Mazatlán tomar el primer lugar en el Standing para el lunes 13 de Enero de 1947; ese día, Mazatlán logra una importante victoria de 1-0 en extrainnings contra Culiacán. De la séptima a la treceava serie los Venados cumplieron una estadística de 15 ganados y 8 perdidos en una competencia muy cerrada con los Naranjeros manteniéndose muy cerca del primer lugar. Mazatlán jugaría su siguiente serie en Hermosillo y las cosas estaban sumamente interesantes. Entre los aficionados había preocupación.
Para aquel entonces Culiacán ya le había dicho adiós al campeonato desde tiempo atrás, con un pobre récord de 9 ganados y la friolera de 29 perdidos quedando 5 series por jugar. Por su parte Guaymas no desafinaba pues se mantenía a 4 juegos del primer lugar, una distancia que después reduciría.
Los aficionados de Hermosillo se dieron cita en la “Casa del Pueblo” el 18 de Enero para ver como Manuel Echeverría se imponía al “Charrascas” Ramírez por marcador de 5-3. “Burbuja” Vázquez tuvo un excelente día robándose tres bases empujando dos carreras y bateando de 4-3. El siguiente duelo fue un partido de suspenso con Joe Valenzuela en el montículo contra Guadalulpe Ortegón. Los Naranjeros se llevan la victoria 2-1 en la octava entrada cuando Virgilio Arteaga recibe la base por bolas y Carlos Colás conecta oportuno triple; fue un triunfo con sabor cubano. El tercer cotejo fue para los Venados con un inspirado Manolo Fortes que sólo aceptó dos míseros hits: uno de Art Lilly y otro de Herman Reich; la victoria roja fue de 8-0.
Con la serie ganada por Hermosillo empata con Mazatlán en el primer lugar del standing quedando 4 series por jugarse; los Naranjeros irían contra los Culiches mientras que los Venados tratarían de comer ostión. Hermosillo hace buenos los pronósticos y saca la escoba para barrer de nueva cuenta a los Tacuarineros 9-6, 7-6 y 8-1. Culiacán termina la serie a 18 juegos del primer lugar habiendo sacado la victoria en sólo 10 cotejos. Guaymas por su parte le gana dos a Mazatlán, pierde uno y empata otro quedando a 4 juegos del líder Naranjeros que se despega de Mazatlán.
Hermosillo le paga la visita a los de la capital sinaloense en una serie por demás polémica. En el primer juego Culiacán se lleva la victoria 5-4 perdiendo Manuel Echeverría un duelo con “la Tuza” Ramírez; el segundo partido termina empatado sorprendentemente 12-12 mientras que en el tercero le aplicaron un fortfeit al equipo anaranjado. Sucedió que con el score empatado a 9 carreras se produjo una bronca del tamaño del estadio por problemas con los “de azul”. Varios jugadores de Hermosillo tuvieron que terminar de arreglar sus diferencias en la barandilla de la comandancia de policía pues fueron acusados de alterar el orden público; no pasó a mayores pero el equipo cargó con una derrota que les iba a complicar las cosas de manera inimaginable.
En esta serie número 16, Guaymas dió el campanazo al enfrentarse con Mazatlán pues hizo la chica al derrotar cuatro veces consecutivas a los rojos del puerto; esto permitió que los Ostioneros avanzaran en el standing quedando a 1 juego del primer lugar que Hermosillo se negaba a perder. La siguiente serie sería definitiva pues los Naranjeros irían a Mazatlán y Guaymas podría tener un fin de semana de placer con unos alicaídos Tacuarineros que lo que más querían es que el mes de Febrero pasara rápido.
Hermosillo sacó la casta y si Guaymas lo hizo la escuadra de Art Lilly no cantó mal las rancheras poniendo a funcionar la escoba de nueva cuenta trayéndose los tres juegos de la serie. Las anotaciones fueron 1-0, con una blanqueada más para Manuel Echeverría, 6-4 con victoria para H. Kittle y 8-6 a favor de Joe Valenzuela. Por su parte Guaymas le aplicó tres coscorrones a Culiacán a cambio de una derrota al jugarse un cuarto partido pendiente. Al final de esta jornada Guaymas se acerca a juego y medio de los Naranjeros quedando listo para partir a la capital de Sonora en busca del campeonato, como sucedió el año anterior cuando partió a Mazatlán con tres juegos de distancia; la meta estaba menos difícil esta vez. Mazatlán quedaría eliminado de toda posibilidad y los equipos sonorenses serían los protagonistas de la batalla final.
El día viernes 14 de febrero los aficionados de Hermosillo sufrieron un buen baño de agua fría pues perdieron dos juegos. Resultó que existía una inconformidad del equipo de Guaymas al impugnar una victoria de los Naranjeros el día 15 de diciembre sobre los Tacuarineros de Culiacán al haber utilizado los servicios del pitcher Jorge Aguilar (que ganó el juego) a sabiendas de que estaba inhabilitado del beisbol mexicano. El Alto Comisionado Alejandro Aguilar Reyes (Fray Nano) asignado a la Liga de la Costa tomó la decisión de cancelar esta victoria y dársela al equipo de Culiacán. En estas circunstancias, con un partido menos ganado y uno más perdido para Hermosillo ambos quedaban empatados en victorias, sólo que los Naranjeros tenían dos juegos pendientes que jugar por empates, uno de ellos precisamente con Guaymas.
Así las cosas antes del primer juego de la serie, Guaymas quedaba con 30-20-1 en ganados-perdidos-empatados y Hermosillo 30-19-2, lo cual permitía a Hermosillo gozar de una ligera ventaja sobre Guaymas de medio juego. Para la mala fortuna de los Naranjeros, Manuel Echeverría no viene en sus mejores tardes sufriendo un doloroso descalabro aquel viernes por marcador de 7-4 con victoria para Theolic Smith. Este primer triunfo de Guaymas pone el standing con los del puerto a medio juego de ventaja sobre los imbatibles Naranjeros de principio de temporada.
Las cosas estaban en la mayor complicación para Hermosillo puesto que los orgullosos Naranjeros necesitaban tres victorias para quedar campeón. El sábado 15 de febrero la afición respiró tranquila pues Hubbard Kittle lanza un excelente partido para vencer a Guaymas 8-2; con esta victoria el club naranja retomaba el liderato y la ciudad entera vibraba de emoción. Largas se hicieron las horas para esperar la mañana del domingo 16 para el tercer partido de la serie y saber si los de casa esquivarían por tercera ocasión la derrota.
Joe Valenzuela, el valiente pitcher nativo de Estados Unidos pero de ascendencia hispana sale inspirado y regala a la afición uno de sus mejores partidos permitiendo una carrera y tolerando sólo tres hits logrando la victoria sobre unos desesperados Ostioneros que veían como el campeonato se les escurría de entre las manos. Hermosillo se separaba de Guaymas 1.5 juegos en el liderato pero requería de ganar una batalla final, pues una derrota obligaría a jugar en Culiacán el partido de desempate y tener que ganarlo para evitar un empate en el primer lugar con Guaymas en el standing final.
Todo Hermosillo pensó en Manuel Echeverría para este cuarto partido, quien aún estaba molesto por la dolorosa derrota del primer juego; ansioso esperaba una oportunidad para reivindicarse con la afición y cerrar con broche de oro una campaña inolvidable tanto para él como para su equipo.
Manuel no defraudó a la afición. Los potentes e indescifrables lanzamientos del “Ciclón” dominaron a la poderosa escuadra del puerto a quienes se les integró de última hora el inmortal pitcher Ramón Bragaña. Echeverría permitió sólo una carrera en las nueve entradas a unos alicaídos Ostioneros que en cuatro partidos pudieron pasar por el plato sólo en 4 ocasiones. Hermosillo ganaba ese domingo 15 de febrero 7-1 y lograba en este año de 1947 su primer campeonato en el beisbol profesional en la Segunda Temporada de la Liga de la Costa del Pacífico. Los aficionados gustosos dieron rienda suelta a la alegría pues la hazaña se había consumado; por segunda ocasión el poderoso equipo de Guaymas perdía el campeonato en la última serie de la competencia y de nuevo regresaron a casa con las manos vacías.
NOTAS CORTAS:
- Manuel Echeverría fue nombrado el Jugador Más Valioso de la Liga de la Costa en esta segunda temporada ganando 14 juegos perdiendo 3 (7 de ellos desde principio de temporada). Nació en Navojoa Sonora el 13 de octubre de 1914 y fue jugador profesional desde 1930 iniciándose en esta capital.
- El Campeón Bateador fue Félix McLaurin de Guaymas con 0.371, aunque en este año no hubo estadísticas reconocidas oficialmente.
- Joe Valenzuela nació en Tucsón Arizona el 26 de Enero de 1925; sus padres son oriundos de Magdalena y sus abuelos de Sahuaripa. Al terminar la temporada se reportaría a los entrenamientos de las fuerzas inferiores de los Yankees de Nueva York.
- Virgilio Arteaga, primera base estrella fue originario de Regla, municipio de la Habana Cuba nacido un 21 de mayo de 1917; inició en el profesionalismo en 1912 en su natal Cuba, habiendo jugado en México, Estados Unidos, Panamá y Venezuela.
- José Bache, short stop, nació en Tuxpan Veracruz el 25 de mayo de 1924. Estudió preparatoria e Ingeniería. Se inició como profesional en Monterrey en el año de 1946 en la Liga Mexicana. Se casó con una joven hermosillense.
- Carlos Colás nació en la Habana Cuba un 4 de noviembre de 1915 debutando como profesional en 1940 con el equipo Cienfuegos. Es cátcher y juega los jardines.
- Alejandro Uriarte S., tercera base, nació en Culiacán el 24 de abril de 1917. Se inició en Hermosillo y como profesional en Monterrey en 1943.
- Herman Reich nació en Los Angeles California el 23 de noviembre de 1919; se inició como profesional con el Tulsa, Oklahoma.
- Francisco Sosa, pitcher, nació en Culiacán en octubre de 1923; profesional desde 1942 en Guadalajara ha jugado de primera base y jardinero.
- Narciso (“Chicho”) Thompson nació en Minatitlán Veracruz en octubre de 1920. Se inició como profesional con los Cafeteros del Córdoba en 1939.
- Armando Cota nació en Nogales Sonora el 5 de octubre de 1917; profesional desde 1943 jugando con los Pericos del Puebla.
- Arturo Lilly Saracho nació en Los Angeles California pero parte de su niñez la pasó en Choix, Sinaloa donde cursó la primaria; terminó sus estudios de High School de regreso en Los Angeles. Firmó su primer contrato con el Beumont en 1939, sucursal de los Tigres de Detroit pasando a Oklahoma al año siguiente. En 1943 fue llamado al ejército donde desempeñó el puesto de instructor hasta 1946.
- El segundo juego de estrellas de la Liga de la Costa del Pacífico fue celebrado el 5 de febrero de 1947 y la selección de Sinaloa derrota a la de Sonora por marcador de 2-1.
- Jim Steiner, manager de Culiacán, fue suspendido del beisbol organizado por jugar en la Liga Méxicana en la etapa de Jorge Pasquel. El Alto Comisonado Chandler de las Grandes Ligas emitió la orden de que cualquier jugador que participara en un encuentro donde estaba Steiner sería suspendido automáticamente también; por tal motivo, muchos jugadores se cambiaron el nombre en el line-up cuando Culiacán alineaba a Steiner para evitar ser reconocidos.
- Cuando Steiner alineaba en algún partido de Culiacán, Herman Reich y Art Lilly de Hermosillo no jugaban para evitarse problemas.
- Hubb Kittle (“Chutabaco”) firmó originalmente con Culiacán pero al advertir el problema del “caso Steiner” se puso de acuerdo con Hermosillo; después de limar asperesas entre directivos al final se arreglaron desempeñando el norteamericano un excelente papel como pitcher abridor; hubiera sido de gran valía para los Tacuarineros que terminaron en el sótano por segunda vez consecutiva.
- Culiacán terminó a 16 juegos del primer lugar ganando 16 y perdiendo 37 partidos
- Manuel Echeverría de Hermosillo ganó dos juegos menos que todos los lanzadores de Culiacán, y el derecho de Navojoa perdió dos de los tres de la campaña en sus últimas tres aperturas; en esa tercera apertura Hermosillo quedó Campeón.
- El 7 de noviembre, Culiacán y Mazatlán amenazaron con salirse de la Liga al notar que Hermosillo estaba imbatible después de haber ganado tres series consecutivas por limpia. Los Naranjeros dejarían el récord de 11 ganados consecutivamente en un principio de campaña.
- El domingo 17 de noviembre de 1946 Guaymas propinó una tremenda paliza al equipo de Culiacán por marcador de 17-0 siendo el autor de la blanqueda el norteamericano Newberry.
- Manuel Magallón fue dejado en libertad por Mazatlán y fue contratado por Guaymas; a su vez Mazatlán incorpora al equipo a Ismael Montalvo, el pitcher Joe Tully y a Johnny Jorgensen.
- Culiacán sufrió mucho con la contratación de jugadores. Les llegó Chet Brewer que en la Liga Mexicana lanzó dos partidos sin hit ni carrera pero aquí nada pudo hacer. Vino Bill Stewart y nada pasó; llegó también José Luis “el Chile” Gómez que sirvió como manager y también fracasó. Finalmente Manuel Arroyo terminó en el comando de un equipo que hizo historia en el renglón de partidos perdidos. En las siguientes temporadas se habría de sacar la espina pues Culiacán ganó 5 títulos en 11 oportunidades, un número mayor que los obtenidos por los Naranjeros (2).
- A pesar de todo, Jesús “Mu” Núñez de Culiacán quedó pitcher campeón en promedio de ganados y perdidos con 6-1...cosas del beisbol.
- El 23 de enero se publicó el anuncio de que la empresa radiofónica que transmitía los partidos había suspendido sus actividades por orden de la Directiva del club de Hermosillo, argumentándose que los aficionados preferían escuchar la radio que asistir al beisbol. Sin embargo las innumerables quejas obligaron a los directivos a cambiar de opinión.
- La tarde del 27 de octubre el short stop de Mazatlán Miguel Arvizu sufre rotura de la tibia al barrerse en segunda base, lesión que lo deja fuera el resto de la temporada apenas en la segunda serie del campeonato.
- La tarde del 24 de noviembre el short stop de Guaymas Salvador “Rata” Vargas sufre rotura de la tibia en una barrida en home; es el segundo parador en corto titular que queda fuera el resto de la temporada en un accidente en el Estadio de la Casa del Pueblo de Hermosillo.
STANDING FINAL:
JJ JG JP JE PCTJE JV
HERMOSILLO 54 33 20 1 0.611 --
GUAYMAS 54 31 23 0 0.574 2.5
MAZATLÁN 54 26 28 0 0.485 7.5
CULIACÁN 54 17 36 1 0.315 16.0
REFERENCIAS:
ARAUJO, Bojórquez Alfonso, “Historia del Beisbol de la Costa del Pacífico”, México DF.
EL IMPARCIAL; Varios periódicos de consulta.

TERCERA TEMPORADA 47-48

El año de 1947 sería para la Liga de la Costa del Pacífico de cierta trascendencia histórica, pues por primera vez el número de equipos alcanzó la cifra de seis al incluirse el Club “Trigueros” de Ciudad Obregón y el de “Pericos” de Los Mochis; junto a ellos repetían Mazatlán, Culiacán, Guaymas y Hermosillo armando así la tercera temporada del joven circuito; Sonora y Sinaloa estaban equilibrados en fuerzas beisboleras.
En esta nueva temporada se estrenaría Presidente de la Liga, recayendo tan importante responsabilidad en el Señor Rogelio Rodríguez; así también, la compilación oficial estaba al mando del Señor Antonio Galaz, fungiendo también como secretario de la Liga y siendo tesorero Rubén González; todos de Hermosillo.
Al presentarse 6 equipos en la contienda, y considerando dos visitas de tres juegos para cada club entre sí, la cantidad de juegos se incrementó de 54 a 60; en las dos temporadas anteriores se planearon tres visitas para cada club.
Los dirigentes de cada equipo fueron:
GUAYMAS: Empezó Héctor “la Comadre” Leal, pero en la primera serie en Obregón se fracturó un pié al barrerse en el home perdiendo el resto de la temporada; lo sustituyó Juan Guerrero.
MAZATLÁN: Manolo Fortes.
CULIACÁN: Manuel Arroyo
LOS MOCHIS: Luis Sancirena, después Lázaro Salazar y terminó de vuelta Sancirena
OBREGÓN: Ismael Montalvo y terminó Rollie Hernsley
HERMOSILLO: Art Lilly
La temporada comenzó el día sábado 25 de octubre jugando Guaymas en Obregón, Mazatlán en Hermosillo y Mochis en Culiacán, correspondiendo la serie ganada dos juegos a uno para Guaymas y Hermosillo, mientras que Culiacán y Los Mochis tuvieron uno ganado para cada quién con un empate. Al finalizar las series inaugurales en las ciudades del circuito, Hermosillo ocupaba el primer lugar con cinco juegos ganados y uno perdido, y este sitio lo mantuvo hasta la cuarta serie pues en la quinta el equipo de Culiacán tomó las riendas del circuito al ganarle a los queliteros por limpia en la Capital de Sinaloa con marcadores de 5-2, 6-4 y 7-2; Hermosillo jamás regresaría a este honroso sitio en el standing.
Culiacán, que las dos temporadas anteriores había tomado al lúgubre sótano como de su propiedad, este año lucía bien con un pitcheo basado en el norteamericano Gene Bearden (con récord de 20-7 y 2.43CLP con los Indios de Cleveland en las Grandes Ligas de 1948), Al Yaylan, Manny Pérez y Tomás Arroyo (con 10 ganados y 7 perdidos en la temporada) que detenían a los poderosos bateadores de la Liga mientras su cuerpo de fusileros atacaban despiadadamente al pitcheo contrario. Los “tacuarineros” quedaron líderes en cuadrangulares con la sorprendente cifra de 46 palos de vuelta entera, muy por encima del segundo lugar Obregón que acumuló 34 (números hasta antes de la última serie). Jack Graham (que jugó con los Cafés de San Luis en 1949 llegando a conectar 24 jonrones) se dió maña para pegar 13 en 29 partidos quedando de líder; Agustín Bejerano, en posición de jardinero, bateó por encima de 0.340 quedando cerca de Barney Serrell de Guaymas que fue el líder; en general, los “culichis” quedaron en segundo lugar de bateo al concluir la temporada.
Desde la quinta serie hasta la onceava los de la Capital de Sinaloa dominaron la contienda; sin embargo, un desafortunado enfrentamiento con la poderosa escuadra de los Ostioneros permitió a Guaymas cambiar el banderín del barco. El formidable trío de lanzadores Theolic Smith, Julio Alfonso y Espiricueta, dominaron a Bearden, Arroyo y Pérez para beneplácito de los aficionados del puerto aquel sábado 10 y domingo 11 del mes de Enero de 1948. Durante el reinado de Culiacán, Guaymas se mantuvo a la espera de un traspiés de los tacuarineros para subirse al liderato, pues desde el primer día de la competencia se apoderó del segundo lugar en la tabla de posiciones.
Indudablemente que el cuerpo de lanzadores Guaymense fue muy superior al de Culiacán; Espiricueta ganó 12 y perdió 3 con 2.04 en carreras limpias permitidas; Theolic Smith quedó con 11-4 y 2.33 en CLP y Julio Alfonso termina con 12-5 para acumular entre los tres estupendos abridores la nada despreciable suma de 35 juegos ganados en una competencia de 60 juegos; Guaymas ganó 38 juegos esta temporada. Si bien el pitcheo lució enormidades, el bateo no se quedó atrás pues Barney Serrell del equipo ostionero quedó líder bateador con 0.356, líder en hits con 90, primero en dobles con 25, primero en triples con 8, llegó a conectar 5 cuadrangulares y resultó líder también en carreras producidas (51); hay que reconocer que Serrell llevó todo el peso de la ofensiva Guaymense convirtiéndose en gran superestrella.
Por lo que respecta a Hermosillo, su formidable comienzo hizo abrigar algunas esperanzas de repetir el campeonato ganado el año anterior... pero un año no se parece a otro. Aunque Joe Valenzuela y Manuel Echeverría siguieron con el gran nivel exhibido un año antes, Hubbard Kitlle no participó en la liga este año y ese tercer abridor de categoría hizo falta al principio de la contienda, pues Art Brown no pudo cumplir con las expectativas. En un afán de mejorar la ofensiva, el día 20 de diciembre de 1947 debuta con Hermosillo Angel Castro en una rara posición para él: jardinero derecho. Así también, Herman Reich retorna al equipo de la capital de Sonora siendo de gran utilidad en el resto de la temporada, no así Castro que después de tanto bullicio por el “retorno del hijo pródigo”, pronto entró en conflicto con la directiva pues no se sintió conforme pisando los terrenos del jardín; dos semanas después de su debut vestiría la franela de los Trigueros. Los queliteros cerraron fuerte la temporada pues ganaron 15 de sus últimos 18 juegos hilvanando 10 victorias en forma consecutiva antes de que Guaymas detuviera esa racha en el primer juego de la última serie de la temporada.
El equipo de Venados de Mazatlán, por su parte, tuvo una mala temporada. Después de un honroso primer lugar en la edición primera de la liga, un tercer lugar a 4.5 juegos de Hermosillo en la segunda, en esta ocasión finalizó en cuarto sitio a 13 juegos del líder. Entre la serie No.5 y la No.11 los Venados ganaron 3 y perdieron 14; después de esta mala racha se compusieron ganando 12 y perdiendo 4 para llegar a colocarse a 6.5 juegos; sin embargo, de nuevo volvieron a los malos pasos invirtiendo los papeles, perdiendo 12 y ganando 4 para desplomarse hasta 13 juegos de distancia al terminar la campaña. Sus grandes problemas estuvieron en la lomita ya que Daniel Ríos, líder del equipo, no tuvo buenos números como tampoco Fortes ni Ortegón.
Respecto a los equipos recién llegados a la liga poco pudieron hacer. Brindaron algunos juegos excelentes pero desde la cuarta serie empezaron a alejarse del primer lugar. A mitad de la temporada el equipo de Mochis llegó a estar mejor ubicado que Hermosillo, a 5.5 juegos del líder en tercer lugar, pero tomaron una mala racha en las cuatro últimas series ganando 3 y perdiendo 9 para quedar a 13 juegos del campeón Guaymas.
Con Obregón las cosas estuvieron peor. Después de la cuarta serie tomaron una pésima racha a grado tal de que ganaron 6 y perdieron 15 llegando estar al terminar la serie 12 a doce juegos del líder; tuvieron una leve mejoría pero luego se precipitaron al sótano ganando 5 y perdiendo 13 para terminar a 17 juegos en esta su primera aventura deportiva profesional en el beisbol.
Guaymas, que había quedado en segundo lugar en las primeras dos ediciones de la liga tenía la “espina clavada” y en este año buscaba su redención...y lo logró. Sucedió que antes de la última serie, el standing exhibía un empate entre Culiacán y Hermosillo a dos juegos de distancia del líder Guaymas; dicha última confrontación mostraba en el calendario una serie de película entre Hermosillo y Guaymas, mientras que Culiacán se medía con Mazatlán. Las aspiraciones de título para Culiacán se cifraban en lograr un empate en el primer sitio barriendo a los Venados y que Hermosillo hiciera lo miso con los Ostioneros; para que Guaymas quedara campeón solo necesitaba un triunfo.
Gran expectación se produjo para ese primer juego de la serie el día 6 de marzo de 1948; aficionados de Hermosillo se desplazaron al puerto para apoyar a sus queliteros mientras que Guaymas entero esperaba la oportunidad de resarcir aquellos dos descalabros en las temporadas anteriores. Ese día se jugó un beisbol de altura llegando el partido hasta la entrada número 15 permitiendo a los Ostioneros coronarse campeones por primera vez en su historia al ganar 4 carreras a 3; Hermosillo y Culiacán tendrían que conformarse con un aceptable empate en el segundo sitio.
NOTAS CORTAS:
* El primer juego que ganaron los Trigueros (Arroceros) de Obregón en una liga profesional de beisbol sucedió el día 25 de octubre de 1947 con un marcador de 10-4; el juego fue ganado por Jack Juliano, cuyo verdadero apellido era Krauss y lo perdió Aurelio Espiricueta. Krauss se cambió el apellido para evitar problemas debido a que en la liga estaban en activo jugadores despedidos del beisbol organizado y estaba prohibido alinear en un partido que incluía a jugadores castigados.
* El primer juego que ganaron los Pericos de los Mochis sucedió un 25 de octubre de 1947 sobre los Tacuarineros de Culiacán.
* El día 16 de Noviembre los Venados de Mazatlán recetan una paliza a los Queliteros de Hermosillo 19-13; en la serie de tres juegos en el puerto, los Venados hacen 30 carreras y ganan la serie por limpia.
* El día sábado 22 de noviembre Guaymas le gana a Obregón 4-3 en 14 entradas cubriendo toda la ruta el pitcher cubano Julio Alfonso.
* El día 15 de noviembre, en un juego Guaymas contra Mochis, el primera base Felino Cárdenas de los Cañeros se robó la segunda, la tercera y el home para ser el único caso que se ha visto en la historia del beisbol profesional en el noroeste de México.
* El día 16 de noviembre, en el segundo partido de la serie Guaymas contra Mochis el marcador anunciaba 10-2 a favor de Guaymas; la mayoría de los asistentes ya se habían marchado desconsolados pues una victoria para los de casa se veía más que imposible... nadie pensó que sucedería lo increíble. Juan Guerrero estaba en la loma de los disparos y tenía controlado prácticamente el juego hasta que llegó esa fatídica novena: Antonio Herrera inicia la entrada recibiendo base por bolas; Juárez eleva para el primer out pero Paco Delgado se embasa en error. Fristche, de emergente por el pitcher conecta hit y empuja una carrera; doblete de Pepe Ayala produce dos más para poner las cosas 10-5. Iturralde liga sencillo llegando al plato la cuarta anotación del inning. Sommers, el cátcher, decide ir a platicar con Guerrero que también es el manager y éste le dice que aún tienen ventaja para tratar de sacar los dos outs restantes. Felino Cárdenas, el siguiente bateador, recibe la base por bolas y “Molinero” Montes de Oca y “Mosco” Reyes batean sólido al pitcher Guerrero permitiendo tres anotaciones más para poner la cuenta 10-9; aquello era la locura. El cuadro solicita a Guerrero que deje el montículo, que ya es tiempo de tratar de salvar el partido con otro lanzador...pero el orgullo pudo más. Finalmente se llenan las bases y Paco Delgado deja en el campo a los Ostioneros con un sencillo que impulsa la carrera del empate y la del gane ante el asombro de los asistentes. Cañeros gana 11-10 a Guaymas en un partido donde el manager nunca pudo sacar al pitcher de la loma porque los dos eran la misma persona. Guerrero lloró amargamente en el dogout su tragedia.
* El día 23 de noviembre, en un partido Obregón contra Guaymas, un costoso error de Montalvo permite que Guaymas empate a 9 carreras después de ir perdiendo 9-4 en la novena entrada; finalmente Guaymas gana 10-9 siendo el pitcher ganador Juan Guerrero...cosas del beisbol. “Barbitas” Acuña había dejado el juego ganado por Obregón.
* El 20 de diciembre de 1947, día del debut de Angel Castro con Hermosillo, lanza la primera bola del encuentro el Gobernador Abelardo L. Rodríguez; Castro produce una carrera con doblete pero es dominado por el “zurdo” Dávila en la novena entrada con dos hombres en posición anotadora; el partido termina 6-5 a favor de Mochis.
* El sábado 27 de diciembre Manuel Echeverría y Julio Alfonso se enfrentan en un tremendo duelo de pitcheo ganando los de la capital 4-1 a Guaymas; Echeverría permitió un solo hit en el puerto sonorense.
* El domingo 04 de Enero de 1948 Mazatlán receta otra paliza a Hermosillo por marcador de 19-16; el partido llegó a estar empatado a 14 carreras en la séptima pero Mazatlán hace 5 carreras en la novena para llevarse la victoria. En esta serie de tres encuentros, los venados atizan 35 carreras a los queliteros y totalizan 65 en dos series consecutivas. Daniel Ríos fue expulsado y obligado a pagar una multa de $250 pesos por una discusión con “los de azul”.
* El domingo 11 de enero de 1948 debuta con Mochis Lázaro Salazar.
* El día 17 de enero Culiacán ganó 13-10 a Hermosillo; con el juego empatado en la entrada número 11, Ponce de los queliteros otorga una base por bolas con dos outs; para fines de estrategia el manager otorga dos intencionales más para llenar las almohadillas; Manuel Arroyo conecta triple que vacía las bases y manda la estrategia al cesto de la basura.
* Jack Graham conectó 13 jonrones en 29 partidos para ser el líder del circuito; el día 5 de Enero de 1948 pegó tres palos de vuelta entera contra Medina de Mochis.
* El día 21 de Enero se realizó el Juego de Estrellas en el Estadio de la Casa del Pueblo participando Extranjeros contra Mexicanos; ganaron los primeros por marcador de 7 carreras a 2 correspondiendo el triunfo para Theolic Smith siendo Tomás Arroyo el derrotado.
* Henry Robinson, Al Yaylan y Gene Bearden dejan la liga faltando tres series por jugarse; esas bajas fueron muy sensibles para el equipo de Culiacán que terminó en segundo lugar.
* El 24 de enero de 1948 Mazatlán vence a Hermosillo 5-4 en once entradas; con el partido ganado 4-1 en la novena, los venados atacan el pitcheo de Echeverría empatando el encuentro en forma sensacional. Ponce permite en el onceavo la carrera de la victoria.
* El día 25 de Enero de 1948, Claudio Solano de Obregón conecta un panorámico cuadrangular para darle la victoria a los Trigueros 5-1 sobre Culiacán en el segundo partido del día; en el primero había pegado otros dos en una victoria de Obregón 10-3; Solano acumula tres jonrones en un solo día pero en dos partidos.
* El 01 de Febrero de 1948 Joe Valenzuela lanza una blanqueada sobre Culiacán 11-0.
* El 08 de Febrero de 1948 Julio Alfonso lanzaba sin hit ni carrera hasta la novena entrada cuando José Bache conecta un “machuconcito” inofensivo que bota mal y se convierte en doblete; otro hit de Burbuja Vázquez impulsa la única carrera de los queliteros quienes pierden por marcador de 12-1.
* El día 15 de Febrero de 1948 Hermosillo anota 3 carreras en el noveno para derrotar a los Trigueros de Obregón 3 a 2 siendo el héroe del partido el “Cabezón” Uriarte; en el segundo partido los queliteros anotan 20 carreras por 9 de Obregón en la paliza más grande de la temporada.
* El día 22 de Febrero de 1948 Mochis vence a Culiacán por abandono (forfeit) ya que Lázaro Salazar recibió un base por bolas que fue severamente criticada por jugadores de Culiacán molestando al Umpire González decretando éste la máxima pena para los rijosos. El partido se concluye ganando Mochis 5-4 pero a manera de exhibición sin que el resultado participe en los récords.
* El día sábado 28 de febrero de 1948 Vinicio García de Los Mochis le conecta en el primer inning a Manuel Echeverría el único hit que recibió en una victoria de Hermosillo por 9 carreras a 0; el “Ciclón” se enfrentó exactamente a 28 bateadores en su segundo partido de 1 hit en la campaña.
STANDING FINAL:
EQUIPOS JJ JG JP PCTJE JV
GUAYMAS 60 38 22 0.633 -
CULIACÁN 60 36 24 0.600 2
HERMOSILLO 60 36 24 0.600 2
MAZATLÁN 60 25 35 0.416 13
MOCHIS 60 24 36 0.400 14
OBREGÓN 60 21 39 0.350 17

CUARTA TEMPORADA 48-49

La cuarta temporada de la Liga de la Costa del Pacífico fue una campaña de aprendizajes, pues si bien aparecieron grandes estrellas en el firmamento deportivo, en los escritorios de las oficinas de cuando menos la mitad de los clubes las preocupaciones estuvieron a la orden del día. Las lluvias cuantiosas durante el mes de enero de 1949 obligaron a la suspensión de series completas afectando a ciertos equipos, principalmente a Guaymas y Hermosillo que tan urgidos estaban de victorias y de taquilla; fallidas y costosas contrataciones contribuyeron también a producir un escenario muy complicado que quitaron el sueño a más de un directivo. La competencia tomó un calor nunca antes visto y así como las dificultades emergieron, también hay que decirlo, hubo excelentes manifestaciones de un beisbol de calidad superior a la observada en las anteriores ediciones.
La temporada comenzó el penúltimo día de octubre de 1948 visitando Hermosillo a Mochis, Culiacán a Guaymas y Obregón a Mazatlán. El “caballito” de batalla de los Queliteros, el gran “ciclón” Manuel Echeverría, doblegó a los Cañeros en el partido inaugural por marcador de 6-3 aunque en el segundo de la serie “Booker” (“Balazos”) McDaniels pinta de blanco 2-0 al equipo capitalino. De nueva cuenta Echeverría acumula otra victoria más a su larga y exitosa carrera deportiva venciendo en el decisivo a Guillermo “Memo” Luna con marcador de 7 carreras a 3 con menos de dos días de descanso. Echeverría iniciaba como era su costumbre, sin embargo como se vería después, el beisbol le tenía preparados momentos ingratos que tendría que enfrentar con valor el gran atleta.
En el puerto sonorense de Guaymas, “la Tuza” Ramírez deja de manifiesto que vendría por una gran temporada venciendo por blanqueada a los Ostioneros 4-0 quienes aún lucían incompletos esperando la llegada de “su” Theolic Smith (que no apareció) y del “brujo” Barney Serrell (que tuvo una campaña desafortunada). Los “Tacuarineros” barren en la serie al débil equipo porteño ganando el segundo 4-2 con gran serpentina de Tomás Arroyo y el Negro Morales saca su escoba terminando el barrido por marcador de 3-2 sobre Ladislao Zamora.
En el puerto Mazatleco, los “Trigueros” de Obregón sólo empatan el segundo juego 2-2 en 11 entradas, perdiendo los otros dos por marcador de 3-2 con gran labor de Daniel Ríos, y 12 carreras a 1 lanzando el novato sensación de 20 años Eddie Whitey Ford, el mismo que durante la década de los cincuentas y sesentas sería un superestrella en las Grandes Ligas con los Yankees de Nueva York, estando hoy en día en el selecto grupo de los inmortales de Cooperstown.
Muy pronto el desarrollo de la campaña descubrió quienes podían llegar a ser campeones. Venados de Mazatlán y Tomateros de Culiacán, acérrimos enemigos del vecino estado de Sinaloa, empezaron a ganar partidos a dos manos empujando poco a poco hacia el sótano a las débiles novenas de Hermosillo y Guaymas. Mochis por su parte resistió un poco más el embate de las poderosas escuadras sinaloenses siendo los “Trigueros” de Obregón quienes lograron intimidarlos fuertemente logrando armar uno de los equipos más completos en la historia de la Liga de la Costa de Pacífico.
Al concluir la penúltima serie Culiacán sacaba medio juego de ventaja a Mazatlán y Obregón; los tres equipos exhibían un empate exacto de 35 victorias, aunque los “culichis” tenían un juego pendiente con Mochis presentando 21 derrotas a cambio de 22 de los otros dos; casualmente en la última serie se enfrentarían “Cañeros” y “Tacuarineros” en un fin de semana clave para conocer al nuevo campéon. Culiacán logró su propósito y el lunes 14 de marzo los periódicos anunciaban al nuevo rey del beisbol norteño, trofeo obtenido al lograr la victoria en los cuatro partidos ante Mochis concluyendo así una excelente campaña, iniciando una serie de triunfos excepcionales que lo llevarían a ser uno de los mejores clubes en los 13 años de vida del torneo.
Manuel Arroyo dirigió la novena una vez más teniendo dos brazos que le dieron muchas satisfacciones a su club: Alfonso “la Tuza” Ramírez que logró 15 victorias en la contienda y Tomás Arroyo, llevándose el campeonato de pitcheo con 13-4 y un excelente promedio de 2.03 en carreras limpias permitidas. Entre ambos lograron 28 victorias de las 39 del equipo. Manuel “El Negro” Morales trabajó bastante como relevo y a veces de abridor ganando 3 sin conocer la derrota; en realidad el tercer abridor nunca estuvo fijo pues ocuparon el puesto Keith Simmons con resultados regulares, Steve Gerkin que fue dado de baja por Mochis y que con Culiacán logró triunfos muy importantes; Gerkin llegó a lanzar con los Atléticos de Philadelphia en 1945 sin llegar a ganar perdiendo doce. Brincó también a la loma por Culiacán el pitcher Mike García, quién después sería famoso con los Indios de Cleveland llegando a ganar 142 juegos en la Gran Carpa en poco más de 10 años de titular; en la Liga de la Costa del Pacífico ganó 2 y perdió igual cantidad; se fue antes de concluir la campaña pues los entrenamientos exigían su presencia en ese año de 1949 en que recibiría la oportunidad de ser estelar en la rotación.
En cuanto al bateo y gente de campo, Culiacán formó a un equipo muy bien equilibrado. En la receptoría tenía dos de los más experimentados de la Liga: Carlos “Caliquín” Gómez y Salvador “la Rata” Vargas. En la primera lucía Jorge “Chorejas” Bravo y el norteamericano Arthur Pennington que participó poco ahí; Dick Cole se hizo cargo de la segunda base siendo líder en triples de la Liga con 7 con muy buen ojo bateador pues solo fue ponchado 7 veces en 221 turnos. Henry Robinson continuó en la tercera repitiendo la campaña con Culiacán y despachando la mitad de los 8 cuadrangulares del club con 0.298 de promedio y 29 producciones. En el short stop la garantía estaba en las manos de Guillermo “Huevito” Alvarez, quien en 62 juegos dejó un promedio de 0.262. Los jardines estaban cubiertos por Art Pennington, Alfredo “Moscón” Jiménez, un poco de tiempo estuvo Jack Graham aunque no fue el mismo del año anterior, José Ma. Castro y el “Chamaco” Héctor Lara.
Culiacán estuvo en segundo sitio durante las primeras 9 series de la campaña, sin embargo tomó el liderato al concluir la número 10 y jamás lo soltó hasta el último día de la competencia; en esa serie, Culiacán aprovechó que Hermosillo le ganó dos juegos a Venados mientras que el equipo de la Capital de Sinaloa vencía en dos ocasiones a Mochis y empataba uno, partido que dejarían hasta el final “para lo que se ofreciera”; una sola vez compartieron el primer sitio con Mazatlán al terminar la serie 13.
Venados fue el más duro rival de Culiacán durante la campaña junto con Obregón. Ganó 12 partidos en fila desde el día inaugural rompiendo el récord de 11 de Hermosillo que en la II temporada había implantado. Logró mantenerse en primer lugar en el standing durante los primeros 27 juegos de la temporada pero el manager debutante Guillermo Garibay nunca pudo bajar del primer sitio a la poderosa escuadra de Manuel Arroyo. Daniel Ríos, “Músico” Estrada, “Corazón Torres” y el novato sensación Eddie Ford llevaron la responsabilidad de abrir los juegos con excelente trabajo todos; destaca sin lugar a dudas la brillante labor del jovencito de 20 años nacido en Nueva York, quién logró 7 victorias consecutivas desde el inicio de la campaña, creando gran expectación en cada parque de beisbol que se paraba. Logró ganarle a todos los equipos en el lapso del 31 de octubre al 10 de diciembre, recetando una blanqueada a Guaymas y otra a Culiacán y repitiendo las victorias sobre Mochis y sobre el equipo Ostionero. Los Trigueros de Obregón le cortaron la racha el día 19 de diciembre jugando en el Valle del Yaqui. Al final de la campaña ganó 12 y perdió 7, y aunque deslució un poco en la segunda mitad de la temporada, se le recuerda con respeto por su gran valentía al enfrentar a los grandes cañoneros de la época. Doce años después con los Yankees ganó 25 y perdió 4 llevándose el trofeo máximo codiciado por todos los lanzadores: el Cy Young. El line-up de Mazatlán era poderoso con: Gilberto “Gilillo” Villareal en el campo corto, José Luis “Chile” Gómez en la segunda, Víctor Manuel “La Pinga” Canales en la tercera, Epitacio La Mala Torres en el jardín central; Dee Moore en el izquierdo, Clinton Courtney en la receptoría, Pete Hughes en el right y Memo Garibay en la primera base, alternándose con J. McDonald y B. Garbee cuando estuvieron. Pete Hughes fue el gran cañón de Mazatlán con 8 cuadrangulares produciendo 33 carreras, pero en el jardín mantenía a todos “con el Jesús en la boca”. Venados quedó finalmente en tercer lugar en una campaña que puede considerarse de gran éxito.
Los Cañeros de los Mochis participarían por segunda vez en este tipo de torneos; dispuestos a mejorar su posición en el standing hicieron contrataciones importantes, principalmente del manager Lázaro Salazar que incluía a los lanzadores Booker McDaniels, Marion Thomas, Guillermo “Memo” Luna, Indian Torres, Juan Conde y después de la segunda mitad trajeron a “Patón” González y Wilfrido Salas. Steve Gerkin fue traído por los Cañeros pero le tuvieron poca paciencia y emigró a Culiacán, equipo al que ayudó enormemente en los juegos finales. El club mejoró bastante con relación al año anterior de noviciado, pero nunca fue un serio aspirante al título; la base de jugadores fue la siguiente: Raúl Navarro cumplió toda la campaña en la receptoría. La primera estaba custiodada por Felino Cárdenas, Felipe Montemayor y Lázaro Salazar; Marvin Williams se posesionó de la segunda y en la tercera Celso Zendejas y Molinero Montes de Oca se alternaban. En el short stop Felipe “Burro” Hernández cumplió de maravilla su temporada de novato. En los jardines trabajaron Mosco Reyes, Lou Novicoff (el “Ruso Loco”), Felipe Montemayor, Manuel Salvatierra (llegado de Obregón), Rodolfo “el Mulo” Alvarado y “Diablo” Núñez. Mochis fue líder en bateo colectivo pero el trabajo en la loma de lanzar nunca pudo brillar. A mitad de la temporada estaba a 11.5 juegos del primer lugar, y aunque tuvo gran mejoría en el último cuarto de la campaña nunca pasó más allá de los 6 juegos del líder quedando finalmente en cuarto lugar a 10 juegos. De lo rescatable en el pitcheo podemos decir que Guillermo Memo Luna se fajó valientemente en las épicas batallas que libró con los mejores lanzadores de la liga, llegando a dar dos blanqueadas a Mazatlán y una a Obregón, equipos de gran estirpe en el torneo.
En cuanto a los “Arroceros” o “Trigueros” de Obregón, su segunda temporada fue espectacular; aunque iniciaron un poco flojos llegando a estar a 8 juegos del líder Mazatlán al término de la quinta serie, el equipo comandado por Angel Castro hilvanó una cadena de 9 ganadas al hilo acercándose a 1 juego del líder Culiacán al término de la semana 14 de juego. Los “asesinos del Yaqui” conformaron un gran trabuco siendo considerado por muchos como una de las mejores novenas que se pasearon por los diamantes de la costa del Pacífico. Castro custodió la primera almohadilla; en segunda duró algunas semanas hasta que fue cesado del equipo por indisciplina en la serie 12 el gran prospecto de Grandes Ligas Roberto “Beto” Avila. En tercera base cumplió buena temporada Eloy Barrera y en el short stop la gran atracción era ver jugar a “Mamerto” Dandridge; en los jardines había oro sólido con Claudio Solano en el izquierdo, Agustín “Pijini” Bejerano en el centro y Bill Curley en el derecho. El pitcheo era de primera línea con Procopio Herrera, Al Rodríguez, Raymond “Jabao” Brown y Walter McCoy, quien fue dejado en libertad por Hermosillo siendo de gran utilidad para Obregón al ligar 9 triunfos en fila. Lucio Olivas y el mismo Angel Castro subieron también a la loma dando excelentes exhibiciones en labores de abridor o de relevo.
Aún con todo su poderío, los “Arroceros” jamás pudieron bajar del primer sitio a “Tacuarineros”; dos derrotas ante Mazatlán en la serie número 18 y otra ante Mochis en la penúltima lastimaron seriamente sus aspiraciones de título; las escasas victorias en los primeros días de la temporada cuando llegó a estar incluso con 4 ganados y 10 perdidos tuvieron que ver en el resultado final. Los “Asesinos del Yaqui” debieron conformarse con un excelente segundo lugar en su segunda participación en el todavía joven circuito, pero sin lugar a dudas que el traje de campeón no le hubiera quedado mal; quizá si los berrinches de Avila no hubieran existido el texto se relata con otra historia.
En cuanto a los “Queliteros” de Hermosillo la temporada estuvo realmente de gatos negros. Después de haber quedado campeón en la segunda edición y terminando la tercera a tambor batiente, esta cuarta campaña no resultó como se esperaba. Joe Valenzuela no se puso el uniforme blanco y negro en esta ocasión, Manuel Echeverría tuvo un año desafortunado perdiendo 8 partidos por igual número de victorias, Francisco “Cochito” Sosa y Enrique “el platanito” Leduc fueron valientes en la loma pero con poca altura para enfrentar a las poderosas escuadras que se formaron; se probaron lanzadores norteamericanos como Al Yaylan, Lee Howard y Walter McCoy que no pudieron darle al equipo la estabilidad ganadora en esta posición tan determinante en el beisbol. En el caso de Walter McCoy hubo poca paciencia con él pues abrió dos partidos y los perdió antes de ser dado de baja; para el día de navidad ya estaba alineando con Obregón llegando a eslabonar una cadena de 9 victorias consecutivas quebrando la marca de 7 impuesta por Ed Ford en esta misma campaña; con los Trigueros terminó ganando 10 y perdiendo sólo uno. Art Lilly (0.161) repitió en como manager pero cuando Hermosillo francamente se derrumbó Virgilio Arteaga tomó el timón. El cuadro prácticamente fue el mismo que el año anterior con Arteaga (0.256) en primera, Lilly en segunda, Uriarte en tercera (0.277) y la gran sensación que fue en esta campaña José Bache, que como parador en corto terminó campeón bateador con 0.319. En los jardines Herman Reich repitió pero duró unas cuantas series y regresó ya casi al finalizar la campaña; al principio se contrató a Jim Sebastian pero fue un fracaso; el famoso Charlie Silvera pisó el diamante en sólo 3 partidos. En un momento de desesperación se contrató al catcher Tom Lloyd que fue un rotundo fracaso también; completaban la escuadra “Llorón” Ocampo, “Mosco” Reyes y “Cartucho” Regalado sin grandes cosas. La novedad fue la aparición de dos buenos jugadores de Sonora: Ventura Morales y Héctor “el Chero” Mayer. El equipo se vió más o menos bien las primeras dos series pero de ahí en adelante se fue alejando del standing para jamás levantarse, llegando a compartir el lúgubre sótano varias veces con los Ostioneros terminando en penúltimo lugar a 20 juegos de distancia del campeón. Tan mal estuvo el equipo que en los últimos 29 partidos de la temporada sólo ganó 6.
Finalmente toca el turno a los Ostioneros de Guaymas llamado también “el equipo de Don Florencio”; en forma resumida diremos que el team del puerto sonorense en esta ocasión definitivamente no pudo con el torneo. Después de brindar estupendas campañas en las primeras tres ediciones, el batallador equipo costero se desplomó desde el primer día de la competencia en una dramática caída libre. Perdió por limpia ante Culiacán y Mazatlán en las primeras dos series y hasta el octavo juego pudo ganar su primero de la temporada en Los Mochis; ganó la primera serie hasta la semana número 7 ante Mazatlán y la segunda hasta la número 15 sobre el también colero equipo de Hermosillo a quien le repitió la dosis en la penúltima confrontación; sin embargo fue barrido por Obregón para concluir la temporada quedándose inevitablemente en la oscuridad del sótano a 21 juegos del campeón Culiacán.
El cuerpo de lanzadores de Guaymas tuvo una baja sensible al quedar ausente de la temporada el “Echeverría” de los Ostioneros Theolic Smith. Sin él se fueron prácticamente 10 juegos ganados que mucho hubieran servido a la causa; Aurelio Espiricueta tuvo una floja actuación perdiendo 8 partidos aunque realizó presentaciones formidables en la loma como cuando blanqueó a Los Mochis el 13 de febrero de 1949 en un duelo con Juan Conde ganando con la mínima diferencia. Ladislao Zamora solo ganó un partido perdiendo 4, Ramón Correa ganó otro perdiendo 3 y Gilberto “Borrao” Garza que fue el más batallador perdiendo 10 a cambio de 5 victorias; Coty Leal también abrió algunos partidos perdiendo 5 a cambio de 3 victorias. Participaron también en la loma los norteamericanos Gene Smith que no ganó y perdió dos, y John Williams que ganó uno y perdió otros dos. En suma, uno de lo rubros de mayor importancia en el beisbol anduvo con muy poca fortuna en este equipo. En cuanto a los toleteros, Bill Wright fue el mejor antes de irse con 0.288; Barney Serrell no estuvo efectivo con el bat produciendo 21 carreras cuando el año anterior destrozó la Liga con 61. Laureano Camacho tuvo un año gris cumpliendo simplemente en las labores defensivas; Manuel Magallón se olvidó de batear como sabía hacerlo y que decir de “Bacatete” Fernández que este año le dió a la pelota para un promedio de 0.200. Luis “Texano” Castro que fue el novato del año en la edición recién transcurrida bateó para un pobrísimo 0.166; Vinicio García cubrió la segunda base y también se contagió de la misma enfermedad. Con un pitcheo deficiente y un bateo mediocre el beisbol se portó cruel con Guaymas enviándolo al sótano desde los primeros días de juego.
No cabe duda que Culiacán fue el gran equipo, el merecido Campeón. Su mejor beisbol con las grandes estrellas que brillaron en todos los diamantes de la Costa ofrecieron un espectáculo inolvidable. Junto con Mazatlán y Obregón conformaron las escuadras de primer nivel, mientras que Guaymas, Hermosillo y Mochis hicieron lo suficiente para calificarlos como novenas de mucha menor categoría. El Club de Culiacán dejó claro en esta IV temporada que quería consolidarse como un equipo protagonista de batallas titulares, como lo ha sido hasta nuestros días después de más de 50 años de beisbol profesional en el noroeste de México.

V TEMPORADA DE LA LIGA DE LA COSTA (1949-1950)

La Edición número 5 de la Liga de la Costa inició, como las anteriores, con gran entusiasmo y animación. Hermosillo, Culiacán, Obregón, Guaymas y Los Mochis repitieron su participación en el circuito excepto Mazatlán, pues el distinguido y tradicional equipo del puerto sinaloense cedió su lugar a la novena de Tijuana por circunstancias adversas entre los miembros de pantalón largo. La novedad de este año sería el surgimiento por primera vez de una campaña dividida por dos vueltas con un campeón en cada una; si los clubes líderes en cada mitad fueran distintos se jugaría una serie final por el campeonato.
Los equipos empezaron a conformarse con las esperanzas de siempre. Después de una temporada desastrosa el año anterior, Hermosillo intentaría lograr mejores resultados con una novena que incluía a: Germán Bay y Alejandro Uriarte (cátchers); Manuel Echeverría, Tony Ponce, Joe Valenzuela, Indian Torres, Francisco "Zurdo" Sosa (lanzadores); Virgilio Arteaga (1b) (Manager), Gene Thompson, (2b), Manny Serrano (3b), José Bache (ss); Burbuja Vázquez, (lf), Bob Balcena (cf) y Ventura Morales; Sustitutos: David Ocampo, Héctor Mayer y Armando Cota (coach). El partido inaugural se celebró el sábado 22 de octubre enfrentándose a la fuerte escuadra de Los Mochis en una serie que llamó la atención de miles de espectadores. El Presidente Municipal Don Hilario Olea lanzó un strike a la mascota del cátcher Germán Bay iniciando la nueva esperanza de los hermosillenses. Manuel Echeverría se sostuvo todo el partido en una victoria apretada de 4-3 regalando una base y ponchando a 6 permitiendo 7 hits entre los cuales se anotó un cuadrangular para Felipe Montemayor en el segundo episodio. Juan Conde fue el derrotado aceptando 9 imparables siendo relevado por Rodolfo Alvarado, un jardinero convertido en lanzador. El domingo por la mañana Mochis empareja la serie en una victoria de 7-4 acumulando 16 hits por 10 de los locales; en este juego recibe gran ovación Chanquilón Díaz al atrapar un batazo del filipino Balcena. El juego decisivo del domingo por la tarde fue un cerrado duelo de pitcheo entre Joe Valenzuela y Hadad. Estando Hermosillo 2-1 en el marcador, Mochis empata en el noveno; Manuel Echeverría entra en relevo a Valenzuela para ponerle tres strikes a Molinero Montes de Oca con la casa llena y frenar la rebelión de los sinaloenses. El encuentro llegó hasta el onceavo inning y por falta de iluminación se terminó de común acuerdo y aunque se anunció que habría desempate al día siguiente, la escuadra de Mochis abandonó la ciudad inesperadamente quedando en suspenso la definición del ganador . El equipo de Los Mochis estaba conformado por Raúl Navarro y Héctor Leal (cátchers); Guillermo Luna, Pedro Ramírez, Juan Conde, John Wright y Bob Clear (lanzadores); Pedro "Charrascas" Ramírez (1b), Marvin Williams (2b), Celso Zendejas (3b) (y Molinero Montes de Oca); Felipe Hernández y Quelo Cruz (short stop); Gene Cough (lf), Felipe Montemayor (cf) y Chanquilón Díaz (rf); Substitutos: Pollo Lozano, Diablo Núñez y Molinero Montes de Oca (Manager).
Los Queliteros de Hermosillo concluyeron la primera vuelta con una foja de 15-15 en ganados y perdidos; en la segunda los números fueron mucho peores al quedar con 8-22 ganando la tercera parte de los partidos de la campaña para una actuación que dejó mucha desilusión entre los aficionados. Las gradas lucían desiertas e incluso la última serie por celebrarse en la capital de Sonora tuvo que trasladarse a Nogales a fin de mejorar las percepciones en un inevitable desastre financiero del club; el cambio tampoco trajo mucha suerte pues el team sufrió dos descalabros en la serie de tres en la ciudad fronteriza. Para la siguiente temporada el club de Hermosillo fue sustituido por Navojoa en la edición número 6 de la Liga en espera de restablecer las heridas ocasionadas por las pobres actuaciones del equipo en los últimos dos años. Sin embargo, aunque el Club quelitero no tuvo destacadas posiciones en el standing, es digno mencionar el hecho de que mantuvo una actuación decorosa en muchos partidos pues llegó incluso a participar en 8 encuentros donde se requirieron innings adicionales. Entre ellos destaca sin lugar a dudas el celebrado la mañana del 19 de diciembre de 1949, cuando se presentó el juego más largo jamás visto en la Costa: un partido de 18 entradas que terminó empatado a 3 carreras contra Tijuana llevado a cabo en el Estadio de la Casa del Pueblo. Abrió por los visitantes Al Olsen, un norteamericano que sorprendentemente se mantuvo toda la ruta aquella mañana; el juego fue suspendido a la una de la tarde según las reglas del circuito pues el segundo encuentro de los domingos iniciaría como todos a las 15 horas. Por Hermosillo comenzó Indian Torres que se mantuvo por 10 entradas concluyendo Tony Ponce el resto de la jornada admitiendo 13 hits entre ambos. Olsen permitió 15 inatrapables y llegó a retirar 9 entradas en orden, algo que jamás volvió a repetirse en los años de vida del circuito.
Aún con la debacle, el grandioso pitcher Manuel Echeverría alcanzó 7 triunfos a cambio de 6 derrotas, mismos números de Joe Valenzuela. En el bateo por equipos Hermosillo quedó en penúltimo lugar solo arriba de Tijuana y en lo individual nadie sobrepasó la cifra de 0.300; en total el equipo conectó la pobre marca de 4 jonrones. Bob Balcena fue el único que logró destacar en la ofensiva con 5 triples, empujando 24 carreras y se robó 8 bases. Es digno mencionar que en fildeo por equipos Hermosillo ocupó el primer puesto.
Con relación al equipo de Tijuana sustituto de Mazatlán, la V Temporada constituyó el debut y despedida de este club fronterizo. Con una asistencia estimada en 4,000 aficionados, los Potros iniciaron aquél histórico 29 de octubre su primera serie en el baseball profesional de la Liga de la Costa. Fue invitado a lanzar la primera bola el General Abelardo L. Rodríguez quien recientemente había concluido su período en la gubernatura de Sonora; los rojos se llevaron la serie por limpia sobre los Queliteros de Hermosillo con marcadores de 4-2, 5-4 y 9-4. Una semana antes, el día sábado 22 de octubre Tijuana celebró su primer partido en Ciudad Obregón ganando 7-4 el primero pero perdiendo la serie a manos de los Arroceros del Yaqui. Tijuana tuvo una actuación aceptable quedando empatado con Hermosillo y Mochis en tercer lugar en la primera vuelta, misma posición que logró en la segunda solo superado por Guaymas y el líder Mochis. Aunque quedó en los últimos lugares en bateo y fildeo por equipos, en el pitcheo destacaron elementos tales como Al Olsen, Jim Wilson, Ch. Kehene y A. Garciglia, pero el que brilló de manera muy especial en esta temporada fue Vicente "Corrazón" Torres que llegó a hilvanar 5 victorias en forma consecutiva. "Cochihuila" Valenzuela participó en ciertos encuentros con el club sin pena ni gloria pasando después a Obregón. Carlos Galina y George McDonald estuvieron en la primera, "Generalito" Amaro cubrió la segunda, Lou Ortiz estaba en la tercera resultando líder en producidas (31), dobles (12) y jonrones (7); Alby Glossop fue el responsable de las paradas cortas junto con Héctor Guerrero. Los jardines fueron cubiertos por Bacatete Fernández, La Mala Torres y Pete Hughes (9 dobletes y 27 producidas). Tijuana destacó en el renglón de jonrones acumulando 17 en toda la temporada solo superado por Mochis que compiló dos más. El manager fue Dee Moore.
En la primera vuelta los Potros se mantuvieron hasta la octava serie a 2 juegos o menos del primer lugar, sin embargo en las últimas dos se enfrentó a Hermosillo y al líder Culiacán (en Tijuana) ganando un solo encuentro de los 6 restantes para alejarse a 5 juegos del primer sitio. En la segunda vuelta mantuvo el paso hasta la tercera serie, pues desde la cuarta hasta terminar la campaña siempre estuvo a cuatro juegos o más del primer lugar jugando más o menos a ritmo de 0.500. Aunque su estancia fue muy breve en la pelota de la Costa, por siempre Tijuana guardará un grato recuerdo por haber sido protagonista de aquel maravilloso partido de 18 entradas escenificado en Hermosillo en el que su pitcher, Al Olsen, se mantuvo en la loma toda la ruta en una proeza del pitcheo jamás igualada.
El equipo de "Don Florencio", los Ostioneros de Guaymas, tuvo al igual que Hermosillo una deslucida actuación en esta quinta edición de la Liga de la Costa. Desde la tercera serie empezaron a descender en el standing en forma vertiginosa y ya para la quinta andaban a 8 juegos del primer lugar; de los últimos 18 juegos de la primera vuelta ganaron 6 para terminar a 11 juegos del líder Culiacán. Comenzaron con José Luis Chile Gómez de manager y al ver que no ganaban fue despedido siendo sustituido por Clinton Courtney mejorando las cosas en la segunda vuelta, la que empezaron ganando por limpia a Culiacán y a Obregón; sin embargo en la cuarta serie perdieron el primer lugar y jamás lo recuperaron terminando a tres juegos del líder Mochis. Roy Partlow (10-8), Manito Román, Borrao Garza y Leonard Johnson fueron los lanzadores de cabecera junto a Ace Newberry que después fue dado de baja llegando Andy Sierra casi al final. Clinton Courtney hizo excelente trabajo con los porteños al quedar campeón bateador (0.371) participando en 38 juegos; junto con Hermosillo, Guaymas fue el peor dando jonrones acumulado 4 en toda la temporada. Guaymas fue el único equipo que le dio pelea a Mochis en la segunda vuelta e incluso estuvo a punto de ganarla pues faltando una serie para concluir la segunda ronda estaba a 2 juegos del líder Cañeros. Sin embargo, éstos ganaron la serie por limpia a Obregón y Guaymas perdió uno con Hermosillo y ahí se esfumaron las esperanzas del equipo porteño.
En lo que concierne a los Yaquis de Ciudad Obregón nunca fueron serios candidatos al título según su actuación en la Liga. A la cuarta serie en la primera vuelta descendieron a 6 juegos del líder Culiacán terminando en segundo lugar muy lejos a 4 juegos. En la segunda vuelta sucedió algo similar manteniéndose entre 5 y 6 juegos del primer sitio ocupado por Cañeros terminando la campaña a 8 juegos. Fue realmente una temporada mala para los de la tribu que un año antes acapararan la atención del mundo beisbolero por las estrellas que militaron en su line up. Este año los lanzadores de cabecera fueron Jack Brewer que llegó a tener record de 8-1 terminando con 10-4, Benny "Brinquitos" Brown (7-4), Lucio Olivas, Walter McCoy (en pésima temporada) y el Cochihuila Valenzuela que llegó de Tijuana; casi al final se incorporó Al Rodríguez sin mucho éxito. Quelo Cruz estuvo en las paradas cortas antes de la llegada de Sam Bankhead; empezó Vinicio García en la segunda siendo removido por Quico Martínez. La primera base fue cubierta por Angel Castro destacando tanto a la ofensiva como a la defensiva. En la receptoría sobresalió Laureano Camacho bateando arriba de 0.300 y produciendo 25 carreras para ser el mejor de los de la tribu. Los jardines estaban cubiertos por Claudio Solano, Agustín Bejerano (líder en robos con 17) y Bill Curley (10 dobletes, tercer lugar); también estuvo el Mosco Reyes y al final fue contratado Víctor Pinga Canales. En realidad Obregón merecía mejor posición en el standing según la clase de jugadores que conformaban el equipo, pero el baseball siempre tiene la última palabra.
Los Cañeros de los Mochis tuvieron una primera vuelta más bien mediocre con récord de 15-15 en ganados y perdidos pero terminaron arrasando en la segunda ronda (21-9). En la primera mitad se mantuvieron entre 2 y 4 juegos del primer lugar finalizando a 5 del líder Culiacán al perder la última serie por limpia ante Obregón. En la segunda parte de la temporada se portaron increíbles pues tomaron el liderato en la cuarta serie y jamás lo perdieron; en sus últimos 18 juegos ganaron 12, terminando con tres juegos de ventaja sobre su más cercano perseguidor los Ostioneros de Guaymas. Su line-up lució enormidades pues la primera base fue cubierta por Pedro Charrascas Ramírez que terminó en tercer lugar de bateo empujando 33 carreras y conectando 7 cuadrangulares. Marvin Williams regresó a la segunda base desempeñando destacada labor y la tercera base fue cubierta por Celso Zendejas y el Pollo Lozano. El short Stop fue ocupado por el Burro Hernández terminando Quelo Cruz; los jardines fueron custiodiados por Felipe Montemayor, Chanquilón Díaz y Héctor la Comadre Leal. Los lanzadores de cabecera fueron Guillermo Memo Luna, Juan Conde que resultó el líder en ganados y perdidos (8-3), John Wright, Bob Clear y Rodolfo Alvarado (5-0). Mochis fue líder en jonrones por equipos con 19.
Finalmente, los Tacuarineros de Culiacán al igual que Mochis tuvieron un desempeño de altas y bajas. Arrasaron en la primera vuelta mientras que en la segunda dejaron jugar a los demás equipos. Tomaron el liderato desde la primera serie cuando vencieron por limpia a Guaymas y su dominio fue tal que en los primeros 12 juegos ya habían ganado 10; ganaron otros 10 y perdiendo 8 más para concluir con récord de 20-10. Sin embargo, la segunda vuelta fue más bien mediocre para los tacuarineros terminando a 7 juegos del primer sitio ocupado por Mochis, pero al fin de cuentas ya tenían un boleto para la gran final de cualquier manera. El cuadro lucía tremendo con Jim Steiner en la receptoría, Jorge Chorejas Bravo en la primera, Dick Cole en la segunda, Henry Robinson en la tercera y Guillermo Huevito Alvarez en el short stop. En los jardines tenían a Harry Minnor, Alfredo Moscó Jiménez, Chema Castro y Héctor Lara. El pitcheo era de primera línea con Alfonso La Tuza Ramírez ganando 16 juegos siendo el jugador más valioso de la temporada; Hal Hudson y Tomás Arroyo resultaron con campañas exitosas al igual que Manuel el Negro Morales. Al final de la campaña se incorpora Daniel Ríos que regresó de Venezuela hacia donde viajó en busca de mejores contratos y con ello Culiacán tenía el staff de pitcheo más poderoso de la Liga; ello le traería el beneficio del campeonato.
El juego de estrellas se celebró en el Estadio Angel Flores de Culiacán el día 18 de enero de 1950 ante un lleno desbordante. Jugaron los seleccionados Mexicanos contra los Extranjeros bajo la alineación siguiente: EXTRANJEROS: Cátcher: Clinton Courtney y Jimmy Steiner. Pitchers: Jack Brewer, Al Olsen, Bob Clear, Roy Partlow y Hal Hudson. Virgilio Arteaga (1b), Dick Cole (2b), Henry Robinson (3b), Sam Bankhead (ss), y jardineros Gene Thompson, Balcena , Bill Curley y Minnor. MEXICANOS: Cátchers: Laureano Camacho y Germán Bay: Pitchers: Tuza Ramírez, Cochihuila Valenzuela, Manuel Echeverría, Corazón Torres y Memo Luna. Angel Castro (1b), Lou Ortiz (2b), Leo Rodríguez (3b), Huevito Alvarez (ss), y filders: Moscón Jiménez, Mala Torres, Felipe Montemayor y Bacatete Fernández. Los extranjeros tuvieron de manager a Art Lilly mientras que los mexicanos a Manuel Arroyo. El héroe indiscutible fue Lou Ortiz de Tijuana que impulsó cuatro carreras para que los nacionales vencieran por primera vez al equipo de extranjeros 4-2. Manuel Echeverría fue el pitcher inicialista y ganador, seguido por Alfonso La Tuza Ramírez y terminó Joe Valenzuela. Por los extranjeros abrió Jack Brewer de Obregón que se llevó el descalabro; le siguieron Roy Partlow de Guaymas y terminó John Wright de Mochis.
Como se había pactado al inicio de la contienda, la serie por el título se llevaría a cabo entre los ganadores de ambas vueltas en caso de que fueran diferentes, como sucedió, esto es, Mochis VS Culiacán. La serie comenzó en la capital sinaloense enfrentándose el día 12 de marzo ante un lleno impresionante en el Estadio Angel Flores los lanzadores Bill Wright de Mochis contra Daniel La Coyota Ríos de Culiacán, refuerzo de última hora. El partido resultó emocionante de principio a fin tocándole la victoria al equipo visitante por marcador de 1-0. El domingo por la mañana Alfonso La Tuza Ramírez sube al montículo a regresarle la blanqueada a Mochis derrotándolos por idéntico marcador. La serie estaba empatada a 1 juego por bando.
Por la tarde del día 13 de marzo, Memo Luna también sube en plan grande y consigue las 9 roscas venciendo a los locales por marcador de 2 carreras por cero en el último partido de la temporada en Culiacán. La serie se trasladaría a Mochis con desventaja para los tacuarineros. El sábado 19 de marzo el Estadio de Los Mochis fue insuficiente para contener a los fanáticos que estaban presenciando la Primera Serie por el Campeonato de Baseball del Noroeste de México. Con pitcheo de Juan Conde, los Cañeros avanzaron 3-1 en la serie al derrotar a la escuadra de Manuel Arroyo por marcador de 8 carreras a 1 donde el gran cañón fue Pedro Charrascas Ramírez. El domingo 20 de marzo por la mañana Manuel el Negro Morales detuvo la celebración cañera al derrotarlos por marcador de 12-7 a pesar de que Charrascas Ramírez siguió con su bateo candente; la serie se ponía 3-2. En el séptimo inning de este juego hubo una fenomenal bronca debido a un fallo del ampayer de home; había mucha nerviosidad en el ambiente.
El domingo por la tarde Memo Luna es designado para abrir el partido y al llegar a la novena entrada con el juego a su favor 3-2 un "texas" de Chorejas Bravo impulsa dos anotaciones y sorprendentemente Culiacán toma la ventaja terminando el encuentro 5-4 a favor de los Tacuarineros empatándose la serie a tres triunfos por bando. Al día siguiente, lunes 20 de marzo, Culiacán obtiene el campeonato en medio de un ambiente de angustia al vencer 5-2 a un incrédulo equipo de Mochis que vio caer el título de sus manos; en tres oportunidades jamás pudo obtener la ansiada cuarta victoria... así es el baseball.
NOTAS CORTAS:
- La tarde del día 23 de octubre Hermosillo y Mochis empatan a 2 carreras en un juego que se fue a 11 entradas. Los Queliteros ganaban 2-1 pero en la novena los Cañeros anotan al abridor Joe Valenzuela; el juego se suspende por falta de iluminación. Pedro "Charrascas" Ramírez bateó de 5-4.
- El día 22 de octubre Tijuana participa en el primer juego de baseball profesional de su historia en la Liga de la Costa al derrotar al equipo local Arroceros de Ciudad Obregón por marcador de 7-4. Al Olsen fue el pitcher de la victoria y Marion Thomas el derrotado que relevó a Lucio Olivas. Tijuana fue dirigido por Dee Moore mientras que Agustín Bejerano comandaba a Obregón; los Potros perdieron los dos juegos restantes de la serie 2-1 y en el tercero recibieron su "bautismo": 13-5.
- En la serie inaugural iniciada el 22 de octubre, Culiacán gana la serie 3-0 a los Ostioneros de Guaymas.
- El día sábado 29 de octubre Tijuana abre la primera serie en su propio parque asistiendo a la inauguración el General Abelardo L. Rodríguez ante una asistencia de 4,000 fanáticos. Los potros limpian a Hermosillo 4-2, 5-4 y 9-4 ganando los lanzadores Olsen, Garciglia y Kehene.
- El 29 de octubre Mochis vence a Culiacán 3-2 en 10 entradas en el partido de inauguración en la capital sinaloense, siendo victorioso Juan Conde sobre Bob Clear; Culiacán ganaría los dos partidos restantes de la serie y se treparía al primer lugar que jamás abandonó. Ambos equipos participarían en la primera serie final por el título que ganaría Culiacán 4 juegos a 3.
- Al terminar las primeras dos series Hermosillo solo había ganado un partido y fue a sostener una serie a Sinaloa con el líder Culiacán; ganó el primero (10-3) pero recibe su primera blanqueada (3-0) de manos de Alfonso la Tuza Ramírez que resultaría campeón pitcher; el último lo perdió 7-3. El estrella lanzador de Hermosillo Manuel Echeverría no abrió ningún partido.
- El día domingo 6 de noviembre por la mañana Obregón vence a Mochis por blanqueada (4-0) de manos de su pitcher Jack Brewer; por la tarde Juan Conde de Mochis le devuelve el rosario (1-0) produciendo la única carrera en el octavo inning el emergente Héctor "la Comadre" Leal.
- Después de terminadas las primeras tres series, Tijuana solo había perdido 2 encuentros a manos de Obregón a cambio de 7 victorias; las últimas 6 fueron por limpias a Hermosillo y a Guaymas.
- El sábado 12 de noviembre Obregón vence a Hermosillo en la Casa del Pueblo por marcador de 5-4 en once entradas. Jack Brewer sostuvo el duelo contra Manuel Echeverría que fue relevado por Tony Ponce, Indian Torres y Sosa que fue el perdedor. Hasta el quinto Brewer solo había permitido 1 hit mientras que Echeverría toleraba 3. En el sexto, con la casa llena y un out Pepe Bache deja escapar un roletazo de "Quico" Martínez que permite dos carreras al equipo visitante. Hermosillo empata en la octava pero Obregón hace dos más en la novena con base a Sandoval, triple de Agustín Bejerano y elevado productor de Vinicio García. En la parte baja Hermosillo logra empatar con hits de Leo Rodríguez, Joe Valenzuela y Ocampo ante la algarabía del público. Sin embargo, en la onceava Sandoval dio sencillo, Oscar Martínez (relevo de Brewer) se sacrificó, Bejerano negocia la base por bolas, Vinicio García fuerza en segunda embasándose en bola ocupada pero Sam Bankhead conecta sencillo mandando a Sandoval con la carrera de la victoria. En el juego del domingo por la mañana Tony Ponce vence a Walter McCoy y a Lucio Olivas por blanqueada de 6-0.
- La tarde del domingo 13 de noviembre el Gobernador Don Ignacio Soto entrega al short stop Pepe Bache el trofeo de campeón bateador obtenido la temporada pasada (0.319), premio ofrecido por la Casa Pinedo; posteriormente se celebra el juego en el que Hermosillo vence a Obregón 3-1 con lanzamientos de Joe Valenzuela que admitió 3 hits en todo el partido.
- El sábado 12 de noviembre Culiacán visita a Guaymas en una serie que ganó por limpia; los Ostioneros ya acumulaban 9 derrotas en 12 partidos colocándose a 7 juegos del primer lugar al término de la cuarta serie; 6 de las derrotas fueron propinadas por los mismos Tacuarineros.
- La tarde del 13 de noviembre los Potros de Tijuana vencen en el último partido de la serie a los Cañeros de los Mochis por marcador de 6-2 salvando el del honor; por Mochis Pedro "Charrascas" Ramírez conectó un larguísimo cuadrangular por el jardín central estimado según la crónica en 460 pies sobre el pitcher Vicente "Corazón" Torres. En la serie conectaron cuadrangulares también Lou Ortiz (Tijuana) y Felipe Montemayor (Mochis).
- El lunes 14 de noviembre por la noche, Chanquilón Díaz (Mochis) y Vicente Torres (Tijuana) tuvieron un enfrentamiento personal que atrajo la atención de la prensa pues corrió el rumor de que "Chanquilón" había matado a "Corazón" Torres; el periódico El Imparcial de Hermosillo publicó el día 16 de noviembre de 1949: "Chanquilón Díaz" Mató al Pitcher "Corazón" Torres. Sin embargo, lo que verdaderamente sucedió fue que ambos se liaron a golpes en una taberna de Los Mochis y al regresar al hotel Montecarlo, "Chanquilón" sacó una pistola y lanzó varios disparos al aire; ambos fueron llevados a la comisaría siendo multados con $200 pesos cada uno y asunto concluido. Lo lamentable del caso fue que dos años después verdaderamente "Corazón" Torres perdió la vida en un accidente carretero cuando viajaba en el autobús del equipo de los Sultanes de Monterrey.
- El sábado 19 de noviembre Manuel Echeverría salió inspirado al montículo y venció a los líderes Tacuarineros de Culiacán por marcador de 10-0 sobre el abridor Tomás Arroyo; al día siguiente por la mañana, Hermosillo vuelve a vencer al líder 2-1 en 11 entradas, el tercer juego de entradas adicionales de la campaña para los Queliteros. El juego llegó sin carreras hasta la primera mitad del décimo inning, cuando Culiacán anota con sencillo de Castro, sacrificio de Steiner y sencillo del pitcher Hudson. En la parte baja, después de outs a Gene Thompson y Bob Balcena, Arteaga y Ocampo reciben la base por bolas y con dos strikes en la cuenta Joe Valenzuela conecta sencillo para empujar la del empate ante la algarabía del público; después Lilly fue dominado. En la siguiente entrada Culiacán es dominado en tres hombres pero Hermosillo anota la del gane: después de outs a Serrano y a Bache, Thompson conecta un limpio doblete tras lo cual Bob Balcena liga un "texas" atrás de la segunda para que el nortemericano llegara con la ansiada carrera de la victoria; fue un triunfo delicioso para el cariacontecido equipo de Hermosillo que estaba urgido de victorias pues solo había ganado 4 en 12 oportunidades. Por la tarde Culiacán gana el último 3-2, una de cuyas carreras entró de "caballito" de manos del abridor quelitero Joe Valenzuela. La crónica escribió de este partido: "quizá de no haber sido tan impulsivos hubiéramos ganado", ésto por el hecho de que Culiacán le hizo dos outs a Hermosillo en la goma tratando de anotar.
- En la quinta serie Guaymas visita a Mochis y pierde los tres juegos, dos de los cuales fueron blanqueadas recetadas por Bob Clear (4-0) y Juan Conde (2-0). Es la tercera serie por limpia que Ostioneros pierde en forma consecutiva; las anteriores fueron contra Tijuana y Culiacán.
- A finales del mes de noviembre, Fray Nano, Alto Comisionado del baseball de la Costa, emite el dictamen de que Leo Rodríguez sea puesto en venta bajo el sistema de "waiver". Esto fue arreglado así en virtud de que el brillante tercera base debía reportar con Tijuana puesto que pertenecía a Mazatlán, equipo que fue sustituido por el team Baja Californiano. Pero al parecer los Rojos estaban contentos con la actuación de Lou Ortiz y no mostraron interés por Rodríguez quien recibió un buen contrato de Hermosillo en un acto aparentemente ilegal. La indicación sería que el equipo ubicado en la parte más baja del standing, que era Guaymas, tenía la primera opción de contar con sus servicios; el siguiente era Obregón y finalmente Hermosillo. Pero sucedió que los Ostioneros aceptaron el ofrecimiento pues Luis "Texano" Castro no estaba dando buenos resultados y Don Florencio Zaragoza exigió la presencia de Rodríguez en el equipo, cosa que inevitablemente tuvo que suceder y Leo pasó de Hermosillo a Guaymas acatando la disposición del Alto Comisionado.
- El sábado 26 de noviembre Memo Garibay debuta como manager con Obregón al dejar el timón Angel Castro quien había sustituido a Agustín Bejerano. Los Arroceros ganan el partido a los visitantes Queliteros de Hermosillo por marcador de 5-3 en un partido donde Manuel Echeverría es sacado "a palos"; Jack Brewer gana el duelo.
- El domingo 27 de noviembre por la mañana Obregón y Hermosillo se enfrentan en un partido que se prolongó hasta la entrada número 12, el cuarto juego de extrainnings de los queliteros en la temporada. Obregón dejó en el terreno a Hermosillo en la victoria de 4-3 gracias a un hit del emergente Lucio Olivas que permitió que Brewer ganara su segundo partido en forma consecutiva, esta vez en labores de relevo. Tony Ponce se mantuvo todo el encuentro y contribuyó para la causa con un triple con las bases llenas en el séptimo episodio expulsando del montículo a Benny "Brinquitos" Brown; estas fueron las únicas carreras de los queliteros en el juego.
- El sábado 26 de noviembre en Culiacán "Cochihuila" Valenzuela de Tijuana se enfrenta en gran duelo a Alfonso La Tuza Ramírez, ambos excelentes lanzadores mexicanos de todos los tiempos; "La Tuza" gana el juego al "Cochihuila" por marcador de 3-1. Al día siguiente dos norteamericanos sostienen un gran duelo: Al Olsen (Tijuana) contra Al Hudson (Culiacán), llevándose la victoria los Tacuarineros por marcador de 4-3 quedando los Potros tendidos en el terreno. Por la tarde, "Corazón" Torres salva a su equipo de la limpia con una blanqueada de 4-0 dominando al "Negro" Morales. Culiacán gana la serie a pesar de haber pisado el home 7 veces en 27 entradas, una menos que Tijuana; el pitcheo de la Liga de la Costa brillaba en todo su esplendor.
- El día domingo 27 de Diciembre por la mañana John Wright de los Cañeros de los Mochis vence a Roy Partlow de Ostioneros de Guaymas por marcador de 6-0 en una dolorosa blanqueada que prolonga a 11 la cadena de partidos sin conocer la victoria de los porteños. Por la tarde Leonard Johnson vence a los cañeros 5-3 imponiéndose a Juan Conde rompiendo el rosario de derrotas. En este último partido Laureano Camacho conectó cuadrangular sobre sus antiguos compañeros.
- En la serie del 3 y 4 de diciembre en la Casa del Pueblo de Hermosillo, Guaymas recibe su quinta limpia de la temporada acumulando 17 derrotas en 21 juegos. Leo Rodríguez debuta en la tercera base siendo removido de Hermosillo por instrucciones del Alto Comisionado Fray Nano.
- El día sábado 3 de diciembre Angel Castro conectó un jonrón con uno a bordo que contribuyó en la victoria 4-1 de Obregón sobre la Tuza Ramírez de Culiacán; el domingo por la mañana Walter McCoy de Obregón fracasa una vez más y es removido de la loma en la tercera entrada en una victoria 5-4 del joven Hudson; por la tarde Tomás Arroyo lanza una blanqueada de 1-0 obteniendo la serie el equipo de la capital sinaloense a pesar de haber anotado otras 7 carreras en 27 entradas.
- La tarde del 3 de diciembre en Tijuana, en un cerrado duelo de pitcheo entre Al Olsen (Tijuana) y Memo Luna (Mochis), Cañeros y Potros empatan a 3 carreras siendo suspendido el partido por falta de luz después de 8 entradas de juego.
- La mañana del domingo 11 de diciembre Indian Torres de Hermosillo y Wright de Mochis se enfrentan en un duelo que se alargó hasta la entrada número 10; éste sería el quinto juego de extrainning en que participaban los queliteros que sufrieron la derrota por marcador de 1-0; Hermosillo había ganado el primero (4-2) con victoria de Echeverría y el juego de la tarde sería decisivo para la serie; la victoria fue conseguida por los queliteros después de remontar un marcador adverso de 2-1 en la novena entrada llevándose el encuentro por marcador de 3-2.
- En los juegos del 10 y 11 de diciembre Obregón vence a Culiacán 2 juegos a 1 perdiendo los Tacuarineros su segunda serie de la primera vuelta (la primera fue con Hermosillo), y en su propio Estadio Angel Flores. Jack Brewer, en plan invencible, venció el sábado 10 por blanqueada de 4-0 y en el último la victoria fue por 9-2 sobre Tomás Arroyo. El juego del domingo por la mañana fue ganado por La Tuza Ramírez sobre Walter McCoy que no sacó ni un solo out enfrentándose a 6 hombres recibiendo 5 hits. A pesar de haber sido un superestrella del pitcheo en la campaña anterior obteniendo 10 victorias en forma consecutiva, siendo incluso el Jugador Más Valioso, McCoy fue dado de baja en esta V temporada siendo sustituido por Cochihuila Valenzuela en la rotación de abridores de Obregón; Cochihuila también fue dado de baja por Tijuana tomando su lugar Jim Wilson.
- La mañana del domingo 11 de diciembre los Ostioneros de Guaymas obtienen la victoria en el segundo juego sobre el equipo de Tijuana amarrando apenas su segunda serie de la primera vuelta; paradójicamente la primera serie ganada por Guaymas fue sobre el líder Culiacán en la serie inaugural llevada a cabo en la capital sinaloense.
- El sábado 17 de diciembre Manuel Echeverría colocó a Hermosillo adelante en la serie sobre Tijuana al vencer a Vicente "Corazón" Torres por marcador de 5-3 quitándole de paso lo invicto; llevaba 5 victorias en forma consecutiva. Al día siguiente, el domingo 18 de diciembre por la mañana, se presenció el partido más largo en la historia de la Liga de la Costa en la Casa del Pueblo de Hermosillo; el juego se alargó hasta la entrada número 18 y tuvo que suspenderse por regla de la Liga a las 13 horas. El encuentro terminó en un salomónico empate a 4 carreras; lo sorprendente del asunto fue que el serpentinero abridor de los Potros, Al Olsen, se mantuvo toda la ruta e incluso despachó 9 de las entradas en riguroso orden recibiendo 15 hits. Indian Torres y Tony Ponce sostuvieron el duelo en una formidable exhibición que aumentó a 6 la cadena de juegos de extrainnings de los queliteros. El anterior récord era de 14 innings impuesto por Guaymas y Obregón el 22 de noviembre de 1947 lanzando toda la ruta en aquella ocasión el cubano Julio Alfonso. En el onceavo inning Tijuana anota la cuarta carrera que sería la de la diferencia, sin embargo, ya cuando todo parecía concluido, en la parte baja de la entrada el emergente Ocampo conecta un doblete que permite llegar a la registradora la carrera del empate y el juego seguiría su curso por 7 episodios más. Finalmente Tijuana ganaría el juego de desempate.
- En la serie del 17-18 de diciembre en la que jugó Mochis en Culiacán, se verificó el mismo marcador en los tres partidos: primero ganó Mochis 5-3, luego Culiacán se llevó las dos victorias siguientes con el mismo número de carreras. Con estas victorias los Tacuarineros amarraron el liderato de la primera vuelta pues Hermosillo y Mochis estaban empatados en el standing a tres juegos de distancia restando una serie para concluir la primera vuelta.
- El domingo 18 de diciembre Guaymas recibe dos derrotas una de ellas por blanqueada de 7-0 del Benny Brown de Obregón, consumándose de esta manera su sexta limpia de la temporada y alejándose a 12 juegos del líder Culiacán.
- En la serie del 24-25 de diciembre Guaymas toma venganza de Hermosillo y le gana la serie por limpia; Ciudad Obregón hace lo mismo sobre Mochis mientras que Culiacán se corona campeón de la primera vuelta al vencer a Tijuana en dos de los tres encuentros; el segundo partido de esta última serie quedó empatado jugándose el día 27 y correspondiendo finalmente la victoria al club sinaloense.
- La tarde del día 01 de enero, en el último partido de la jornada dominical, Manuel Echeverría recibió un reconocimiento de manos del señor Matías Cázares por haber obtenido el triunfo número 50 en la Liga de la Costa; una estruendosa manifestación de simpatía fue otorgada por el público que emocionada aplaudió al gran "Cheve" que según la crónica "estuvo más tartamudo que nunca". Mochis se llevó la serie dos triunfos a uno en esa ocasión.
- El sábado 7 de enero de 1950 los Queliteros de Hermosillo de visita en Tijuana empatan a 1 carrera por bando en un partido que se prolongó hasta la entrada número 12, llegando así al juego número 7 de entradas adicionales en que participa el equipo de la capital sonorense; el duelo fue sostenido entre Manuel Echeverría y Al Olsen. Al día siguiente los queliteros pierden dos encuentros el último de ellos por blanqueada de 4-0.
- La primera serie de la segunda vuelta fue ganada por Guaymas en una limpia al campeón de la primera vuelta que fue Culiacán; la segunda serie también fue ganada por limpia por los Ostioneros en el puerto sonorense ante la novena de Obregón trepándose al liderato.
- El sábado 14 de enero Hermosillo pierde su primer juego ante Culiacán en la Perla del Humaya por marcador de 5-4; el domingo por la mañana los queliteros se llevaron la victoria y por la tarde repitieron en base a una estupenda blanqueada de Joe Valenzuela que recibió el apoyo de Bob Balcena con tremendo jonrón con Gene Thompson en base.
- La tarde del domingo 15 de enero en Ciudad Obregón, los cañeros vencieron en diez entradas a los Yaquis por marcador de 8-6. John Wright de Mochis llegó hasta el octavo sin permitir anotaciones y con 4 carreras de respaldo. En esta entrada Obregón empató y el partido se fue hasta la décima en la que Mochis hizo las otras cuatro carreras; el club de casa anotó dos más en la parte baja y el último out cayó dejando dos hombres en base.
- El lunes 23 de enero los Cañeros de los Mochis amanecen en el liderato de la segunda vuelta que jamás llegarían a perder al vencer por limpia en la ciudad sinaloense a los Potros de Tijuana. El primer encuentro Mochis perdía 3-1 pero "Charrascas" Ramírez conectó un jonrón con un hombre en base en la novena mandando el juego a extrainnings; en el onceavo Cañeros anota dos veces y se lleva la victoria. En el último partido Juan Conde pintó de blanco 8-0 a los fronterizos llevándose la serie por limpia.
- El sábado 21 de enero Hermosillo juega su octavo partido de extrainnings al empatar a 3 carreras con el equipo de Obregón; en la décima los yaquis hacen 4 cuando Bejerano, Curley, Bankhead y Camacho se pararon en el home conectando sencillo, sencillo, doble y cuadrangular; Jack Brewer le gana el duelo a Manuel Echeverría admitiendo solo 4 imparables por 15 del estrella hermosillense. Los Queliteros terminan siendo barridos en su casa alejándose definitivamente de las posibilidades de ganar el campeonato al quedar a 6 juegos del primer lugar con 3 victorias en 4 series a cambio de 9 derrotas. El domingo por la tarde "Cochihuila" Valenzuela le gana el duelo al otro Valenzuela (Joe) de Hermosillo 6-3, cuando un error de Balcena abre las puertas al triunfo de los arroceros; en este juego los de casa tuvieron la casa llena sin out y no pudieron anotar.
- El sábado 21 de enero jugando en Guaymas los Tacuarineros de Culiacán y Ostioneros se enfrentaron en un gran duelo protagonizado por Tomás Arroyo y Roy Partlow. En el noveno el score indicaba 2-0 a favor de Culiacán pero Guaymas empató sensacionalmente para mandar el partido a innings adicionales. En la entrada número 15 Ayala se embasa con sencillo, René González lo adelanta en sacrificio y sencillo de Frankie Marchio deja en el terreno a Culiacán ante el delirio de la fanaticada. Sin embargo, al siguiente día los Tacuarineros obtienen dos victorias, primero 3 a 2 con Tuza Ramírez que poncha a diez enemigos recibiendo tres hits y luego por la tarde se combinaron el Negro Morales y Mu Nuñez para vencer 4-2 a los del puerto sonorense.
- El domingo 29 de enero Alfonso La Tuza Ramírez y el Negro Morales lanzaron sendas blanqueadas de 3-0 y 2-0 ante los alicaídos Queliteros que llegaban a 11 descalabros en 15 juegos. El partido del sábado fue ganado por Manuel Echeverría venciendo a Tomás Arroyo con marcador de 4 a 1.
- En la quinta serie de la primera vuelta los Ostioneros reciben su séptima limpia de la temporada de manos de los Cañeros de los Mochis lastimando seriamente sus aspiraciones de ganar la segunda mitad de la temporada, siendo bajados a 4 juegos del primer lugar; los Cañeros logran así su octavo triunfo consecutivo.
- Los Arroceros de Obregón por su parte vencen en la serie 2-1 a Tijuana en juegos postergados por la lluvia. El estupendo abridor Jack Brewer abandona el equipo de Obregón por problemas familiares perdiendo el primer encuentro 6-1.
- El domingo 5 de febrero Hermosillo jugó contra Obregón en el Estadio de Navojoa de común acuerdo; sucede que por razones de taquilla la serie se trasladó a la vecina población a fin de procurar mejores percepciones; el partido del sábado se jugó en Obregón con un triunfo para los arroceros 2-0. En Navojoa dividieron honores ganando Hermosillo el último 4-3 perdiendo por la mañana 3-2. Los Queliteros aún no ganan serie en la segunda vuelta.
- El domingo 5 de febrero por la mañana Manito Román lanzando en el Puerto vence por blanqueada a los Cañeros de los Mochis rompiendo una cadena de 9 victorias consecutivas del equipo sinaloense. En el juego del domingo por la tarde jugando en Culiacán, Tijuana se lleva la victoria en 10 entradas obteniendo la serie 2-1; el equipo fronterizo había empatado a 2 en la novena.
- El día 12 de febrero Hermosillo pierde su séptima serie consecutiva al caer ante Guaymas en el Estadio de la Casa del Pueblo ganando únicamente el partido final de la serie.
- El domingo 12 de febrero se enfrentan en Ciudad Obregón en un histórico encuentro Daniel Ríos por Culiacán y Cochihuila Valenzuela por los Yaquis; los tacuarineros obtienen el triunfo por marcador de 5-4 llevándose la serie 2-1 el equipo de Sinaloa.
- El día 11 de febrero Tijuana deja en el terreno a los líderes Cañeros de los Mochis al vencerlos 1-0 en diez entradas. Los Potros se llevan la serie 2-1 .
- En la octava serie de la segunda vuelta Hermosillo pierde por limpia ante Cañeros de los Mochis reafirmándose estos últimos en el primer sitio de la segunda vuelta incrementando su ventaja a 4 juegos sobre Guaymas faltando por celebrarse dos series.
- De acuerdo con el rol de juegos, los días 18 y 19 de febrero Hermosillo debería jugar en el Estadio de la Casa del Pueblo contra Tijuana; sin embargo, por razones económicas la serie se traslada a la ciudad fronteriza de Nogales en donde los Queliteros pierden dos y ganan uno. La última serie de los Hermosillenses se realizó en el puerto de Guaymas perdiendo dos y ganando uno... para variar. Los capitalinos se despiden de la temporada sin ganar una serie en la segunda vuelta con 8 victorias a cambio de 22 descalabros y dueños absolutos del sótano. Los Queliteros no regresarían para la VI edición de la Liga de la Costa.
- Los días 12 y 13 de marzo Tijuana enfrenta a Culiacán ganándole la serie por limpia; Culiacán sería a la postre el Campeón de esta V temporada. Los Potros ya no regresarían para la siguiente temporada reinciando sus participaciones en este baseball profesional del Noroeste de México hasta después de 26 años.

VI TEMPORADA DE LA LIGA DE BASEBALL DE LA COSTA DEL PACÍFICO

(Nota del Editor: Lamentablemente al no participar el Club de Hermosillo en esta temporada, fue imposible recoger información en los periódicos locales de los hechos sobresalientes; nos hemos basado para esta narración en el valioso libro escrito por el Sr. Alfonso Araujo acerca de la Historia de la Liga de la Costa del Pacífico)
Por Ing. Manuel de Jesús Sortillón V.
Hermosillo y Tijuana suspenden sus participaciones en esta nueva temporada de béisbol que despediría la década de los 40’s. La lejanía de la ciudad fronteriza y las pobres comunicaciones hicieron fracasar la empresa de integrar al Estado de Baja California en el circuito costero. Hermosillo, por su parte, atravesaba por un mal momento financiero y hasta se manejó la información en el polémico rotativo “El Pueblo” de que la administración estatal estaba financiando “por debajo de la mesa” las grandes deudas de la escuadra quelitera. El día 5 de marzo de 1951, se publicó en el encabezado principal del diario el título: “ESTA PAGANDO LA TESORERÍA UNA DEUDA DEL BASEBALL”, en la que se decía lo siguiente: “En esta capital existía una agrupación para sostener las novenas de baseball que se organizaron durante todas las temporadas en que Hermosillo estuvo representado en la Liga de Baseball del Pacífico. Como sabe nuestros lectores, cada año esos clubes salían perdiendo miles de pesos, pero continuaban en la competencia... raro verdad, que un negocio que no da no se abandone. La última temporada en la que el señor Matías Cázares estuvo metido como dirigente, como otras veces, fue de mayores pérdidas que todos pues el faltante fue de $60,000 pesos, según nos dicen, y según lo que se va a investigar. Como se debía dinero a algunas personas, el Club Deportivo pidió prestado a un Banco, pero como éstos necesitan estar asegurados quedó responsable del adeudo el señor Ignacio Soto, pero no como particular, sino como Gobernador del Estado. Sacó el señor Matías Cázares el dinero prestado por el Banco y entregó las letras correspondientes, pero no las pagó porque no hubo de donde tomar el dinero para hacerlo. Entonces el Banco prestador se fue derecho al aval exigiéndole el pago. Nos dicen que obtuvo una prórroga, pero de esto hace un año; entre tanto, el señor Cázares obtuvo el nombramiento de Jefe del Departamento de Compras del Gobierno y esto le ha servido para ver pagar los $60,000; ¿Pero en qué forma?. El señor Secretario General de Gobierno ha sido informado que el Departamento de Compras, por cada una que hace, exige a los vendedores que hagan facturas aumentando el precio real en un 5%. El vendedor recibe en la Tesorería el valor de su factura y luego entera al señor Matías Cázares el importe del 5% para amortizar la deuda del baseball. Esto resulta grandemente criticable porque en resumidas cuentas el que está pagando es el erario, el pueblo. Como decimos antes, el señor Secretario General de Gobierno, Lic. Fausto Acosta Romo, fue informado de esta maniobra y ofreció ordenar una investigación para aclarar los hechos o confirmarlo.”
No encontramos más información respecto a la nota anterior, pero según la investigación realizada, Hermosillo no era el único con problemas económicos. Otra nota del mismo periódico durante marzo de 1951 relata: “En el baseball de primera calidad ocurrió en esta temporada lo que ha ocurrido siempre; que los sostenedores de las novenas salen con mucho ímpetu, echando por la ventana su dinero en una irreflexiva competencia de haber quien gasta más y llegan al fin exhaustos y quebrados. Cuando en las novenas comienzan a dar de baja a los jugadores mejores y más caros, es que las cuentas andan mal. Obregón despachó libres a dos de sus jugadores brillantes como son “Cochihuila” Valenzuela y Héctor Leal porque pesaban mucho en la nómina, la cual debió estar limitada a los convenios previos entre los sostenedores. Todos los equipos pasaron sobre sus compromisos y no se pararon en pintas para ganar primeros lugares en las relaciones de ganados y perdidos. Como resultado de esto hay un debilitamiento en la calidad. Las entradas han sido tan bajas en Ciudad Obregón que la serie de tres juegos con Navojoa produjo sólo $12,000 pesos. La afición obregonense también comienza como los dueños, a 120 por hora y termina desalentada y cansada. Guaymas no ha salido en esta temporada con que “estamos amolados”, “la gente no concurre”, “vamos a dar de baja jugadores” porque les ha favorecido la salida de la Liga de la novena de esta capital, ya que muchos cientos de pesos hermosillenses entran en cada serie en las taquillas Guaymenses”.
Así pues, el fracaso financiero de Hermosillo obligaría al ayuno beisbolero para la capital de Sonora por las Temporadas Sexta y Séptima de la Liga de la Costa del Pacífico. Sin embargo, Mazatlán estaba en pie de lucha para esta nueva edición y una nueva plaza entraría a sustituir a los Queliteros: Navojoa. Los Mayos tomarían los jugadores de Hermosillo según el convenio celebrado y Culiacán, Los Mochis, Guaymas y Ciudad Obregón completarían las escuadras que buscarían el sexto título de la Liga. Sin embargo, esta sexta temporada tendría una particularidad distinta al resto de las ediciones realizadas: quedaría sin Campeón. Sucedió que, como se había convenido un año antes, el líder de la primera vuelta se enfrentaría con el de la segunda para una serie por el título; en la primera ronda Guaymas queda de líder mientras que Culiacán hace lo propio en la segunda mitad después de una pésima primera vuelta. Sin embargo, los Ostioneros desisten de participar en la contienda titular por la razón de que sus jugadores extranjeros abandonaron el team. Así es que podemos decir, de cualquier modo, que el campeonato quedó repartido por partes iguales entre los Ostioneros y los Tacuarineros, aunque de no haber cambiado el sistema de competencia Guaymas hubiera sido el Campeón indiscutible con 4.5 juegos de ventaja sobre el más cercano competidor, los Tomateros de Culiacán.
Guaymas mejoró en gran medida sus resultados deportivos en esta ocasión, después de que en los últimos dos años las cosas no salieron como a la afición le hubiera gustado. Componían la novena: Johnny Ritchey (cátcher), Beto Rodríguez (2b), Leo Rodríguez (3b), Gilillo Villarreal (ss), y los jardineros Claudio Solano, Elmer Clow, Dain Elmer Clay (jugó en Grandes Ligas con los Rojos de Cincinatti entre 1943 y 1946) y Santiago “Dumbo” Ayala. En el pitcheo brilló el cubano Lino Donoso que llegó un poco avanzada la temporada, el norteamericano Jean Pierre Roy (jugó con Dodgers de Brooklyn en 1946), Amador Bule Guzmán en excelente temporada, Ramón “Manito” Román y el zurdo Aurelio Espiricueta; el manager fue Molinero Montes de Oca.
Respecto a los Tomateros de Culiacán, el roster fue el siguiente: Alfonso “La Tuza” Ramírez, Tomás Arroyo, Pepino Azamar y el “Negro” Morales; en la ofensiva destacaban el cañonero Jack Graham, viejo conocido de la afición, William Cash , “el Pargo” Bockman, Héctor Lara, “Chorejas” Bravo, “Rata” Vargas, “Moscón” Jiménez y “Huevito” Alvarez. De nueva cuenta “La Tuza” Ramírez se convirtió en el principal ganador del equipo con 13 victorias por 6 derrotas siendo el mejor en ganados y perdidos de la Liga, aunque Daniel Ríos de Mazatlán se llevó 4 victorias más. Culiacán tuvo un mal comienzo al perder 7 juegos en fila antes de lograr su primera victoria contra Mazatlán, pero quedó campeón en la segunda vuelta en un sorprendente regreso.
En cuanto a los Cañeros de los Mochis, tuvieron una mala primera vuelta pero compusieron el paso en la segunda ronda quedando en segundo lugar a 2 juegos del líder Culiacán. Empezó en la dirección del equipo José Luis “Chile” Gómez pero al tiempo fue dado de baja. Sus lanzadores fueron Juan Conde, con regular actuación; Bob Clear, Memo Luna, Rogelio González y Rodolfo Alvarado. En la ofensiva, Pedro “Charrascas” Ramírez tuvo destacada actuación llevándose la triple corona al quedar campeón bateador con 0.343, 10 cuadrangulares (empatando con Lou Ortiz de Mazatlán) y 47 producciones (empatando con Claudio Solano de Guaymas) y obtuvo el premio al Jugador Más Valioso. También actuaron Víctor Manuel “Pinga” Canales, Alfredo Keki Pérez, Romualdo “Changarro” Urías y Francisco “Japonés” Higuera, quien se llevó el título de Novato del Año.
En su temporada de regreso, a los Venados de Mazatlán no les fue bien pues terminaron la campaña sin pena ni gloria con el mismo número de victorias que derrotas (30). El “Venado Mayor” Daniel Ríos destacó de nueva cuenta en el montículo, secundado por Vicente Corazón Torres, Eddie Wolffe y Juan Romero. Contrataron a Gene Clough que cubrió el jardín central, Lou Ortiz, Jack Harsthman, Pedro “Charolito” Orta y Cande Díaz completaron el roster principal.
Los Arroceros del Ciudad Obregón, por su parte, terminaron en el sótano del standing final y con severos problemas financieros. Laureano Camacho, La Comadre Leal, Johnny O’Neill y el periodista Jesús Corral tomaron las riendas de un equipo destinado al fracaso.
Los Mayos de Navojoa, el equipo reemplazo de Hermosillo, tampoco hizo gran cosa terminando en penúltimo sitio del standing final, aunque debemos admitir que tuvo una gran primera vuelta al quedar en segundo lugar por debajo del líder Guaymas a 4 juegos de distancia. Participaron en este equipo Ken Richardson como manager, Germán Bay, Manuel Echeverría, David Ocampo, Cabezón Uriarte, Herman Reich, Tony Ponce, Indian Torres, Mario Arencibia (cubano), James Lamarque, Otello Renfroe y Borrao Garza.
El Juego de Estrellas se celebró en la ciudad de Navojoa con victoria para los extranjeros 5-3 sobre los nacionales, lanzando Lino Donoso, James Lamarque (ganador) y terminó Eddie Wolffe. Por los nacionales subieron a la loma Manuel Echeverría, Daniel Ríos (Derrotado), La Tuza Ramírez y Tomás Arroyo. Participaron en el cuadro de extranjeros: Ken Richardson (Manager), Lino Donoso, Bob Clear, Benny Brown, James Lamarque, Eddie Wolffe, Johnny Ritchey, Herman Reich, Marvin Williams, Ken Richardson, Othello Renfroe, Piper Davis, Mario Arencibia, Pedro Orta, Earl Taborn y Jack Graham. Por parte de los mexicanos: Manuel Arroyo (manager), Daniel Ríos, Alfonso Ramírez, Tomás Arroyo, Manito Román, Manuel Echeverría, Laureano Camacho, Charrascas Ramírez, Luis Ortiz, Leo Rodríguez, Huevito Alvarez, Zacatillo Guerrero, Felipe Montemayor, Moscón Jiménez, Bacatete Fernández, Claudio Solano y Ventura Morales.
El Standing en ambas vueltas fue el siguiente:
PRIMERA VUELTA
JG
JP
JV
GUAYMAS
21
9
NAVOJOA
16
13
4
MAZATLÁN
15
15
5.5
LOS MOCHIS
13
17
7.5
CULIACÁN
12
17
8
OBREGÓN
11
17
8.5
SEGUNDA VUELTA
JG
JP
JV
CULIACÁN
20
10
LOS MOCHIS
18
12
2
GUAYMAS
16
14
4
MAZATLÁN
15
15
5
NAVOJOA
13
17
7
OBREGÓN
8
22
12
GENERAL COMPARATIVO
JG
JP
JV
GUAYMAS
37
23
CULIACÁN
32
27
4.5
LOS MOCHIS
31
29
6
MAZATLÁN
30
30
7
NAVOJOA
29
30
7.5
OBREGÓN
19
39
17
NOTAS CORTAS:
- Debido a que Hermosillo no participó en la Liga, la Radiodifusora XEBH logró transmitir algunos juegos desde el Puerto de Guaymas para no dejar al público sin béisbol; el “quelite” hizo equipo con los “ostioneros”. Actuaron como cronistas del “Heraldo de Sonora” los señores Raymundo Miranda Ojeda y Rafael Arias Córdova.
- Los Ostioneros de Guaymas ganaron las dos primeras series por limpia; la segunda la ganaron a Obregón con victorias para Espiricueta, Román y Guzmán y derrotas para Brown, Valenzuela y Garciglia. Obregón hizo 5 carreras en tres juegos.
- El sábado 28 de octubre Mayos de Navojoa vence a Tomateros de Culiacán 4-0 con blanqueada para Manuel Echeverría en el primero de la serie; perdió el duelo Tomás Arroyo para su tercera derrota. Echeverría ganaría el segundo el domingo por la mañana en labores de relevo y los debutantes Mayos de Navojoa completarían la limpia por la tarde para la sexta derrota en fila de los Tacuarineros.
- La segunda jornada fue de limpias; Mochis no dejó ganar ningún juego a Mazatlán con dos victorias para Memo Luna. Los Venados al igual que Tacuarineros, sólo hicieron 5 carreras en 27 entradas.
- Culiacán cortó la mala racha de 7 juegos perdidos al inicio de la temporada ganando el sábado 4 de Noviembre de 1950 a los Venados de Mazatlán con blanqueada de Alfonso “La Tuza” Ramírez por 2-0; perdió el duelo Juan Romero que recibió sólo 5 hits en el encuentro, uno más que su contrincante. Mazatlán ganaría la serie para la octava derrota en 9 partidos de los orgullosos culichis.
- El sábado 4 de noviembre Manuel Echeverría pierde un duelo de 1-0 contra los Ostioneros con “lechada” para “Bule” Guzmán en medio de grandes discusiones con los ampayers. Echeverría solo permite tres imparables por ocho de su contrincante.
- Después de 6 derrotas consecutivas, Obregón logra su primera victoria de la temporada sobre los Cañeros de Los Mochis con marcador de 6-5 anotando 3 carreras en la última entrada. Por Mochis desfilaron Memo López, Alvarado y el “caballito de batalla” Memo Luna, siendo el ganador Brown por los arroceros.
- El sábado 11 de noviembre en Culiacán, el pitcher norteamericano Hillin de Ciudad Obregón impone récord de 14 ponches en una victoria de 6-1 sobre los Tacuarineros; en el segundo La Tuza Ramírez colecciona su segunda blanqueada ganando 4-0 a Brown. Culiacán gana su primera serie al obtener el triunfo en el tercer partido por 5-2 con victoria para Arroyo y una derrota más para Cochihuila Valenzuela.
- El domingo 19 de noviembre Tomás Arroyo de Culiacán vence a los Cañeros de Los Mochis por marcador de 8-0 anotándose una blanqueada más a su carrera.
- Después de cinco series, Guaymas domina la campaña con 12 victorias y tres derrotas. En el último partido (19 de noviembre) Espiricueta y Bule Guzmán se combinan para una blanqueada de 2-0 llevándose la serie por limpia sobre Obregón.
- Para la sexta serie a celebrarse en Mazatlán, algunos aficionados con suficientes recursos económicos contratan un vuelo especial para asistir a los juegos en el bello puerto sinaloense. El precio del pasaje fue de $225.00 ida y vuelta. Guzmán vence a Daniel Ríos 7-2 en el primer juego la tarde del viernes 24, mientras que Lino Donoso domina a Corazón Torres 4-3 en 10 episodios al día siguiente. El último de la serie se queda en Mazatlán con victoria para Daniel Ríos en otras 10 entradas emocionantes. Fue una serie inolvidable para los aficionados de ambos puertos y un ejemplo brillante de la enorme pelota que se jugaba en aquellos años.
- El día 27 de noviembre en Navojoa, arroceros y mayos empatan el primer partido de la serie 2-2 por falta de luz en un gran duelo de pitcheo entre Manuel Echeverría y Gene Collins. La serie queda empatada al dividir honores al día siguiente; Benny Brown vence a Tony Ponce 4-3 y Navojoa gana el último 2-1 con victoria para Lamarque y derrota para Cochihuila Valenzuela.
- En la tarde del día 01 de diciembre, un jonrón de Jim Baxes lleva al triunfo a Manuel Echeverría sobre Venados de Mazatlán 3 carreras a 2. Al día siguiente Navojoa apalea al equipo de casa 16-1 con victoria para Lamarque y se lleva la serie por limpia al ganar el último 9-5 a “la Coyota” Ríos.
- Los arroceros de Obregón y los Tacuarineros de Culiacán quedan empatados a 4 carreras por falta de luz la tarde del sábado 2 de diciembre. El domingo 3 de diciembre Cochihuila Valenzuela vence a los Tacuarineros de Culiacán 9-0 en una estupenda blanqueada. Obregón se lleva la serie al ganar también el primero de la doble jornada por marcador de 4-3 sobre la Tuza Ramírez con victoria para Collins.
- El sábado 2 de diciembre, en Mochis, un sencillo de Manuel Magallón en la décima entrada lleva a Ostioneros a un triunfo sobre Cañeros por 4-3; Lino Donoso y Bule Guzmán se combinaron para la victoria. Guaymas se llevaría otra serie ganando 7-1 y 7-3. En esta jornada, los equipos de Sonora ganan 8 juegos y empatan uno a los de Sinaloa.
- Miguel Gaspar de Guaymas era líder de bateo después de 7 series concluidas con promedio de 0.474; Bule Guzmán también de Guaymas acumulaba 5 victorias para ser el mejor hasta ese momento. Los Ostioneros estaban robando en la primera vuelta.
- El sábado 9 de diciembre Alfonso Ramírez blanquea a los líderes Ostioneros de Guaymas con anotación de 3-0 perdiendo Lino Donoso; al día siguiente por la mañana Guaymas empata la serie al ganar en 10 entradas 3 carreras a 2 con victoria para Bule Guzmán. Culiacán se llevaría la serie con otra blanqueada sobre los del Puerto Sonorense, esta vez de manos de Azamar sobre Espiricueta. Guaymas entra en mala racha pues solo acumula 3 carreras en 27 entradas.
- Faltando dos series por concluir el rol regular de la primera vuelta, el standing marca a Guaymas a la cabeza con 4.5 juegos arriba de Navojoa, 6 de Mazatlán, 7 de Obregón, 8 de Mochis y 11.5 de Culiacán.
- En la jornada del 16 y 17 de diciembre, Ciudad Obregón empata la serie con el líder Guaymas al ganar el primero y perder el segundo; el último queda empatado a 6 carreras por falta de luz en un duelo entre Bule Guzmán y Benny Brown. En Navojoa, Culiacán gana la serie por limpia con una blanqueada para La Tuza Ramírez 2-0 sobre Manuel Echeverría el sábado 16; La Tuza ganaría el último también en labores de relevo.
- En la última serie de la primera etapa, Ciudad Obregón perdió por limpia en su territorio con Navojoa; Guaymas entregó dos juegos a Mochis a cambio de uno, y por último, Culiacán ganó dos juegos de la serie a Mazatlán perdiendo uno. Guaymas seguía en mala racha al acumular sólo 3 victorias en los últimos 9 partidos, sin embargo es campeón indiscutible de la primera mitad.
- En los últimos 9 partidos Culiacán gana 6, pierde 2 y empata uno para empezar a repuntar en el standing; en la segunda vuelta quedaría campeón con dos juegos de ventaja sobre Los Mochis pero se quedaría esperando la serie por el campeonato con Guaymas. Los Ostioneros no se animan a jugar pues el equipo empieza a desmantelarse al comenzar marzo; muchos jugadores deben reportarse a los clubes de las ligas de verano y la temporada llega a su final con un mal sabor de boca... ¡No Habría Campeón!.

NOTAS PERIODÍSTICAS INVESTIGADAS PARA LA TEMPORADA 1950-51 DE LA LIGA DE LA COSTA DEL PACÍFICO

Por Ing. Manuel de Jesús Sortillón V.
MARTES 24 DE OCTUBRE DE 1950
El Imparcial
“Jonrón para la XEBH”
La afición hermosillense está de plácemes pues las radiodifusoras de Sonora XEBH y XEBR siempre colocándose en el lugar de primer orden que merecidamente los pertenece en la Costa del Pacífico, han logrado un gran hit radiofónico al iniciar el día 21 del presente la transmisión a control remoto desde el vecino puerto de Guaymas de los encuentros de baseball de la Liga de la Costa del Pacífico, difusiones que se llevarán a cabo durante la VI temporada de la Liga. Estas primeras transmisiones verificadas los días 21 y 22 fueron todo un acierto y un triunfo, tanto por la parte técnica que permitió que los juegos fueran escuchados con toda claridad de sonido en esta ciudad y en todos los lugares hasta donde tienen su alcance estas prestigiadas difusoras, como por la conducción de las mismas que estuvieron a cargo de los conocidos locutores y cronistas del Heraldo de Sonora, señores Raymundo Miranda Ojeda y Rafael Arias Córdova, quienes hicieron las reseñas con la debida oportunidad y corrección.
LUNES 30 DE OCTUBRE DE 1950
El Imparcial
“Guaymas Limpió a Culiacán”
Los resultados de la pasada jornada de la Liga de la Costa son los siguientes:
Los Ostioneros de Guaymas (¿o Yanquis de Nueva York?), ganaron de limpia por segunda vez consecutiva siendo esta vez la víctima el equipo de Ciudad Obregón. El primer juego quedó 4-2 ganando el Indio Espiricueta y perdiendo Benny Brown, En la mañana del domingo los fanáticos de Cajeme vieron como se les iba la serie al ganar el guaymense Manito Román por 8-2; Cochihuila Valenzuela fue el perdedor. Y se consumó la limpia en la tarde con un triunfo ostionero de 3-1 ganando Bule Guzmán y perdiendo Garciglia. El sábado por la tarde, los Mayos de Navojoa ganaron en Culiacán el primero teniendo en la loma a Manolo Echeverría que tiró pelota de blanqueada; la victoria de Navojoa fue de 4-0 cargando con la derrota el pitcher Tomás Arroyo (3 perdidos). Ayer en la mañana repitió Navojoa por 5-3, siendo por segunda vez Manolo Echeverría el pitcher laureado y por el otro lado el Negro Morales salió derrotado. Por 7-4 en el tercero vaciaron la casa los sonorenses llevándose la limpia ganando Borrego Grajeda y perdió la Tuza Ramírez. Las tres series de la jornada se decidieron por nockout ya que también Mochis apabulló a Mazatlán ganándole de limpia; el primero fue por 2-0 con victoria para Memo Luna perdiendo Daniel Ríos; el segundo de esta serie que se efectuó en Los Mochis terminó con pizarra de 4-2 ganando Juan Conde y Juan Romero se llevó la derrota. Finalmente el último encuentro lo ganó Memo Luna y perdió Corazón Torres con marcador de 7-3. En el standing Guaymas está en primer lugar, le siguen Mochis, Navojoa, Mazatlán, Culiacán y Ciudad Obregón.
LUNES 06 DE NOVIEMBRE DE 1950
El Imparcial
“Resultados de la Liga de la Costa”
Culiacán pudo al fin romper su cadena de siete derrotas al imponerse a los Venados locales la tarde del sábado y empatar la serie a un triunfo por bando. El score fue de 2 a 0 a favor de los visitantes que tuvieron en el montículo a la Tuza Ramírez con pelota de cuatro hits mientras Juan Romero veía su serpentina castigada en cinco ocasiones. Base por bolas a Iturralde, sencillo de Lara y un fly de Graham al jardín izquierdo produjeron la primera carrera culiche en el inning de apertura, repitiendo la dosis en la quinta con doblete de Huevito Alvarez, elevado a segunda de Iturralde y triple de Lara. Ayer domingo, Mazatlán tomó la ventaja en la serie al vencer a Culiacán por 8 a 3 con Daniel Ríos en la caja de registros habiendo aceptado once imparables, incluyendo un cuadrangular de Graham. Pepino Azamar y Núñez fueron los pitchers visitantes cosechando doce indiscutibles entre ellos un cuadrangular de Ortiz, el primero. En Navojoa, el líder invicto Guaymas inició su serie con una victoria por 1 a 0 siendo el autor del cierre Bule Guzmán que aceptó ocho indiscutibles contra tres bateados al veterano Manolo Echeverría. El desafío transcurrió en medio de broncas por las malas decisiones de los ampayers. Finalmente en Ciudad Obregón el equipo local consiguió sacudir su mala racha triunfando sobre Mochis 6-5. El mejor golpe de los visitantes fue un rally de tres en la última entrada. Brinquitos Brown llevó al triunfo a los obregonenses pitcheando pelota de siete imparables mientras por el montículo visitante desfilaban Memo López, Alvarado y Memo Luna tolerando entre los tres 13 hits.
MARTES 14 DE NOVIEMBRE DE 1950
El Imparcial
“Guaymas Sigue de Líder”
Resultados de la última jornada de la VI Liga de la Costa del Pacífico: En Guaymas: Mazatlán 5 Ostioneros 2 ganando Daniel Ríos y perdiendo Espiricueta; Segundo Partido: Guaymas 6 Mazatlán 2, ganó Manito Román y perdió Corazón Torres; Tercero: Guaymas 4 Mazatlán 1, ganó Bule Guzmán y perdió Juan Romero. En Los Mochis ganó el primero Navojoa 8-6 ganando Manuel Echeverría que lanzó contra Bill Greason. El segundo volvió a ser para Navojoa en 10 entradas perdiendo Conde y ganando Richardson; Mochis salvó el del honor en el último por 8-1 triunfando Mulo Alvarado que tiró contra Chaparro que perdió. El novato Higuera de Mochis dio jonrón con bases llenas. En Culiacán los Yaquis de Cajeme obtuvieron el primero por 6-1; ganó Hillin imponiendo también el récord de ponchados con 14; el segundo fue para Culiacán 4-0 siendo Alfonso Ramírez el blanqueador perdiendo Benny Brown. Y la serie se decidió para los locales 5-2 tirando Tomás Arroyo, ganador y Cochihuila Valenzuela perdiendo. Guaymas queda de líder a un juego sobre Navojoa.
VIERNES 17 DE NOVIEMBRE DE 1950
El Imparcial
“Mañana Abren la Quinta Jornada de la Liga de la Costa”
La serie más importante de esta quinta jornada de la Liga de la Costa que se abre mañana sábado, es sin lugar a dudas la que sostendrán los potentes conjuntos de Guaymas y Navojoa, líder y sublíder respectivamente del circuito en el Estadio “Abelardo L. Rodríguez” del vecino puerto. Para orgullo nuestro (olvidemos la ausencia de Hermosillo en la contienda), son sonorenses los dos equipos que ocupan ahora los dos primeros lugares en el standing. Guaymas está arriba y Navojoa va pisando su sombra a solamente un juego abajo. Será un verdadero encontronazo el que presenten estos dos teams, aumentando la atracción de taquilla del evento por el debut de varios jugadores recientemente contratados tanto por los ostioneros como por los mayos. La posición de Guaymas y Navojoa ya de por sí poco estable por el corto tiempo de la iniciación de la temporada, se ve más amenazada por un Mazatlán que e stá en tercer lugar a sólo dos juegos del primer puesto. Esa diferencia es muy poco y puede desaparecer esta misma semana. Los Venados recibirán a los Cañeros de Los Mochis en una serie que ha despertado gran alborozo en toda la región de Mazatlán. Los Mochis están a tres juegos del liderato, o sea que ocupa el cuarto lugar a un juego debajo de los mazatlecos. La serie entre ambos teams fijará el lunes los lugares en que resulten estos equipos. Ciudad Obregón, a cinco juegos del líder, recibirá la visita de los Tacuarineros de Culiacán que este año parece no las traen todas consigo; hasta ahora van ocupando el sótano separados por 7 juegos del puesto principal.
MARTES 21 DE NOVIEMBRE DE 1950
El Imparcial
“Resultados del Sábado en la Liga de la Costa”
El líder costero Guaymas se apuntó su décimo juego al derrotar a Navojoa 7-3. El chamaco Bule Guzmán fue el victorioso cargando con la derrota Manolo Echeverría habiéndolo relevado en la sexta entrada Chaparro y Grajeda. En Ciudad Obregón se impusieron los Venados a los Yaquis 2-1, habiendo ganado el duelo Daniel Ríos sobre Gene Collins. Culiacán en su casa se impuso a Los Mochis 5-2 siendo los lanzadores de Culiacán Negro Morales y Pepino Azmar con un relevo formidable; perdió Memo Luna con relevo de Rodolfo Alvarado y Juan Conde.
“Guaymas se Asegura el Liderato”
Los Ostioneros del Puerto vecino reafirmaron su primer puesto al ganar el domingo los dos juegos a Navojoa. El primero fue por 6-5 triunfando Manito Román y perdiendo por los Mayos el nortemericano LaMarque. El segundo lo ganó Espiricueta por 2-0 ayudándole de relevo de Bule Guzmán; Tony Ponce fue el derrotado. En Obregón dividieron el domingo Mazatlán y el team local. Los Venados se anotaron el primero 3-1 con pitcheo de Corazón Torres perdiendo Coty Leal por Obregón. El segundo terminó 4-2, triunfando el yaqui Cochihuila Valenzuela; Daniel Ríos cargó con la derrota. Los Tacuarineros de Culiacán y Mochis, jugando a la vera del Humaya, dividieron también sus dos partidos. Ganó Mochis el primero 4-2 al superar Gearson en formidable duelo a la Tuza Ramírez. Tomás Arroyo salió de su mala racha al cerrarle el segundo partido a Mochis por 8-0; derrotó a Memo López.
JUEVES 25 DE NOVIEMBRE DE 1950
El Imparcial
“Nutrida Excursión de Guaymenses a Mazatlán”
E. de Alba
Guaymas, Noviembre 23. Mañana, en punto de mediodía, despegará del aeropuerto de San Germán el avión especial de Aeronaves de México, llevando un grupo de prominentes guaymenses fanáticos del hermoso deporte del baseball, que se dirigen al puerto de Mazatlán para presenciar la serie entre las novenas Mazatlán y Guaymas. Esta es la segunda vez que los Venados y los Ostioneros miden sus bates. Mañana por la tarde se jugará el primer juego así que los excursionaistas llegarán a tiempo de presenciar el ¡play ball! El sábado se jugará el segundo y el domingo el último también por las tardes. El avión excursionista regresará a Guaymas como a las 8 de la mañana, pues solamente media un recorrido de dos horas de vuelo entre ambos puertos. Hasta la hora de enviar esta corresponsalía se habían inscrito las siguientes personas para ir en la excursión aérea a Mazatlán: Hilario Téllez Jr y su hijo Héctor; Agustín Zaragoza, Ernesto de Cima, Gastón Lozano, Carlos Maytorena, William Murphy, José Ríos, Florencio Zaragoza, Francisco L. Llano, Fedor garcía Velarde, Ramón Díaz Pérez, Hernando De Cima, Waldo Parra, Max Murillo, Juan Velásquez, Enrique Villegas, Roberto Espinosa, Ismael D. Almada Fernando Murillo, Miguel Escobar (Director de la Gaceta), Enrique Velarde, Alfonso Durazo, Cayetano Iñigo, Agustín Ayala, Mario Nadal Carballo, Carlos Escalante “El Veneno”, Pedro Morillón y el periodista Enrique de Alba. El precio de pasaje por viaje redondo es de $225.00.
“Movimientos en la Liga de la Costa”
De acuerdo con los boletines de la Presidencia de la Liga Costera, nos enteramos de la multa que le fue impuesta a Manuel Arroyo, manager de Culiacán por su agresión al umpire Alcibíades Palma; son $300 pesos o en su defecto suspensión durante 4 series como Manager y sin poder estar en la banca. Del movimiento de jugadores, Mochis dio de alta a Lorenzo Piper Davis y acaba de comprar a la Pingua Canales a Mazatlán por la cantidad de $1,000 pesos. Guaymas da de alta a Barney Serrell y reservas Jimy Richardson: Obregón altas a Curtis Roberts y Jim Taborn y Mazatlán altas a José Sosa y Gene Richardson.
LUNES 29 DE NOVIEMBRE DE 1950
El Imparcial
“Resultados de la Liga de la Costa”
Los Cañeros de Los Mochis en su gallinero se apuntaron el triunfo al ganara la serie a los culiches. El sábado se llevó la tarde Memo López al ganar a Pepino Azamar 7-6. El domingo por la mañana los Cañeros perdieron 5-3 siendo vencedor Alfonso Ramírez y el derrotado Bill Greason. En la tarde la suerte cambió para los Mochis al ganar 8-2 con el pitcheo de Alvarado siendo derrotado Tomás Arroyo. Guaymas jugando con Mazatlán en la casa de éste se llevó la serie. En el primer juego los Ostioneros ganaron 7-2 por el pitcheo de Bule Guzmán superando a Daniel Ríos. En el segundo Guaymas volvió al ataque ganando 4-3 en 10 entradas con un duelo de pitcheo de Donoso contra Corazón Torres. En el tercero, Mazatlán superó al líder costero al ganarle 8-7 en 10 entradas estando en la loma Daniel Ríos quien derrotó a Manito Román. Navojoa y Obregón en la casa del primero empataron la serie. El primero por falta de luz se suspendió quedando empatado en dos carreras; fue un duelo de pitcheo entre Manolo Echeverría y Gene Collins. El segundo juego se lo llevó Obregón 4-3 pitcheando Benny Brown quien superó a Tony Ponce. En el tercero el triunfo fue para Navojoa al ganar por 2 carreras a 1 estando en la loma Lamarque y Cochihuila Valenzuela el perdedor.
MIÉRCOLES 01 DE DICIEMBRE DE 1950
GUAYMAS LÍDER INVICTO RECIBE A MOCHIS
La jornada de mañana se inicia en las plazas de la Liga de la Costa (no llorar: nomás acordarse), podría llevar muy bien el título de: Gran Batalla: Sonora contra Sinaloa. En efecto, los tres equipos de nuestro Estado vecino visitarán las otras tres poblaciones de Sonora que compiten en el circuito beisbolero. El líder Guaymas hará los honores de rigor a la novena de Los Mochis; Ciudad Obregón a la sotanera de Culiacán y Navojoa hará lo propio con Mazatlán. Es obvio que los ojos y los oídos de toda la afición costera estarán atentos a lo que suceda en el puerto vecino cuando los muchachos de Don Florencio y los Cañeros Mochitecos crucen sus bats en el Estado A. L. Rodríguez. Guaymas va a la cabeza en el standing y Mochis se encuentra en cuarto lugar, separado por cinco juegos del liderato. El interés de esta serie no radica en un posible ascenso del tim Cañero al primer puesto, ya que ni ganando de limpia conseguirá tal cosa. No, estaremos pendientes por la suerte que corran los ostioneros, pues todo mundo desea (por estas tierras por supuesto), que sigan triunfando para que lleguen a aferrarse a ese liderato como los diputados en sus curules.
LUNES 04 DE DICIEMBRE DE 1950
El Imparcial
“Resultados de los Juegos del Sábado”
Los Ostioneros de Guaymas aumentaron su ventaja en el liderato al lograr un triunfo apretadísimo de 4-3 en 10 entradas sobre Los Mochis, habiendo sido Magallón el héroe del juego por haber metido la anotación de la victoria con sencillo en el décimo inning. Empezó Lino Donoso en la loma guaymense y lo siguió relevando Bule Guzmán, ganador. Por Mochis tiraron Memo Luna y Memo López. Manuel Echeverría fue mejor que Corazón Torres en un sensacional duelo de serpentina y los Mayos de Navojoa se impusieron a los Venados de Mazatlán por 3 carreras a 2. Un jonrón de Jim Baxes fue la ventaja decisiva para los muchachos de Navojoa. Obregón y Culiacán empataron a 4 tras pelear por 10 encarnizados actos. Brinquitos Brown por los Yaquis y Tomás Arroyo y Pepino Azamar por los tacuarineros fueron los lanzadores de este interesante partido.
“Guaymas hizo la limpia”
Resultados de ayer en la Liga de la Costa: Guaymas 7, Mochis 1; ganó Manito Román y perdió Greason.
Guaymas 7 Mochis 3; Espiricueta triunfador y Juan Conde derrotado.
Navojoa 16 Mazatlán 1; LaMarque por los Mayos y Richardson por los Venados.
Navojoa 9 Mazatlán 5; Tony Ponce y Daniel Ríos.
Obregón 4, Culiacán 3; Gene Collins triunfó y Alfonso Ramírez cargó con el fracaso.
Obregón 9 Culiacán 0. Cochihuila blanqueó tirando contra el Negro Morales.
STANDING: Guaymas arriba, seguido a cuatro juegos y medio por Navojoa, a siete por Mazatlán, a 8 por Los Mochis, a 8 por Obregón y a 11.5 por Culiacán.
PROMEDIOS DE LA LIGA DE LA COSTA HASTA EL 30 DE NOVIEMBRE
BATEO POR EQUIPOS:
Equipo, JJ,VB,C,H,PJE,H2,H3,HR
Navojoa, 15,522,63,138,0.264,25,0,7
Guaymas, 15,493,69,121,0.245,17,5,0
Mochis, 18,593,72,145,0.244,21,4,7
Culiacán, 18,571,53,136,0.238,22,5,11
Obregón, 15,491,43,117,0.238,12,2,0
Mazatlán, 15,183,66,104,0.215,14,3,6
BATEO INDIVIDUAL:
Jugador, Equipo, JJ,VB,C,H,PTJE
M. Gaspar, G, 13,38,11,18,0.474
F. Vázquez, N, 14,55,8,23,0.418
J. Rickey, G, 15,45,7,18,0.400
L. Olivas, CO, 8,19,3,7,0.368
A García, CO, 15,44,9,15,0.341
Montemayor, LM, 15,65,10,20,0.317
V. Morales, N, 15,65,10,20,0.317
Uriarte, N, 9,26,2,8,0.307
Navarro, LM, 18,66,8,20,0.303
PITCHEO
Jugador, Equipo, JJ,G,P,BB,SO
K. Richardson, LM, 1,1,0,0,3
L. Donoso, G., 1,1,0,1,3
Guzmán, G, 8,5,1,16,16
R.Román, G, 6,3,1,15,13
Espiricueta, G, 6,3,1,10,4
D. Ríos, M, 7,4,2,28,24
R.Alvarado, LM, 8,2,1,7,5
G.Luna, LM, 6,2,1,12,11
M. Echeverría, N, 6,3,3,19,27
J.Conde, LM, 6,2,2,7,5
A.Ponce, N, 7,2,2,12,9
V. Torres, M, 5,2,2,21,17
M. Morales, G,1,1,16,10
DOBLES : Montemayor (LM), 6 ; G. Clough (M): 5; M. Arencibia (N), 5; C.Solano (G), 4; K. Richardson (LM), 4
HITS TRIPLES: H.Lara (Cul), 4 ; J.Rickey (G), 4
JONRONES: K.Richardson (N), 3; P Hughes (M), 3; J.Graham (Cul), 3; H. Lara (Cul), 3; P. Ramírez (LM), 3
CARRERAS PRODUCIDAS: H.Lara (Cul), 17; C. Solano (G), 14; P. Hughes (M), 13; Navarro (LM), 13; Montemayor (LM), 12.
BASES ROBADAS: S. Ayala (G); 6; F. Hernández (LM), 5; A. Bejerano (CO), 5. J. Rickey (G), 4.
MARTES 12 DE DICIEMBRE DE 1950
“Resultados de la Liga Costera”
En Culiacán, el líder guaymense salió derrotado por los tacurineros de esa ciudad con anotación de 3-0; el pitcher vencedor fue Alfonso Ramírez y el derrotado Donoso. Los venados de Mazatlán en su casa apalearon a los Mayos de Navojoa 9-1; Corazón Torres ganó y Lamarque cargó con la derrota. Los Mochis en su gallinero fueron derrotados por los Yaquis de Obregón con una anotación de 11-9 ganando Benny Brown y siendo Greason el derrotado. Ayer domingo, Culiacán le arrebató la serie a Guaymas al ganarle por la tarde 2-0 ganando Pepino Azamar y perdiendo Espiricueta. Guaymas había ganado en la mañana en 10 formidables entradas por 3-2, siendo Bule Guzmán el pitcher héroe y Tomás Arroyo el derrotado. Ciudad Obregón se adjudicó la serie contra Mochis ganando ayer el segundo partido 8-7 con Cochihuila en la loma que tiró contra Memo López. En la mañana había ganado Mochis 7-2 con Memo Luna por su bando y Coty Leal por los Yaquis. El standing marca ahora a Guaymas a la cabeza con 4.5 juegos arriba de Navojoa, 6 de Mazatlán, 7 de Obregón, 8 de Mochis y 11.5 de Culiacán.
LUNES 18 DE DICIEMBRE DE 1950
Obregón 5, Guaymas 3; Coty Leal ganó contra Bule Guzmán. Guaymas 9 Obregón 2; ganó Manito Román y perdió Gene Collins. Ayer en la tarde empataron ambos equipos a 6 carreras suspendiéndose el juego por falta de luz. Estaban lanzando Bule Guzmán y Benny Brown.
En Mazatlán Los Mochis 7 Mazatlán 4; ganó Memo López y perdió Juan Romero. Mazatlán 9 Mochis 1; ganó Corazón Torres y perdió Bill Greason.
En Navojoa: Culiacán 2 Navojoa 0; ganó Alfonso Ramírez y perdió Manuel Echeverría. Culiacán 7 Navojoa 5; ganó Tomás Arroyo y perdió LaMarque. Culiacán 9 Navojoa 5; otro triunfo para Tuza Ramírez y derrota para Tony Ponce.
Guaymas se encuentra en el liderato con 5.5 juegos arriba de Mazatlán, 6 de Navojoa, 7 de Obregón, 8.5 de Mochis y 9 de Culiacán.
MARTES 26 DE DICIEMBRE DE 1950
“Resumen de los juegos de la Costa”
En la serie de fin de semana Ciudad Obregón perdió por limpia en su territorio con Navojoa; Guaymas entregó dos juegos a Mochis a cambio de uno pero esto no altera su posición como líder de la Liga y por último, Culiacán ganó dos juegos de la serie a Mazatlán perdiendo uno.
DIARIO DEL YAQUI: Marzo 03 de 1951
HOY INICIA LA SERIE NAVOJOA CONTRA OBREGÓN. Después de tantas semanas de padecer la falta de béisbol en nuestro parque Alvaro Obregón, hoy se inicia una serie que tiene gran importancia deportiva, dada la vieja rivalidad de las dos poblaciones: Navojoa y Cajeme. Los aficionados que por tantos días han estado ayunos de su deporte favorito, esperan con asnidedad el play ball para ver por última ocasión una serie de béisbol organizado. Se espera que el público responda mejor que otras veces en estos encuentros de despedida. Navojoa, como se sabe, viene muy potente pues cuenta en sus filas con elementos de la talla de Mario Arencibia, Herman Reich, Otello Renfroe, Indian Torres, Tony Ponce, Lamarque, Manuel Echeverría, Borrao Garza, Llorón Ocampo, Germán Bay y Cabezón Uriarte. Es casi seguro que hoy veamos el duelo entre el Ciclón Manuel Echeverría y el lanzador derecho Alejandro Garciblia. Los probables órdenes al bat son los siguientes: Navojoa: Ventura Morales, Llorón Ocampo, Arencibia, Reich, Rentroe, Uriarte, Ponce, Bay y Echeverría. Obregón: Chamaco García, Amaro, Camacho, Taborns, Bacatete Fernández, Villegas, Olivas, López y Garcigilia. El juego dará principio a las tres de la tarde y se anuncia para mañana que aquella damita que concurra acompañada por un caballero no pagará boleto
DOMINGO 04 DE MARZO DE 1951
Diario del Yaqui
OBREGÓN GANÓ A NAVOJOA EN UN EMOCIONANTE ENCUENTRO. Un juego lleno de alternativas y que brindó emociones a granel fue presenciado en el parque local por una regular concurrencia. El equipo de casa logró el triunfo con score de 5-4 después de enfrentarse Olivas, el pitcher de casa, a muchas situaciones comprometidas especialmente en la novena entrada, en que le ligaron Espinoza y Ocampo, y con doblete de Arencibia anotando Espinoza y finalmente Ocampo con elevado de Uriarte, quedando la del empate en segunda cuando Olivas dominó a James Lamarque con rola a tercera avanzando Arencibia a tercera. Entonces, Indian Torres el manager de los Mayos, bateando de emergente por Ortiz, recibe pasaporte. Vino Ponce a batear por Bay y Olivas lo dominó con rola a segunda para concluir el juego. Lamarque el derrotado admitió 9 hits repitiendo Bacatete Fernández con 3-2; Camacho con 4-2 y Olivas 4-2 fueron los mejores. Olivas permitió 12 hitas, no obstante, lanzó inteligentemente dejando 13 hombres en las almohadillas. La mejor atrapada del juego la consumió Bacatete Fernández llevándose una línea de cordón de zapato salida del bat de Espinoza. Para hoy se anuncia a Tony Ponce de Navojoa contra Coty Leal por Obregón. ANOTACIÓN: Navojoa:010 000 012 –4/ Obregón: 110 010 11x. En el juego de la tarde las damitas que asistan a acompañadas de un caballero entran gratis por una cortesía de Diario del Yaqui.
OTRAS SERIES. Los Ostioneros de Guaymas lograron imponerse a los Cañeros de los Mochis ganándoles con anotación de 8 a 1. Por su parte, los Tacuarineros siguen firmes en el liderato derrotando a los Mazatlecos con score de 4-2.
MARTES 06 DE MARZO DE 1951
Diario del Yaqui.
OBREGÓN LIMPIÓ A NAVOJOA. Jugando a todo vapor como si se tratara de disputar un campeonato, los muchachos que integran el Club de béisbol se despidieron brillantemente ganando por limpia la serie frente a Navojoa. Sobre el primer partido que fue muy bueno, como los otros dos, ya dijimos que el triunfo le correspondió al zurdo Lucio Olivas que le ganó un duelo al famoso zurdo James Lamarque, lanzador de la Liga Cubana; el score fue de 5-4. Por la mañana, el domingo, la afición tuvo oportunidad de presenciar un reñido encuentro que se resolvió en 12 episodios con oportuno batazo de Earl Taborn y otro anterior muy oportuno de Generalito Amaro para la del desempate. Los pitcheres fueron por Navojoa Tony Ponce de la Liga Arizona Texas y por Obregón Coty Leal, quien además bateando lo hizo muy bien. Otro que se distinguió fue Camacho y fildeando el Bacatete Fernández. El score del juego fue de 4-3. Por la tarde, hubo otro gran desafío y el equipo local se vio pimentoso y jugando gran pelota, una pelota muy valiente. El lanzador fue el Gato Alejandro Garciglia, de la Liga SunnSet y por Navojoa Indian Torres, de la Liga Mexicana, pitcher estrella del San Luis. El resultado final fue de 4-3 (tanto para el segundo como para el tercer partido); todos los juegos se resolvieron por una mísera carrera y ello da idea de lo reñido que estuvieron (Lucio Olivas ganó el primero y el último). El público se retiró muy complacido pues no obstante que el equipo de casa ya no peleaba ninguna posición, ofreció en las últimas series con Mochis (dos veces), Culiacán, Mazatlán, Guaymas y Navojoa, grandes partidos, defendiéndose con un equipo modesto, pero en el que se logró despertar el espíritu de pelea. Los elementos que hasta últimas fechas estuvieron defendiendo los colores de casas se despidieron ayer muy satisfechos y agradecidos con la afición. Son ellos: Earl Taborn, Laureano Camacho, Jesús Amaro, Chamaco García, Angel López, Coty Leal, Alejandro Garciglia, Lucio Olivas, Bacatete Fernández, Pedro Villegas Jr e Ignacio Cervantes, quienes en todo momento demostraron que jugaban con cariño por el uniforme gris-azul.

VII TEMPORADA DE LA LIGA DE LA COSTA DEL PACÍFICO (1951-1952)

De nueva cuenta la emoción del béisbol regresa en esta séptima edición de la Liga de la Costa, la cual estuvo caracterizada por la cerrada competencia entre los equipos contendientes: Guaymas, Ciudad Obregón, Navojoa, Los Mochis, Culiacán y Mazatlán. Algunos cambios de importancia se acordaron con anterioridad al certamen y fueron: a) la Dirección queda en manos de Don Alfonso Robinson Bours en sustitución de Don Rogelio Rodríguez, quien durante 4 años llevó las riendas de la organización; b) El sistema de competencia de dos vueltas es eliminado volviendo al original de una sola contabilidad de juegos, y c) Un cambio que en lo deportivo mejoraría el esplendor del béisbol fue que se aprobó la utilización de la marca “Wilson” como pelota oficial de la Liga, mucho más viva que las anteriores y que habría de producir más jonrones y lanzadores expulsados de la loma. La temporada comenzó el 20 de octubre de 1951 con las series: Venados contra Obregón, Navojoa en Los Mochis y Guaymas en Culiacán.
Tras 20 semanas de cerrada competencia, una de las más peleadas de todas las ediciones, a principios del mes de marzo de 1952 los Tacuarineros de Culiacán se alzaban con un campeonato más en su historia, el tercero de un total de cuatro que sumarían en el poderoso circuito costeño. Los llamados “Culichis” se llevaron el máximo trofeo en el penúltimo juego de la temporada. Sucedió que en esa última serie, Culiacán iría a la casa de los Venados para el cierre de temporada ocupando el primer y segundo puesto en el standing respectivamente, el último a una distancia de tres juegos. Por otra parte, habría 4 encuentros en disputa debido a un partido pendiente entre ambas escuadras. Con una emoción desbordante y la fe puesta en el excelente equipo del Puerto, los fanáticos asistieron a presenciar la primera victoria de Mazatlán 6 carreras a 5. El segundo, fue un escalofriante desafío que llegó hasta la entrada número trece, llevándose Venados su segunda victoria por marcador de 4 carreras a 3. Las cosas estaban al rojo vivo, y un partido más ganado por Mazatlán empataría al líder Culiacán y el campeonato tendría que decidirse en el último encuentro de la Temporada.
Pero ese emotivo partido nunca llegó, pues con una dolorosa blanqueada de 4 a 0 el inspirado lanzador Tomás Arroyo destrozó las aspiraciones de unos aficionados que veían cómo en su propio parque se desvanecía la posibilidad de un segundo banderín para Mazatlán; fue un digno final en una temporada caracterizada por la cerrada competencia entre los equipos que participaron en esta séptima edición. Aquél último partido fue ganado por Mazatlán pero sólo sirvió para la estadística.
Como siempre, Culiacán conformó un equipo de gran calidad en el que Tomás Arroyo (llegó a 50 victorias esta temporada) y Alfonso “La Tuza” Ramírez, llevaron el peso de las responsabilidades en el montículo con excelentes números: cada uno se llevó doce victorias para ser los mejores de la Liga; Fred Strobell cumplió a secas su cometido llevándose otras 6 victorias de un total de 35 que acumularon los de la capital sinaloense; H. (Pepino) Azamar también contribuyó de manera importante y aunque sólo logró ganar cuatro encuentros participó en una veintena de juegos la mayoría de las veces en relevo, así como Mu Núñez y el “Negro” Morales en un equipo que dirigió Manuel Arroyo. El pitcheo de Culiacán fue el mejor de la Liga, pues en el departamento de bateo solo los extranjeros Eddie Boockman y William Cash apenas superaron la marca mágica de 0.300; entre los mexicanos, Alfredo “Moscón” Jiménez destacó con más de 40 carreras impulsadas con 12 cuadrangulares siendo de los mejores en la Liga; adicionalmente fue líder robador de bases con 9. En los cuadrangulares, Culiacán se hizo notar pues alcanzó medio centenar de palos de vuelta entera con la “nueva Wilson”. “Huevito” Alvarez cumplió efectivamente en las paradas cortas, Chorejas Bravo mantuvo un aceptable ritmo bateador así como Héctor Lara, en un equipo que hizo las carreras suficientes para que lucieran los brazos de su efectivo staff de pitcheo.
Mazatlán por su parte realizó una buena temporada quedando a 1 juego del líder Culiacán. Memo Garibay se hizo cargo del timón teniendo como lanzadores a: Daniel Ríos, Lino Donoso, Arnold Landeck, Rex Jones, J. Rayle, Marcelino Solís y el novato Arturo Arias. Angel Castro se incorporó a la novena en la segunda parte de la temporada y junto con Geo Genovese en el short y Zacatillo Guerrero en la tercera, se hicieron cargo de un cuadro que quizá se excedió en el número de errores. En los jardines estuvo de nuevo Epitacio La Mala Torres, Agustín Bejerano y Eddie Barr, el cuarto bat. Para los días de Navidad el equipo Venados ocupaba el primer sitio en una contienda bastante reñida, pues el último lugar estaba a no más de tres juegos de distancia del líder. El line-up durante el mes de Enero estaba conformado por: Bejerano (cf), Genovese (ss), Mala Torres (rf), Angel Castro (1b), Lou Ortiz (2b), Zacatillo Guerrero (3b), Sosa (ca) y Daniel Ríos, Lino Donoso o Jones (p). Los Venados conformaron un equipo de primera línea y quizá si Ríos y Donoso hubieran tenido mejores actuaciones, el campeonato se hubiera quedado fácilmente en el puerto sinaloense; los tres lanzadores de cabecera se mantuvieron casi a un ritmo similar: ganaban uno y perdían el siguiente con suma facilidad.
Los Ostioneros de Guaymas terminaron a 5.5 juegos del primer lugar; después de un alto rendimiento en la campaña anterior en la que obtuvieron su pase a la serie por el campeonato, final que nunca llegó. El equipo del puerto sonorense tuvo que conformarse con un tercer lugar; el cuadro se movió poco con Magallón en primera, Beto Rodríguez en segunda y Leo Rodríguez en tercera, en la receptoría jugaron primero con Johnny Ritchey a quien después sustituyó Clinton Courtney. Un año pobre en general para los Ostioneros en donde lo más destacado fue el título de jugador más valioso obtenido por Claudio Solano, conectando para 0.382 y quedar campeón en porcentaje de bateo con 16 dobles, 3 triples, 8 jonrones e impulsando 47 carreras. El cuerpo de lanzadores de Guaymas tuvo un calificativo más bien mediocre en el que el máximo ganador fue “Manito” Román con 6 victorias; el resto del cuerpo de pitcheo lo conformaban Aurelio Espiricueta, “Bule” Guzmán que no fue ni la sombra del año anterior; el norteamericano Bob Mancrieff que duró media temporada, Tomás Encinas que poco enseñó en esta Liga y Hugh Schooter que no pudo con el paquete. Casi al final se contrató a Julio Alfonso y Antúnez para salir con los compromisos. Definitivamente el departamento de pitcheo fue el “talón de aquiles” para un club que tenía un aceptable line-up donde brillaron, además de Claudio Solano, Manuel Magallón, Miguel Gaspar y Leo Rodríguez, cuatro ases del béisbol mexicano de épocas pasadas.
Los Mayos de Navojoa repitieron tomando el lugar de Hermosillo, repitiendo también su comportamiento deportivo desafortunado del año anterior. Manuel Echeverría tuvo una de sus peores temporadas y ya mostraba señas de cansancio, Benny “Brinquitos” Brown fue el mejor del club con 11 victorias y junto a “Borrao” Garza trabajaron durísimo para llevar al club a mejores posiciones; Indian Torres participó en labores mayormente de relevo, así como Nico Genestas y Mauro Contreras que hacía su debut en la Liga. El cubano Mario Ariosa llegó para los mayos en un line-up que incluía a los extranjeros Mike Baxes (short stop), M. Arencibia, Earl Taborn (cátcher) y el “Charol” Orta; entre los mexicanos destacó el jardinero Ventura Morales que llegó a batear por encima de los 0.300. A media campaña se incorporó el norteamericano Andy Anderson. El bateo profundo fue escaso para los Mayos pues en total conectaron menos de 20 jonrones en una temporada privilegiada con el batazo largo; Mario Ariosa fue el mejor con 7 pelotas detrás de la barda, aunque es digno mencionar que en porcentaje ocuparon un lugar aceptable en la tabla de posiciones. En resumidas cuentas, Navojoa necesitó unas 6 o 7 victorias de Echeverría para lograr mejor lugar en el standing, y porqué no, el mismo campeonato.
Los Cañeros de Los Mochis empezaron muy bien la temporada y fueron líderes en buen trecho de la primera parte, pero al final se desinflaron alcanzando el penúltimo puesto en el standing. Se incorporaron a la novena los lanzadores novatos Panchillo Ramírez y Ramiro Cuevas, contando además con los veteranos Memo Luna (El Pistón), Juan Conde, Bob Clear, Rodolfo “Mulo” Alvarado y el norteamericano Bill Albernathie. La receptoría fue cubierta por el cubano Raúl Navarro con auxilio de Ramón “Pisi” Martínez; Pedro Charrascas Ramírez continuó en la primera, Marvin “La Coqueta” Williams en segunda, Lacey Curry en tercera y Jesús “Pompa” Olvera en el short stop, desbancando al Burro Hernández que pasó después a Navojoa. Manuel Escalante, Texano Castro y Pancho Higuera completaban la reserva. En los jardines estaban Felipe Montemayor, Alfredo “keki” Pérez, Ricardo Garza, Herman Lewis y Lincoln Boyd (“No es lo mismo voy en Lincoln”). El manager fue Syd Cohen, el “Viejo Macucho”, quien jugó en Grandes Ligas con los Senadores de Washington en la Liga Americana de 1934 al 37, habiendo participado en 55 encuentros. En el papel el club tenía todo: experiencia en la dirección, bateo profundo y un cuadro de lanzadores aceptable. Es en este año cuando se incorpora al béisbol profesional con Cañeros un jugador que haría época en la costa: Benjamín “Papelero” Valenzuela. Sucedió que “el Papelero” fungía como batboy del equipo verde cuando, debido a la poca voluntad exhibida por Charrascas Ramírez en el jardín en uno de los partidos, el manager Cohen manda al “batboy” en su reemplazo jugando contra Mazatlán. En su turno al bat conecta de hit al enorme Lino Donoso (huésped distinguido del Salón de la Fama del béisbol mexicano), y en la novena con una gran atrapada a batazo de Angel Castro salva el juego al equipo. “Charrascas” Ramírez, Lincoln Boyd y Raúl Navarro figuraron dentro de los mejores bats de la Liga superando el 0.300 de porcentaje; en el departamento de jonrones fueron los mejores con 6 decenas de palos de vuelta entera donde el líder fue “La Coqueta” Williams con 17. En el pitcheo lo más destacable fue la labor de Juan Conde y un Guillermo “Memo” Luna que no tuvo suerte. Aunque el cuerpo de lanzadores no estuvo a la altura de la gran capacidad del equipo para hacer carreras, debemos reconocer también el hecho de que la defensa cometió más de dos errores por partido para ser el peor en ese departamento.
En cuanto a los Yaquis de Ciudad Obregón, debemos decir que los Directivos hicieron su mejor esfuerzo para darle a los aficionados una novena de respeto. Tuvieron un porcentaje en ganados y perdidos por debajo de 0.500, que no revela bien a bien la calidad de juego que este equipo exhibió en muchas jornadas de buen beisbol. En esta ocasión el team fue conducido por Art Lilly y dentro de las novedades fue contratado el gran primera base Buck Leonard, quien dejó constancia de su gran clase a los 45 años de edad. fue electo al Salón de la Fama del Baseball en 1972 por su alto desempeño en la Liga Negra. Otro inmortal también acaparó la atención en los estadios: Howard Easterling, tercera base que produjo 40 carreras bateando bien por encima de los 0.300 al igual que Leonard y B. McCowley, un importado de grandes facultades en beneficio del equipo del Yaqui. Los lanzadores abridores fueron Manny Pérez con regulares actuaciones, Tony Ponce, el norteamericano Wally Hood y los relevistas A. Garciglia, Coty Leal y Lucio Olivas. Casi al final de la temporada se incorpora al equipo Al Yaylan y Bob Clear. En los comienzos de la segunda parte el Line Up era el siguiente: Chamaco García (2b), Easterling (3b), McCowley (cf), Jack Graham (rf), Buck Leonard (1b), Alex de la Garza (ss), Bacatete Fernández (lf), Laureano Camacho (ca) y Pérez (p). A pesar de contar entre sus filas grandes estrellas, Obregón ocupó el lúgubre sótano después de un desplome vertiginoso en el último mes de la campaña. Hay que observar que al terminar el mes de enero los arroceros ocupaban el último lugar a cuatro juegos del primer sitio, una distancia nada imposible de repuntar, pero desgraciadamente tuvo un desastroso febrero concluyendo la temporada a 10 juegos del Campeón Culiacán. Una vez más Yaquis queda en el camino en medio del brillo estelar de las grandes contrataciones.
El Juego de Estrellas se programó para el día 30 de enero de 1952 en la ciudad de Los Mochis. Se enfrentaron Sonora contra Sinaloa con triunfo para estos últimos con cierre de 3-0. Antes del juego se le otorgó el trofeo de mejor lanzador de la campaña anterior a Lino Donoso que alcanzó el promedio de carreras limpias permitidas de 1.58. El título de Campeón Bateador fue para Pedro “Charrascas” Ramírez de Los Mochis. Borrao Garza abrió por Sonora y Marvin Williams le conectó cuadrangular en la primera entrada. Por Sinaloa desfilaron Lino Donoso, Ramiro Cuevas y Tomás Arroyo para blanquear a la selección del norte, la cual estuvo conformada por: Clinton Courtney y Earl Taborn (receptores), Gilberto “Borrao” Garza, Manny Pérez, Benny Brown, Ramón “Manito” Román y Wally Wood. En el cuadro estuvieron: Buck Leonard, Manuel Magallón, Art Lilly, Howard Easterling, Beto Rodríguez y Leo Rodríguez. Los jardineros fueron: Claudio Solano, Bill McCawley, Mario Ariosa, Andy Anderson y Ventura Morales. El manager fue José Luis Chile Gómez. Por la selección de Sinaloa se presentaron: William Cash y Raúl Navarro de receptores, Alfonso Ramírez (8g-4p), Tomás Arroyo (8-4), Daniel Ríos (7-6), Lino Donoso (6-6) y Ramiro Cuevas (7-6). En el cuadro estuvo Angel Castro, Pedro Ramírez, Lou Ortiz, Geo Genovese, Guillermo Alvarez y Eddie Boockman. Los jardines estuvieron a cargo de Herman Lewis, Lincoln Boyd, Marvin Williams, Epitacio Torres, Alfredo Jiménez y como manager Syd Cohen.
STANDING GENERAL JG JP JV
CULIACÁN 35 25
MAZATLÁN 34 26 1.0
GUAYMAS 31 26 2.5
NAVOJOA 29 31 6.0
LOS MOCHIS 26 31 7.5
OBREGÓN 26 34 9.0
NOTAS CORTAS:
- A principios del mes de noviembre se publicó en Hermosillo que Navojoa podría quedar fuera de la Liga después de haber perdido tres series al hilo. Pero el equipo del Mayo empezó a ganar y al terminar el mes de enero estaba a tres juegos del líder Culiacán con 19 victorias por 23 derrotas. Finalmente terminaría con las mismas victorias que la temporada anterior: 29.
- Después de 6 series, Los Mochis (12-6) era líder de la Liga y Culiacán ocupaba el sótano a 6 juegos de distancia.
- El sábado 24 de noviembre de 1951 los Mayos de Navojoa y Yaquis de Obregón se enfrentaron en un partido que se alargó a 16 entradas; la victoria se la llevaron estos últimos 14-11. Manny Pérez y Garciglia (ganador), lanzaron por los arroceros en tanto que Gilberto “Borrao” Garza, “Indian” Torres, Romero, Manuel Echeverría y Mauro Contreras lo hicieron por los Mayos.
- La mañana del domingo 25 de noviembre los Cañeros de los Mochis vencieron 2 por 0 a Culiacán, una blanqueada del pitcher novato “Panchillo” Conde Ramírez; esta sería la primera temporada en el béisbol costeño de un lanzador mexicano de gran clase. Este mismo día pero por la tarde, Manuel Echeverría domina a los Trigueros de Obregón 5-3 en un partido de 10 episodios.
- El domingo 2 de diciembre Mochis vence a Guaymas 9 por 0 con una blanqueada para el récord de Guillermo Luna.
- En el tercer partido de la serie Culiacán-Obregón (diciembre 02 de 1951), Jack Graham contribuye a la victoria de su nuevo equipo Yaquis de Obregón con un cuadrangular en contra de sus excompañeros.
- En la serie del 8-9 de diciembre, Navojoa y Obregón ganan por limpia a Mazatlán y Mochis respectivamente.
- En un partido de 13 entradas celebrado la mañana del domingo 9 de diciembre en el puerto Guaymense, los Tacuarineros de Culiacán vencieron a los Ostioneros locales lanzando Alfonso La Tuza Ramírez contra “Manito” Román, “Bule” Guzmán y Tomás Encinas (perdedor).
- El domingo 15 de diciembre Culiacán vence en el último partido de la serie a Navojoa 10-9 con derrota para Manuel Echeverría, formidable pitcher sonorense que en una irreconocible mala racha acumuló 6 derrotas consecutivas y no ganó juego hasta el domingo 3 de febrero de 1952.
- El sábado 22 de diciembre Benny “Brinquitos” Brown de los Mayos de Navojoa deja en dos hits a sus excompañeros Yaquis de Obregón en una blanqueada de 5-0. En este mismo día Guaymas vence a Mochis 3-2 anotando dos carreras en el último inning.
- En la serie del 22-23 de diciembre, Angel Castro debuta con los Venados de Mazatlán y conecta un cuadrangular para decidir uno de los partidos. El gran toletero sonorense resultó campeón bateador en la Liga Mexicana en la temporada de 1951 con promedio de 0.354 vistiendo la franela del Azules de Veracruz. Conectó 21 cuadrangulares en el circuito veraniego, cifra más alta lograda por un pelotero nacional.
- Después de 10 series, Mazatlán se trepó al liderato de la Liga y Guaymas ocupaba el último lugar a sólo 2 juegos de distancia. Mochis fue líder en casi toda la primera mitad de la temporada.
- El sábado 29 de diciembre de 1951, los Venados de Mazatlán vencen a los Trigueros de Obregón 6-5 en un partido que se extendió hasta la entrada número once; fue un emocionante encuentro en el que se combinaron magistralmente los lanzadores Venados Daniel Ríos y Lino Donoso. Con la carrera del gane en las almohadillas y un out, el moreno entró en relevo ponchando a Graham y dominando a Laureano Camacho para salir del problema. Destacaron con el bat en este partido Angel Castro, “La Mala” Torres y “Zacatillo” Guerrero quien conectó el hit de la victoria; se hace mención que “Bacatete” Fernández de Obregón enfrió en home a Coty Leal y a Ángel Castro realizando grandes atrapadas. Ríos, Donoso, Castro, Torres, Guerrero y Agustín Bejerano pertenecen al recinto de los inmortales del béisbol mexicano y formaban parte del line-up de Venados... ¡qué equipo señores!...
- El sábado 29 de diciembre en la ciudad cañera, los Mayos de Navojoa doblegaron a los de casa 15-1 con soberbios lanzamientos del norteamericano Benny Brown.
- La tarde del sábado 5 de Enero Obregón vence a Guaymas 3-2 en el puerto sonorense anotando la carrera del gane en el último episodio. McCowley de los yaquis conectó jonrón sobre Espiricueta.
- Al terminar la serie número 12, Mochis se sube de nuevo al liderato y Culiacán toma el sótano a 4 juegos de distancia.
- El viernes 04 de Enero de 1952, Guillermo “Memo” Luna vence a los Venados de Mazatlán 2-1; la carrera de Venados es producto de ¡un cuadrangular de Daniel Ríos!, el pitcher derrotado.
- El día domingo 06 de Enero de 1952, por la tarde, Claudio Solano destrozó el pitcheo de Lucio Olivas en una victoria de Guaymas por 3-1. H. Easterling, tercera base yaqui, conectó un tablazo bueno para triple play y McCowley conectó jonrón por Obregón para su única carrera. Este mismo día, también por la tarde, “Panchillo” Conde Ramírez de Los Mochis vence a la poderosa escuadra de Venados por blanqueada de 2-0 apoyado por un cuadrangular de Marvin Williams; la segunda carrera entró por error del short Genovese.
- En la serie del 12-13 de Enero de 1952 Culiacán gana 3 de 4 juegos en la capital sinaloense a los Venados; estos últimos se llevaron el primero de manos de Daniel Ríos pero solo anotan 5 carreras en las 27 entradas siguientes para un completo dominio de los lanzadores culichis “Tuza Ramírez”, Tomás Arroyo y Azamar en victorias de 10-1, 4-2 y 5-2. Arroyo llegaba a 50 partidos ganados en su exitosa historia dentro de la Liga.
- El día domingo 13 de enero por la mañana, Wally Hood de Obregón vence a los Cañeros de Los Mochis 10-0. Este mismo día por la tarde Guaymas vence en 10 entradas a los Mayos 7-6.
- Al terminar la serie número 13 el domingo 13 de Enero, Mazatlán, Mochis y Obregón comparten el primer lugar y Navojoa ocupa el sótano a juego y medio del primer sitio; ¡la competencia estaba en su máximo esplendor!.
- A mediados del mes de Enero de 1952 Guaymas protesta por la inclusión de Manny Pérez y Tony Ponce como jugadores mexicanos y a quienes califica de extranjeros; sin embargo la Liga a través de Don Alfonso Robinson Bours, demuestra que pueden ser considerados como tales debido a que sus padres son originarios de nuestro país, aunque ellos hayan nacido en Estados Unidos.
- En una serie de cuatro partidos entre Mazatlán y Guaymas, el zurdo Angel Castro abrió el primero de ellos cargando con una derrota de 8-5; para empatar la serie, el último partido lo ganó Mazatlán 1 por 0 con blanqueada para Lino Donoso.
- En la serie No.14 que terminó el domingo 20 de enero, Culiacán toma el liderato desbancando a Mazatlán mientras que Navojoa estaba en el último lugar pero con sólo 3 juegos de diferencia. Al terminar la semana, Mazatlán y Culiacán estarían empatados en el primer sitio faltando sólo 5 series para concluir el Campeonato.
- El martes 29 de Enero se publicó en Hermosillo la noticia de que un juego de la serie entre Guaymas y Mazatlán se celebraría en el Estadio de la Casa del Pueblo de la capital sonorense. El encuentro, que estaba organizado para beneficio del programa de los desayunos escolares nunca pudo llevarse a cabo; la razón fue que “este evento deportivo coincidiría con la celebración de un mitin político relativo a la llegada de un candidato a la Presidencia; nuestro suspicaz público imaginó enseguida una estrategia común en los menesteres de la política. Pero como no había tal y los organizadores del juego no piensan trabajar de balde, el partido entre Mazatlán y Guaymas ha sido suspendido”. De todas formas la organización del encuentro estaba muy complicada: Ostioneros jugaría el primero de la serie en el Puerto; el domingo por la mañana estarían en Hermosillo y al concluir el partido viajarían de nuevo a Guaymas para el último de la serie.
- El día 02 de febrero Alfonso La Tuza Ramírez vence a los Cañeros de Los Mochis 5-0 en una blanqueada que también receta Strobell en el segundo de la serie; el tercero es una paliza de 18-3. Cañeros pisa el home 3 veces en 27 entradas perdiendo la oportunidad de acercase al liderato. Esta limpia y las dos victorias que Guaymas consigue sobre Mazatlán provocan que los Culichis de nuevo brinquen al liderato; Navojoa obtiene otra limpia sobre Obregón y lo envía hasta el sótano alejándolo a 7 juegos del primer lugar y ahí terminarían las esperanzas de los aficionados trigueros.
- Faltando una sola serie para concluir el campeonato, Culiacán se mantiene en el liderato con una ventaja de 4 juegos sobre Venados de Mazatlán, su más cercano competidor.
- La mañana del domingo 2 de marzo de 1952, Culiacán obtiene el campeonato al vencer 5-0 a los Venados de Mazatlán en el puerto sinaloense; los venados necesitaban ganar 3 juegos en fila para buscar el campeonato en un cuarto juego, y aunque ganó en los primeros dos, Culiacán resolvió las cosas en el tercero. Los aficionados salieron muy desconsolados del Estadio en aquel domingo, pero el béisbol les tenía una sorpresa muy agradable para las siguientes tres temporadas.
Elaborado por: Ing. Manuel de Jesús Sortillón para www.hermosillohistoria.com
Abril de 2003

VIII TEMPORADA DE LA LIGA DE BEISBOL DE LA COSTA DEL PACÍFICO

Al mediodía del domingo 01 de marzo de 1953, un doblete del nativo de Hermosillo Refugio “Cucón” Bernal en la novena entrada, ya con dos outs, produce la carrera del empate para los Queliteros; en el inning siguiente, el equipo de Hermosillo fabrica la carrera del gane en una emocionante victoria por 4-3 sobre los Arroceros de Obregón. Por la tarde Arnulfo Manzo blanquea 7-0 a la temible escuadra del Yaqui, juego en el que Cucón Bernal tuvo otra ocasión brillante con un jonrón bueno para dos carreras. Al término de las hostilidades, Bernal se llevaría el título de Novato del Año siendo éste el logro más interesante que obtuvieron los Queliteros, en una temporada en la que el team capitalino regresaba al circuito después de dos años de ausencia, y aunque quedaron en el sótano en el conteo final de lugares, la afición se conformó con gozar de nuevo a las superestrellas del beisbol de aquellos tiempos en aquel Estadio de la Casa del Pueblo, que por primera vez exhibía un bien cuidado césped con importantes remodelaciones que dieron motivo a una nueva inauguración.
El número de clubes para esta nueva edición duplicaría a los originales de 1945; ocho conjuntos integraban la lista de contendientes en esta Liga de Beisbol de ensueño para la afición del noroeste de México. Hermosillo se reincorporaba al circuito y Navojoa, el que fuera su sustituto, no quiso abandonar su lugar en el certamen así es que junto con Mazatlán, Culiacán, Los Mochis, Ciudad Obregón y Guaymas integraban a un número total de siete escuadras; faltaba un club para lograr la paridad necesaria a fin de organizar las confrontaciones semanales y ese team resultó ser Guadalajara para sorpresa de muchos. Don Alfonso Araujo en su libro “Historia de la Liga de la Costa del Pacífico” relata: “Don Miguel Cintrón, de origen puertorriqueño y magnate tapatío, al ver fracasar sus Charros de Jalisco en la Liga Mexicana de Verano, se anima a ingresar a la Costa viendo la facilidad de parar grandes trabucos dado que el beisbol de Estados Unidos está en receso durante el invierno”. Es así como los Medias Azules de Guadalajara arman un sólido team en una polémica decisión pues habría que gastar más dinero en el transporte, capital muy difícil de conseguir en aquel entonces. El campeonato se jugaría a una sola vuelta con el conteo natural de juegos ganados y perdidos en toda la temporada y la pelota Rawling volaría muy alto por los aires costeños.
Aunque los Arroceros de Obregón y los Mayos de Navojoa cumplieron excelente temporada, de nueva cuenta una escuadra de Sinaloa quedaría en primer lugar: los Venados de Mazatlán; el trono en posesión de los Tacuarineros de Culiacán por tres años consecutivos por fin cambiaba de dueño en una temporada con serios problemas tanto de orden financiero como organizacional, y en no pocas ocasiones los directivos encabezados por Don Alfonso Robinson Bours tuvieron que afrontar serias conductas inapropiadas tanto de jugadores como de directivos y hasta del público espectador. El polémico escritor deportivo Fray Kempis comenta: “Por más que Robinson Bours y Toño Galaz tratan de introducir el orden y hacer que los dueños se disciplinen, todo parece indicar que fracasarán en su empeño. Y pensar que toda la serie de tragedias que este año ha azotado a la Liga de la Costa se debe a la opinión que sustentaban hace unos meses muchos de los dueños de los equipos de que para que la temporada de este circuito tuviera éxito, debería hacerse que los Guindas de Culiacán, eternos campeones, dejaran de conquistar el lugar de honor. Y se tomaron todas las medidas necesarias para lograrlo. Como los culiches controlaban la mejor colección de estrellas nacionales, se aprobó una medida que finalmente fue la que partió por el eje la economía de la Liga: la de aceptar que hubiera 7 extranjeros en cada equipo... y lo lograron.. Culiacán no fue el campeón... Acabó su eterno dominio pero por poco acaba con la misma Liga también... Hace ocho años que, por primera vez se oyó en los Estados Unidos el grito aquel famoso de “break the Yanks” (“Acaben con los Yanquis”), y no pudo hacerse nada para lograrlo; ahora en la Costa se oyó ese grito traducido al español hasta incluyendo el apodo de “los Yanquis”, ya que algunos fanáticos beisboleros culiches llevados de su partidarismo habían bautizado a sus ídolos como “Yanquis”, y al llevar a ejecución la idea del grito ya se vio los estragos que produjo”.
Desde la temporada anterior los Venados de Mazatlán iban tras la caza de los Tacuarineros cuando el campeonato se decidió en la última serie y entre ambos conjuntos; en esta nueva edición la superioridad de los Venados fue muy notoria y aunque obtuvo la corona en algún modo deslucido por las circunstancias que vivió la Liga, los directivos del puerto sinaloense lograron conformar un team ganador que iniciaría una época de muy gratos recuerdos para la fanaticada de aquellos rumbos del Pacífico. Hombre por hombre, el cuadro de Mazatlán fue muy superior. El staff anunciado desde el principio de temporada (octubre de 1952) fue el siguiente: Guillermo Garibay, Barney Serrell, Zacatillo Guerrero, George Genovese, Cande Díaz, Eddie Barr, Nippy Jones, Epitacio Torres, Rip Repulski, Arnie Landeck, Rex Jones, Daniel Ríos, Lino Donoso, Balazos Martínez, José Rayle, Eduardo Serrano. Por el mes de noviembre se incorpora al team Angel Castro y junto con Nippy Jones forman una mancuerna demoledora de brazos enemigos; éste último quedaría campeón bateador con 0.377, un poco por encima del “Mulo” Graham de Obregón, y Castro llegaría al título de jonrones (16) y carreras producidas (57). Daniel “La Coyota” Ríos por su parte se llevaría el título de pitcheo ganando 14 con 4 perdidos y un porcentaje minúsculo de carreras limpias permitidas: 2.061.
Hasta la sexta serie Mazatlán, Guaymas y Navojoa rondaban cerca del primer lugar; en la semana No.7 los ostioneros empezaron a declinar y Navojoa hizo lo mismo en la No.10 y No.11 cuando perdió 5 de 6 partidos con los Yaquis de Obregón. Mazatlán por su parte ganaba dos series consecutivas por limpia a Los Mochis en esas dos jornadas, tomando el liderato para jamás soltarlo; en la segunda parte de la temporada, tras el abandono de Guaymas y Los Mochis en la serie No.11 a principios del año de 1953, durante las 8 series jugadas siempre se mantuvieron en el primer sitio para con justicia convertirse en los Campeones de la VIII edición de la Liga. Faltando dos series para concluir el rol oficial, los representantes de los equipos en común acuerdo con la Directiva deciden dejar las cosas por la paz; solo el Club de Hermosillo se opone a esta medida pero la suspensión obtiene un voto mayoritario. Dos argumentos fueron manejados: en primer lugar Mazatlán llevaba seis juegos de ventaja sobre su más cercano competidor que era Obregón y además los equipos estaban desmantelándose poco a poco en virtud de que muchos de sus integrantes extranjeros tenían contratos con equipos del Beisbol Organizado de Estados Unidos, clubes que requerían su presencia para la temporada de entrenamientos que inicia en marzo. En las oficinas de la Liga se señala a Mazatlán como campeón a finales del mes de febrero y la última serie se jugaría el sábado 27 y domingo 28; los Venados estrenan su campeonato en Culiacán ganando un juego de la serie de tres, Hermosillo le ganaba dos a Obregón y Navojoa limpiaba a los Charros de Guadalajara para treparse al segundo lugar en el standing. Lo curioso es que a Mazatlán le quedaban dos series por disputar (marzo 07-08 y marzo 14-15) precisamente con Navojoa, quien terminó a 5 juegos; esto significa que matemáticamente tenía posibilidades pero ya la decisión estaba dada en el escritorio. El beisbol cumplió su parte en el suministro de probabilidades al menos para un equipo, pero las circunstancias no fueron favorables para jugar los partidos correspondientes.
Aunque los Venados ejercieron un dominio completo sobre sus contrincantes, del resto de los equipos de la Liga los Mayos de Navojoa siempre tuvieron un comportamiento decoroso y durante buena parte de las jornadas se mantuvieron en la pelea. La lista inicial de jugadores fue la siguiente: NAVOJOA: Earl Taborn, David Ocampo, Hugh King, Benny Brown, Manuel Echeverría, Borrao Garza, Joe O´relli, Ramón Bragaña, Nico Genesta, René González, Mario Ariosa, Héctor Mayer, Burro Hernández, Ventura Morales, Mario Arencibia, Andy Anderson, Chino Guajardo; en la segunda parte del rol se integraron del equipo de Guaymas Bule Guzmán y Bob Muncrieff reforzando sólidamente el cuerpo de pitcheo, además de Marvin Williams que también les llegó de Los Mochis. Actuó como manager el formidable Ramón Bragaña que se mantuvo siempre en la competencia e inclusive lanzando buenos encuentros cada vez que hubo oportunidad. En sus primeras dos series Navojoa ganó dos partidos en Los Mochis anotando 28 carreras, y después en su territorio venció por limpia a Culiacán pisando otras 28 veces el home, esta vez en su estadio. Navojoa se enfrentó a Mazatlán solo una vez a finales de noviembre perdiendo dos encuentros; en el último de la serie fueron vencidos por Balazos Martínez en una blanqueada de 6-0.
Al igual que Navojoa, los Yaquis de Ciudad Obregón también ofrecieron dura pelea a los campeones Venados. Su line up inicial fue el siguiente: OBREGÓN: Laureano Camacho, William Cash, José Pérez, Bill Bradford, Bob Clear, “Panchillo” Conde Ramírez Manny Pérez, Lucio Olivas, Jack Graham, Art Lilly (manager), Howard Easterling, Buddye Peterson, Moisés Camacho, Bacatete Fernández, Bill McCowley, Pinky Vargas, Gregorio Figueroa y “Gancho” Valdez; para la segunda parte se le unieron Pedro “Charrascas” Ramírez y Gilberto “Gilillo” Villarreal y ya en el último mes jugó Benny Brown a quien le fue muy mal por cierto. Aunque los Yaquis nunca descendieron por debajo de los 6 juegos de distancia del primer lugar, jamás se acercaron a menos de dos juegos manteniendo un ritmo estable; en la segunda parte del torneo fueron los que más pelea dieron a los Venados aunque al final de la campaña descendieron hasta el tercer puesto siendo rebasados por los Mayos. Obregón fue de los equipos más bateadores y formó una escuadra realmente demoledora en la Liga; fueron considerados como “los asesinos del Yaqui” de nueva cuenta. Quizás con un cuerpo de pitcheo más profundo podrían haber alcanzado el primer sitio pues tanto Bradford como Clear tuvieron una temporada buena a secas y cargaron con el equipo la mayor parte del tiempo; la incógnita siempre fue el tercer abridor en la persona de Lucio Olivas o Manny Pérez y al final Benny Brown. Obregón se enfrentó dos veces a Mazatlán; en la segunda serie de la temporada los Yaquis le ganaron dos juegos después de haber perdido por limpia en la primera con los Charros de Guadalajara en tierras tapatías. En la segunda parte de la temporada, a finales de Enero, Obregón le ganó dos juegos a Mazatlán una de cuyas victorias fue una tremenda lechada del norteamericano Bob Clear. Con tremendo poder en la ofensiva, Obregón merecía mejores resultados, pero se dice que en el beisbol valen más los brazos que los palos de madera.
Con relación a Culiacán, a los Tacuarineros se les olvidó ganar juegos después de haber sido los máximos vencedores en las anteriores tres ediciones de la Liga. Les tocó iniciar la temporada en Guaymas empatando 2-2 el primer partido aquel sábado 25 de octubre de 1952 en un juego de 12 entradas; perdieron el segundo 4-3 y el tercero por 10 a 9 en un encuentro que se fue a 10 innings. Regresaron a la capital sinaloense y Navojoa les ganó los tres: 9-5, 12-1 y una blanqueada de 7-0 de Joe O’relli. Fueron a Mazatlán y Lino Donoso los recibió con una blanqueada de 2-0 y perdieron los otros dos al son de 3-2 y 4-2. Después de nueve partidos, solo habían empatado uno cuando regresan a su estadio para enfrentar a los Charros de Guadalajara, y para variar, pierden el primero 2 a 1; el segundo de la serie es suspendido por lluvia y el tercero por fin Culiacán pone una rayita en el cajón de victorias en una estupenda blanqueada de Wellmaker 4-0, partido que llegó a 8 entradas por falta de luz. De ahí en adelante los Tacuarineros se enojaron y lograron un regreso impresionante ganando 15, perdiendo 5 y empatando 2, quedando a 7 juegos del primer lugar Mazatlán al momento de la renuncia a la Liga de Guaymas y Los Mochis. Pero estaba dicho que Culiacán ya no era el mismo pues para la segunda parte por cada partido ganado perdía otro, aunque es justo decir que tuvo la “mala fortuna” de enfrentarse demasiadas veces al superequipo Mazatlán por conveniencias financieras: de los 24 partidos jugados en la segunda fase del torneo, los tacuarineros enfrentaron 12 veces al equipo porteño, otros 6 juegos fueron contra Navojoa que quedó de subcampeón y el resto con Hermosillo. El roster inicial fue: CULIACÁN: P. Kalin, M. Smith, Caliquín Gómez, Art Pennington, Huevito Alvarez, Felipe Iturralde, Hector Lara, Moscón Jiménez, Larry Ward, Roy Wellmaker, Alfonso Ramírez, Tomás Arroyo, Héctor Azamar, Mú Núñez, Chema Castro, Manuel Morales. Poco interés tuvo Culiacán por tomar peloteros de Guaymas o de Los Mochis y únicamente seleccionó al zurdo de Agua Prieta Arnulfo Manzo, quien pasó a Hermosillo después de algunas discusiones ya que los queliteros habían tenido un acuerdo previo con el joven pitcher. Aunque Culiacán no fue un equipo brillante a lo largo del torneo, pasó a los libros de los récords extraños del beisbol: logró dos triple plays en un partido de 9 entradas. Ocurrió el sábado 13 de diciembre de 1952 en un juego celebrado en Mazatlán; el primer triple play se formó con una línea a las manos del pitcher Wellmaker quien la recogió de aire doblando a segunda y el segunda base hizo lo propio para la primera en una jugada relampagueante; el segundo fue similar solo que la línea fue a dar de aire al guante del primera base quien dobló a segunda y de segunda a primera se consuma el triple out. Wellmaker se llevó la victoria por la mínima diferencia.
Los Queliteros de Hermosillo merecen una mención especial en esta temporada, pues si bien es cierto fueron el peor equipo deportivamente hablando ganando 19 y perdiendo el 37 en el torneo, directivos y aficionados mostraron disposición para sobrellevar las cosas sin mencionar siquiera la posibilidad de abandonar al circuito, caso contrario de la decisión tomada por Guaymas y Los Mochis. Quizá el equipo no se merecía tantas derrotas, pero las estadísticas no sirven para ganar juegos. El beisbol se ensañó con el team capitalino pues por más esfuerzos que hicieron los directivos, el equipo nunca funcionó, las derrotas se multiplicaban tan rápido como el nuevo césped de su estadio; siempre aparecía aquel error que lo echaba todo a perder. A medida que avanzaba la temporada la pila de derrotas iba creciendo y los aficionados de pronto ya no querían queso sino salir de la ratonera. Desde el comienzo hubo problemas: Hermosillo fue a Mazatlán para inaugurar las hostilidades y perdió los tres de la serie, y aunque regresó a inaugurar el recién remodelado Estadio de la Casa del Pueblo ganando dos al equipo de Guadalajara por palizas de 10-4 y 10-3, en las siguientes 8 series ganó 11 juegos y perdió 16 para compartir los últimos lugares en el standing, acompañando a Los Mochis y Guadalajara. No hubo equipo que probara tantos jugadores para lograr integrar una novena triunfadora como lo fue Hermosillo, pero el beisbol les negó victorias una y otra vez. El line up inicial fue: John Ritchey, Royce Lint, Van Fletcher, Tony Ponce, Alonso Ruiz, Manuel Grajeda, Lefty García, Virgilio Arteaga (Manager), Ralph Vitti, Howard Phillips, Arnoldo Riesgo, Natas García, Herman Reich, Bill Patterson, Cucón Bernal, Pepe Posada. Para la cuarta serie esta vez contra Navojoa, Hermosillo daba de baja a Olney Patterson, Ralph Vitti y Arnoldo Riesgo conformando el siguiente line up: Johnny Ritchey (ca), Royce Lint, Burt Barkeleu (p), Eddie Locke (p), Tony Ponce (p), Alonso Ruiz (p), Ramón Román (p), Guillermo Grajeda (p), Jesús Alcántar (p); Virgilio Arteaga (1b), Howard Phillips (2b), Ernesto García (3b), Rodolfo “Fito” Bernal (ss), Herman Reich (lf), Charles Mead (cf), Cucón Bernal (rf); sustitutos: Alejandro Uriarte y José Posada. Coach: Negro Cota; Manager: Virgilio Arteaga; las modificaciones no prosperaron pues Hermosillo fue humillado con la limpia en su propia casa y después de 12 juegos ya había perdido 9. Sacudiéndose el susto los Queliteros llegan a Culiacán a su respectiva serie de tres juegos y también les dan en la nuca con tres descalabros y por la diferencia de una mísera carrera: 4-3, 4-3 y 5-4... tres ganados en 15 juegos era el saldo hasta el momento y la capital de Sonora ardía. Pero los directivos no se quedaron dormidos y a los Queliteros los esperaba un compañero que haría historia: Dick Grecco. La crónica de El Imparcial de aquellos días relató: “... En la opinión del manejador Arteaga Grecco es la mejor inquisición que ha realizado el club (claro que el cubano quiso decir adquisición). Lo veremos el sábado ocupando el cuarto lugar en la lista de bateadores queliteros en la próxima serie contra Mochis. Otra noticia es que Ritchey, el pimentoso receptor local, salió desde el lunes a San Diego con la consigna de traerse dos infielders de los mejores de la costa californiana. Por otro lado, hasta Bob Lemon (estelar lanzador de los Indios de Cleveland y exquelitero de 1945), está preocupado por el slump hermosillense, pues en estos momentos debe de andar buscando por allá en Los Angeles a los excelentes pitchers Eddie Chandler y Pieretti de los Angeles y Hollywood para que vengan a reforzar al club. Tanto Chandler como Pieretti están incluidos en la élite de serpentineros del Pacífico de EU según lo podrá ratificar cualquier aficionado conocedor de ese circuito. Y por último, el club local está gestionando por medios oficiales del beisbol mexicano la compra al club de Poza Rica del contrato del short stop Pepe Bache. Si se establece el precio justo, enseguida se llevará a cabo la transacción”. Grecco debutó el día sábado 29 de noviembre con dos jonrones que fueron insuficientes para la séptima derrota consecutiva de los capitalinos; todavía el segundo de la serie también se quedó en manos de los Cañeros por 6-5 y el último de la serie fue un empate que se resolvió al día siguiente por 5-4 a favor de Hermosillo cortando una racha de 8 derrotas consecutivas y de 10 perdidos en 11 encuentros, la mitad de ellos por la mínima diferencia. En esta serie debuta también el pitcher Ed Locke por Hermosillo. A mediados de diciembre, la directiva decide contratar a Curtis Roberts para las paradas cortas y al lanzador Forrest Orrell proveniente de Navojoa; a la semana siguiente llega también Herb Gorman exostionero que jugó muy poco, y antes de abandonar la competencia los directivos Guaymenses deciden vender a Leo Rodríguez y a Claudio Solano al equipo capitalino cambiándole totalmente el rostro a la novena; a principios de enero se incorpora el lanzador Glenn Elliot y hasta Burbuja Vázquez hace fila a cobrar la quincena. A finales de Enero la alineación era: HERMOSILLO: CATCHER: J. Ritchey. LANZADORES: Forrest Orrell, Glen Elliott, Alonso Ruiz, Tony Ponce, Ramón Román, Guillermo Grajeda. CUADRO: Herman Reich, E. García, Leo Rodríguez, Curtis Roberts. FIELDERS: Claudio Solano, Cucón Bernal, Dick Grecco. SUSTITUTOS: Virgilio Arteaga (manager), A. Uriarte, Burbuja Vázquez, Armando Cota (coach). Era tal la obsesión de buscar jugadores en Hermosillo, que a finales de Enero todavía El Imparcial anunciaba: "Hoy en la mañana se arregló definitivamente por la vía telefónica la contratación por el club local de beisbol del famoso serpentinero de las Ligas Mayores Kirby Higbe, quien a la vez informó que estaría en esta capital a tiempo para estar presente en la serie contra Guadalajara”. Higbe nunca se reportó aunque a decir verdad al barco quelitero solo le faltaba tocar el fondo marino. Para la última serie pactada en el cierre de temporada, el line up hermosillense sería: Uriarte (cátcher), Arteaga (1b), Natas García (2b), Leo Rodríguez (3b), Curtis Roberts (ss), Claudio Solano(lf), Fito Bernal (cf) y Dick Grecco (rf) y se hablaba incluso de que el jugador de cuadro Beto Rodríguez ya estaba en el roster, ¡la última adquisición quelitera!. Así pues, Hermosillo no hizo grandes cosas en el standing, pero para nadie quedará la duda de que tanto Directivos como aficionados soportaron juntos y con estoicismo este extraño regaño beisbolero; fue el club que demostró más amor por este apasionante deporte, de eso no hay duda... ya llegarían los momentos felices...
Los Cañeros de Los Mochis tuvieron una actuación muy desafortunada a grado tal que el público se ausentó de las tribunas y al finalizar el año de 1952... los directivos tiraron el arpa junto con Guaymas. Les tocó inaugurar en Navojoa siendo blanqueados por Manuel Echeverría en el primer juego y en el último los azotaron con 19 carreras. Regresaron a su territorio para su respectiva serie de inauguración y Guaymas les atizó otras 15 anotaciones dejándole la cabeza caliente al manager Sid Cohen; solo ganaron un juego con el brazo de Memo Luna. Las últimas tres series antes de retirarse fueron fatales para los Cañeros pues solo ganaron un juego (1-0 contra Mazatlán) perdiendo ocho: el 20 de diciembre iniciaron una serie en Culiacán perdiendo los tres el último de ellos por blanqueada; regresaron a su estadio y Mazatlán les ganó dos; se fueron al puerto sinaloense a pagar la visita y los Venados no les dejaron ganar ninguno para darles el tiro de gracia. El equipo en realidad lucía muy bien con: Raúl Navarro (ca), Pedro Charrascas Ramírez (1ª), Herman Lewis (1ª), Marvin Williams, Papelero Valenzuela, Al Leap, Pancho Higuera, Jack Elkins, Ricardo Garza, Bob Garber, Alfredo Pérez, Bill Albernathie, Ronnie Smith, Memo Luna, Everett H. Neal, Ramiro Cuevas y Rodolfo Alvarado. A Mochis le fallaron los brazos inicialistas ya que Memo Luna vino en una de sus peores temporadas después de haber participado brillantemente con los Padres de San Diego en la Liga del Pacífico IIIA de Estados Unidos; los Cañeros no se fueron definitivamente de la Liga, descansarían dos años para resarcir sus deudas, y para la edición 1955-1956 ya estaban listos y bien peinados para entrar en sustitución de los Charros de Guadalajara cuya intervención fue todo un fracaso.
Quien lo dijera que los Ostioneros de Guaymas participarían este año por última vez en la Liga de la Costa del Pacífico... y no la jugaron completa. El año de 1953 empezó mal para la Liga ya que se hizo público los serios problemas financieros de Guaymas, Los Mochis y Guadalajara. En cuanto a los Ostioneros, según la prensa el origen de los problemas que anunciaban su retiro del torneo “fue la renuncia del señor Florencio Zaragoza como Presidente del Equipo de Guaymas, en el que están ocurriendo diferencias y politiquerías que han dado al traste con su magnífica organización, entre ellas el desmantelamiento del club, pues acaba de ser vendido Bule Guzmán a Navojoa, Gilillo Villarreal a Obregón, Leo Rodríguez y Claudio Solano a Hermosillo”; esta noticia se publicaba en El Imparcial el último día de 1952. Tras la despedida del manager Molinero Montes de Oca, los jugadores se solidarizan con él e incluso llevan una carta firmada al Presidente de la Liga Don Alfonso Robinson Bours; el Directivo máximo cita a una reunión de clubes en Guaymas para el día viernes 02 de enero donde se llega a un arreglo momentáneo todavía sin el retiro de nadie; se celebra otra reunión en la Perla de Occidente para llegar a un acuerdo definitivo con la sorpresa de que los Charros de Guadalajara deciden continuar y es el equipo de Los Mochis el que junto con Guaymas abandona el circuito. El line up original de los Ostioneros fue el siguiente: Lonnie Sommers, Guillermo Frayde, Bob Muncrieff, Nap Gulley, Manito Román, Bule Guzmán, Aurelio Espiricueta, Manuel Magallón, Jesse Douglas, Leo Rodríguez, Gilillo Villarreal, Texano Castro, Claudio Solano, Erbie Gorman, Elmer Clow, Pilo Gaspar, Santiago Ayala y Arnulfo Manzo. Guaymas sostuvo buen ritmo durante las primeras 6 series de la temporada, siempre a medio juego del primer lugar; sin embargo entró en una pésima racha en las 5 series siguientes a grado tal de que solo ganó dos perdiendo 13, quedando a 11 juegos del líder a su retiro. En esa racha perdió tres series por limpia acumulando 11 descalabros en forma consecutiva: dos de ellas con Navojoa y una con Obregón. Es verdaderamente lamentable que Guaymas se haya ido de esa manera del circuito, uno de los clubes pioneros de la Liga, pero los directivos comprendieron que no podían sostener el ritmo que imponían el resto de las plazas ... se alejaba un grande para jamás volver a este circuito.
Finalmente tenemos a los Charros de Guadalajara, el equipo “benjamín” de la Liga que vino al circuito completando las parejas al ingresar de nueva cuenta los Queliteros de Hermosillo. Guadalajara comenzó a tambor batiente ganando la serie por limpia a los Yaquis de Ciudad Obregón, y en el juego inaugural aquel viernes 24 de octubre de 1952 se entretuvieron anotando 16 carreras a los de la tribu. Después partieron a Hermosillo donde perdieron 2 encuentros aceptando 25 carreras. El line up anunciado para aquel primer partido el día 01 de noviembre fue el siguiente: Cátchers: Texano Castro y Joe Sandoval; pitchers: Indian Torres, Jesse Gómez, Oscar Martínez, Reyna Rodríguez, Bill Stites y Van Cuyck (exdodger de Brooklyn); Gran Dunlap (1ª. Base), líder de bateo y jonrones de la Liga de Texas; Romualdo Urías (2ª. Base), Joe Joshua (3ª. Base), Johnny Bero (ss), Jardineros : Héctor Leal, Agustín Bejerano y Jay Ragni ; utilities : Burbuja Vázquez, Calolo Estrada; manejador; Indian Torres. Los Medias Azules de Guadalajara tuvieron un desempeño aceptable las primeras 6 series en las que ganaron 7, perdieron otros tantos y empataron 4. Guadalajara se convirtió en el líder de partidos empatados o suspendidos con ocho. En las 5 series restantes antes del retiro de Guaymas y Los Mochis, los de la capital jalisciense perdieron 11, empataron dos y ganaron sólo dos para llegar hasta el fondo del standing. Con la salida de los equipos antes mencionados, Guadalajara fue el más socorrido haciendo un cambio profundo en su line up, siempre apoyado por los Directivos para que no abandonara el circuito, tomando a Memo Luna, Ramiro Cuevas, Ricardo Garza, Papelero Valenzuela y Herman Lewis de Mochis; también se llevó a Santiago Ayala, Manuel Magallón, Beto Rodríguez, Aurelio Espiricueta, Lonnie Sommers y Jesse Douglas provenientes de Guaymas. Pero la nave nunca pudo avanzar manteniéndose entre los 10 y 15 juegos del primer lugar terminando la temporada solo arriba de Hermosillo, que se convirtió en amo y señor de las tinieblas. Guadalajara pagó el noviciado y estuvo a un paso de salir del circuito en aquel enero tormentoso de 1953, pero los arreglos con la Directiva de la Liga fueron aceptados para continuar en una aventura que al final de cuentas, años después, no iba a tener final feliz.
NOTAS CORTAS:
Los Yaquis de Obregón tuvieron que negociar la suspensión de un castigo al tercera base Howard Easterling en la Liga Mexicana de Verano para permitir su actuación en la Costa del Pacífico. El superestrella de las Ligas Negras, como siempre, cumplió efectivamente con los Yaquis bateando para 0.315. Su gran compañero Buck Leonard no quiso regresar y de Torreón se fue a su residencia en Newark.

Los Queliteros de Hermosillo iniciaron sus entrenamientos previos a la temporada el día viernes 17 de octubre en el Campo de “Las Pilas”, junto al Cerro de la Campana por su costado Oeste, debido a que aún el Estadio de la Casa del Pueblo no estaba listo por los trabajos de remodelación a la que estaba siendo sometido... por vez primera tendría pasto natural.

Moisés Camacho fue comprado a los Mayos de Navojoa haciendo su debut con los Yaquis; llenaría páginas muy brillantes en el beisbol mexicano este notable jugador de cuadro. Durante la primera parte de la temporada bateó por encima de 0.300.

El sábado 25 de octubre en el partido inaugural en Los Mochis, el “gran viejo” Manuel Echeverría logra una blanqueada llevando a Navojoa a un triunfo de 8-0 y en general tuvo una buena temporada al ganar 7 perdiendo 4 abriendo o relevando juegos como era su costumbre; al año siguiente se retiraría del beisbol.

La tarde del día domingo 26 de octubre, Guaymas vence a Culiacán 10-9 en un juego de extrainnings. En la décima y a un out de la victoria, Gorman conecta un doblete al relevista Azamar empujando la carrera número 9 y 10. En esta primera serie los Tacuarineros solo empatan el primero y no ganarían un partido hasta el día 16 de noviembre en la serie No.4.

En la primera serie de la temporada se anotaron 140 carreras en 12 juegos, lo cual da un promedio de 11.67 pisadas del plato por partido; este dato era un mensaje muy sintomático de que el bat sería más popular que el brazo. Guadalajara hizo 36, Navojoa 28, Mazatlán 19, Guaymas 16, Culiacán 14, Obregón 13, Hermosillo 8 y Los Mochis 6.

Después de la derrota por limpia de Hermosillo en Mazatlán, el periodista José Alberto Healy escribió: “al final de cuentas se ha impuesto el espíritu deportivo hermosillense, desvaneciéndose así la mala impresión que imperaba el lunes al recibirse la noticia completa del desastre en el puerto sinaloense. Factor muy importante en el alivio de dicha mala impresión lo constituyeron los relatos de los testigos de la serie contra Mazatlán. Sus versiones han sido el pan caliente en los últimos tres días y con velocidad de relámpago corrieron del Barrio de San Benito al del Mariachi, y del Retiro a la Matanza, y de la Cohetera brincaron al mismo Pueblo de Seris. Hoy todo el mundo está resignado”... ¡y el desastre apenas comenzaba!

Días previos a la inauguración, el Ing. Francisco Q. Salazar escribió en la prensa: “El vuelo de la capital de la República a nuestra ciudad por la línea Aeronaves de México al tocar las plazas de Mazatlán, Culiacán, Mochis, Navojoa, Ciudad Obregón y Guaymas, nos da la oportunidad de contemplar sus respectivos campos de baseball desde el aire y a corta distancia. La comparación se impone desde luego y en verdad el parque de Hermosillo con las obras realizadas últimamente por órdenes del señor Gobernador del Estado, señor Don Ignacio Soto, nos lleva a la conclusión de que debemos sentirnos orgullosos de contar con el mejor campo, especialmente el terreno”... lástima que en este año haya sido el peor equipo... ¡cosas del beisbol!

Una poesía de Guaymas contra Hermosillo antes de la serie efectuada el día 8 y 9 de noviembre de 1952, la cual se llevaron los ostioneros en el Estadio Abelardo L. Rodríguez dos juegos a uno con marcadores de 10-1, 7-3 y 5-7.
“Reto a Hermosillo” (Música de F. Zaragoza)
No les será fácil Queliteros
Presumir en Guaymas de beisboleros,
Prendan sus velas y hagan sus ruegos,
Que aminoren su temor a los ostioneros.
Falta les hará coraje y linimentos,
Pues no tendremos compasión de sus lamentos,
Y placer de toleteros porteños
Será volarles la barda pitiqueños.
Corriendo bases y tomando ron
Así les marcaremos cada jonrón;
Y malograda de ustedes la ilusión
Con pisa y corre harán su salvación.
Nuestra intención mala no puede ser,
Darles una paliza nada tiene que ver,
Si agasajarles y convidarles es el querer
Con ostiones y ambarina hacerles beber.
El mayor contingente deben traer
Y al Doctor Olivares con su maletín,
Que de cardiacos y locos con el motín,
En estos juegazos será el fin.
Para desagraviarlos tenemos buen programa:
Bailes, Playas y Caguama;
Y así Hermosillo cantará nuestra fama
Batiendo el eco en el cerro de la Campana.

El viernes 31 de octubre, Echeverría se anota su segundo juego ganado al vencer 9 a 5 a Culiacán; René González conecta jonrón con casa llena en ese partido de inauguración en la capital sinaloense.

En el partido inaugural de Hermosillo aquel sábado 01 de noviembre, el moreno norteamericano Royce Lint venció a los Medias Azules de Guadalajara 9 por 3 bateando de 5-3 con un doblete. Aunque tuvo rachas buenas y otras no tanto, Royce Lint se ganó a la afición por su estilo de juego y para el mes de enero de 1953 partió a su país dejando gratos recuerdos. En este mismo día se inauguró la temporada en Obregón ganando el equipo de casa 4-3 a Mazatlán; en la ceremonia se guardó un minuto de silencio en memoria del jugador “Chamaco” García, quien al igual que “Corazón” Torres falleció en un accidente automovilístico en Linares, Nuevo León, en el trayecto a un juego de beisbol de su equipo Sultanes de Monterrey en el mes de junio anterior.

El miércoles 5 de noviembre se hace del conocimiento público las intenciones de las autoridades municipales y el Gobernador del Estado, señor Ignacio Soto, para dotar de lámparas al estadio de beisbol.

El sábado 8 de noviembre se escenificó un gran duelo de pitcheo en Mazatlán entre los inmortales Lino Donoso por los Venados y Alfonso la Tuza Ramírez por Culiacán; el cubano se impuso al mexicano 2-0 para la quinta derrota consecutiva de los campeones de la anterior temporada. En este mismo día, Obregón se impone a Navojoa 4-3 con estupendo relevo de Manny Pérez a Francisco Conde Ramírez; con dos hombres en base, obliga a Benny Brown a batear para doble play y así salvar el partido; Pérez hizo excelente trabajo como relevista para la tribu.

El domingo 9 de noviembre, Bob Muncrief vence a Hermosillo 7 por 3 en el puerto de Guasymas; este lanzador norteamericano fue un notable jugador de Grandes Ligas en el staff de los Cafés de San Luis de 1937 a 1947; después pasó a los Indios de Cleveland, Cachorros de Chicago, Piratas de Pittsburg, terminando su carrera con los Yanquis de Nueva York en 1951. En su estancia en Ligas Mayores ganó 80 y perdió 82 con promedio global de carreras limpias de 3.80. Su mejor año fue en 1945 cuando ganó 13 y perdió 4 con 2.72 de CLA en 15 juegos iniciados. En la serie inaugural en Mochis, Muncrief había recetado una blanqueada de 7-0 en el segundo partido. En este mismo día de domingo por la tarde, un costosísimo error de Herman Lewis permite el empate y la victoria para Guadalajara quedando los cañeros sembrados en el terreno. En Mazatlán, Angel Castro y Grillo Serrell debutan con el equipo Venados conectando un cuadrangular cada quien en la victoria de 4-2 sobre Culiacán.

A principios de temporada un gran entusiasmo regresa a Hermosillo después de dos años de haberse ausentado de la contienda beisbolera del Pacífico; sin embargo, duras críticas ha causado la aceptación de vender cerveza en el estadio desde el día de la inauguración el primer día de Noviembre; la sociedad se encuentra disgustada por este asunto pues se afirma que “es inconcebible que en un centro deportivo se permita que el pueblo se embriague a la vista de todos”. Según lo observado en la última serie, botes y botellas volaban por el firmamento lastimando y salpicando de bebida a los concurrentes con el mencionado líquido... ¿fue la primera vez que se vendió cerveza en un juego de beisbol profesional en Hermosillo?

Hit de Manuel Magallón, sacrificio de Santiago Ayala y sencillo de Leo Rodríguez permitieron a los visitantes Ostioneros de Guaymas llevarse la victoria por 3-2 sobre los Yaquis de Obregón la tarde del sábado 15 de noviembre; Bule Guzmán le gana el duelo a Bradford. En este mismo día Memo Luna se enfrenta en Mochis a Daniel Ríos recetando una blanqueada a los Venados de 2-0.

Los Tacuarineros de Culiacán por fin logran su primera victoria de la temporada la tarde del 16 de noviembre al vencer Wellmaker por blanqueada de 4-0 a los los Charros de Guadalajara, aunque el partido se concluyó en la octava entrada por falta de luz. En este mismo día Los Mochis vence a Mazatlán 11 por 6 con pitcheo de Bob Garber, quien le propinó un golpe en el brazo a Epitacio “La Mala” Torres y aunque salió del partido, no fue de consecuencias graves.

Después de la “barrida” de Navojoa sobre Hermosillo, el lunes 15 de noviembre se publica en El Imparcial: “Por último tenemos al público de casa, que también es protagonista del drama y el cual tenemos que admitir que al igual que los peloteros se merece un tirón de orejas por su comportamiento. Solo un detalle nos guía para externar el juicio anterior y consiste en el trato que se le dio en el juego del sábado pasado a Fito Bernal, muchacho sencillo y modesto, producto neto del llano hermosillense, quien después de crearse un buen lugar en otras tierras llegó a la Casa del Pueblo con una sensación de entusiasmo que no le cabía en el cuerpo, con un propósito inmenso de mostrar a los suyos la calidad que en otra parte le han reconocido; su entusiasmo y ansia fueron tan grandes que falló en su intento. Jamás habíamos visto a un juez más implacable y una sentencia más dura en terrenos deportivos que los que tuvo Fito que afrontar (juez y sentencia) al ser juzgado por el público local: sus paisanos, los que él debe de haber llamado “los míos”, cuando era estrella allá en Las Vegas, Nevada hace unos cuantos meses, le dejaron ir la guillotina hasta con saña. Ahora pensamos: ¿por qué esa saña, esa exigencia del público, esa obsesión en que se le dé un equipo campeón? Todos sabemos perfectamente que Hermosillo consiguió su entrada a la Liga a duras penas y para contratar peloteros fue obligado a respetar los contratos del año anterior, cual debe de ser; pero así tuvo que conformarse con firmar a los jugadores que ya no tenían cabida o habían sido desechados por los otros seis equipos de la última temporada”.

El sábado 23 de noviembre, con el partido empatado a 3 carreras, el “Mulo” Jack Graham conectó un jonrón con casa llena en el séptimo episodio llevándose por delante a Manny Pérez, Peterson y McCowley en una victoria de Obregón sobre Mochis 9-4; el jonrón fue sobre Guillermo “Memo” Luna quien en la novena permite otro cuadrangular ahora de William Cash con un hombre en base.. el gran “Memo” no venía en su mejor forma. En Guaymas, ante la algarabía del público los ostioneros anotan tres carreras en la octava entrada dándole la vuelta al partido en una victoria dramática de 4-3 sobre los Venados y su estrella Lino Donoso; Espiricueta ganó el juego en relevo a Bule Guzmán.

Por la mañana del domingo 24 de noviembre, Bob Clear sale inspirado y lanza una blanqueada de 5-0 con pelota de 5 hits en la ciudad Cañera de Los Mochis; Panchillo Ramírez estuvo a punto de recetarles la segunda lechada consecutiva el mismo domingo por la tarde, pero un error del cuadro le manchó el marcador al brillante lanzador yaqui; el score final fue de 11-1. En Culiacán, un error de Phillips permite a los Tacuarineros anotar la carrera de la victoria en una anotación final de 5 por 4; Hermosillo pierde por limpia la serie por la mínima diferencia: 4-3, 5-4 y 5-4, acumulando 6 derrotas consecutivas. Finalmente en Navojoa, Guadalajara y Mayos empatan a 5; fue el primero de una serie de 7 igualadas del equipo Jalisciense y ya tenía otro partido pendiente suspendido por lluvia el domingo 16 de noviembre.

El sábado 29 de noviembre el torpedero novato Moisés Camacho de Obregón conecta un doblete empatando el récord de hits consecutivos con 8; Culiacán vence 7-5. En Mazatlán, Navojoa vence en el primero de la serie 10 por 7 lanzando por los Venados Lino Donoso, Rayles, Pecas Serrano y hasta Angel Castro apunta para el home. En Hermosillo, pese a la adquisición de Dick Grecco que perdió dos pelotas detrás de la barda en su debut, Hermosillo ligó su séptima derrota por 5-3 ante Cañeros.

El día 30 de noviembre se efectuó una reunión de dueños de equipos de la Liga de la Costa del Pacífico de Estados Unidos y ciertos personajes de Grandes Ligas a celebrarse en Phoenix, Arizona. Salió un rumor en el sentido de que en esa reunión se trataría el asunto de que Hermosillo podría considerarse como un sitio para entrenamiento primaveral de algún equipo de Ligas Mayores; un comité especial acudió a esa reunión después de lo cual jamás se volvió a hablar del tema.

Buddye Peterson cometió 4 costosísimos errores que cooperaron en las 11 carreras de Culiacán para llevarse el tercero de la serie sobre los Arroceros el domingo 30 de noviembre. Esa misma tarde en Mazatlán, Balazos Martínez pinta de blanco a Navojoa 6-0, ayudado por cuadrangulares de Angel Castro, Mala Torres y Rip Repulski; este último jugador militó en Grandes Ligas con los Cardenales de San Luis (1953-1956), Filis de Filadelfia (1957-1958), Dodgers de Los Angeles (1959- 1960) y finalmente con los Medias Rojas de Boston hasta 1961. En su permanencia en Grandes Ligas bateó 0.269 con 106 jonrones siempre de jardinero. En Hermosillo, los Queliteros pierden su octavo juego en fila con el marcador 6 por 5; por la tarde empatan a 6 carreras ya que por falta de luz se suspende el partido. En Guadalajara, Ostioneros y Charros empatan el tercer encuentro de la serie 3-3 ante un lleno completo en el Estadio del Tecnológico; el viernes anterior igualaron también el primero a 5 carreras; con éstos suman 3 empates para los del equipo Charro.

La tarde del lunes 01 de diciembre Hermosillo logra romper la cadena de 8 derrotas al vencer a Mochis 4-3; Eddie Locke abrió por los de casa aunque el triunfo se lo llevó el novato Alonso Ruiz.

El sábado 6 de diciembre Royce Lint lanzó su mejor partido llevando a Hermosillo a un triunfo de 4-1; solo en la novena tuvo un descuido cuando McCowley le conectó doble y Vargas lo impulsó con sencillo. Lint jugó en 1954 con los Cardenales de San Luis participando en 30 juegos la mayoría como relevista; ganó 2 y perdió 3 con 4.86 en CLA. El espigado lanzador demostró con su peculiar entrega su cariño por la camiseta capitalina. En Mazatlán, Charros y Venados empatan el primer partido de la serie a 2 carreras en un gran duelo entre Stites y Landeck.

Un artículo aparecido en el Diario El Imparcial escrito por Ignacio Gutiérrez Bulle consigna: “lo que a Hermosillo le falta es moral, elevar su moral, no tener a los jugadores en salmuera, temerosos de cometer el error porque los corren, precisamente es cuando se precipitan y yerran. El miedo a cometer error, pensar en el error, es lo que principalmente los hace torpes o violentos”... muchas explicaciones y pero pocas victorias.

El equipo de Guaymas no solo sufría en el standing sino también en la pesca del camarón en esta temporada; una noticia publicada el 10 de diciembre en El Imparcial señalaba: “SERIA CRISIS EN GUAYMAS POR EXTREMA ESCASEZ DE CAMARÓN. La industria pesquera se encuentra al borde de la bancarrota y una comisión viajará a México a entrevistarse con el Presidente Adolfo Ruiz Cortines y el Secretario de Marina Rodolfo Sánchez Taboada. El Presidente Municipal Florencio Zaragoza reunió a un grupo de ciudadanos para discutir medidas. Debido a la escasez de camarón, han dejado de circular en Guaymas cerca de 16 millones de pesos desde octubre”... al finalizar el mes el equipo de Guaymas abandonaría el circuito para siempre... algo tuvo que ver este asunto muy probablemente.

El jueves 11 de diciembre se notifican ciertos cambios en el rol de juegos; dos semanas después las modificaciones serían más dramáticas al reducirse los componentes de la Liga de 8 a 6 teams.

El sábado 13 de diciembre en el puerto mazatleco, los Tacuarineros pasan al libro de los récords al consumar dos triple plays en un partido de 9 entradas. En ambos casos, con hombres en primera y segunda, el primer triple play se produjo con una línea que en el primer caso tomó de aire el pitcher Wellmaker doblando a segunda y éste a primera; el segundo fue similar solo que la línea fue a dar a las manos del primera base, doblando a segunda y de regreso a primera. Lamentablemente en la referencia periodística no se detallan los nombres de los jugadores de cuadro participantes; Wellmaker se lleva el triunfo por 1-0 venciendo a Lino Donoso.

El domingo 14 de diciembre en el tercer partido de la serie, Mazatlán y Culiacán empatan a 5 carreras en 10 entradas. En Mochis, estrenándose como manager Johhny Bero en sustitución de Indian Torres, los Charros vencen 6-5 a los locales. En Hermosillo, los Mayos vencen en el tercer partido a los queliteros 10-6; el batazo clave fue un jonrón del hermosillense Ventura Morales con la casa llena y en el partido de ese día por la mañana, Forrest Orrell que fue dejado en libertad por Navojoa y tomado por Hermosillo, les abrió el partido y se llevó la victoria 6 a 3. En Obregón, los ostioneros pierden su segunda serie por limpia 7-4, 5-3 y 9-3.

El viernes 19 de diciembre, los aficionados de Guadalajara estuvieron a punto de agredir al umpire “Chori” Ramírez en la derrota de los charros 8-7 a manos de los Venados... el asunto de los jueces siempre fue un problema en la Liga de la Costa.

El sábado 20 de diciembre Daniel Ríos estuvo a punto de lanzar un sin hit ni carrera, pues hasta la octava el norteamericano Ragney logra estropearle la hazaña con un sencillo; finalmente se convierte en blanqueada de 6-0 para la gran “Coyota” Ríos. En Navojoa, Walter McCoy debuta con los Ostioneros de Guaymas y es sacado a palos por los mayos, sin embargo, ganan los ostioneros 5-3 con jonrón de Lonnie Sommers con uno en base; el segundo lo gana Navojoa 9-2 con pitcheo de 4 hits de Ramón Bragaña y en el último, llevando la victoria Guaymas por 4-3 en la novena entrada, los mayos le dan la vuelta al marcador con doblete de Anderson mandando a la registradora la del empate con Morales, y la de la victoria con Arencibia; es la octava derrota para los del puerto sonorense en 9 confrontaciones.

El domingo 21 por la mañana Forrest Orrell de Hermosillo lanzó una blanqueada de 1-0 sobre los Arroceros de Obregón; la carrera cayó en la décima entrada cuando Rickey conecta doblete y Gorman logra un sencillo sobre el perdedor Bob Clear, quien ve rota su cadena de 5 victorias consecutivas; el tercer juego fue una victoria para Obregón llevándose el veredicto Panchillo Ramírez en relevo a Lucio Olivas, quien explotó en la cuarta cuando Cucón Bernal disparó un jonrón con casa llena para las únicas pisadas de home de los queliteros; el score final fue de 7-4. En este mismo día, en el tercer partido de la serie, Larry Ward de Culiacán lanza una blanqueada de 4-0 sobre Los Mochis.

La serie Hermosillo-Guaymas verificada el sábado 28 y domingo 29 de diciembre vendría a ser la última que habría de ser celebrada en el Estadio Abelardo L. Rodríguez; Guaymas dejaría el circuito en medio de una serie de dificultades entre jugadores y directivos que dejó a público del puerto sin beisbol profesional por varios años. Hermosillo ganó el primero 8-1 a manos del moreno Royce Lint; ganó el segundo con Forrest Orrell en el montículo pero el tercero, como despedida, el beisbol les regala a los aficionados una victoria 3-0, blanqueada que corre a manos de Bule Guzmán el mejor hombre de la temporada del team ostionero.

Hasta el día 27 de diciembre, después de dos meses de gran beisbol, cuatro superestrellas bateaban por encima de 0.400: René González (0.424) de Navojoa, Jack Graham (0.412) de Obregón, M. Smith (0.407) de Culiacán y Dick Grecco (0.404) de Hermosillo. En el pitcheo, Daniel Ríos de Mazatlán llevaba la delantera en victorias con 7-2 seguido por Bob Clear de Obregón con 6-4; “Balazos” Martínez de Mazatlán tenía un récord inmaculado de 5-0; en jonrones, Grecco llevaba la delantera con 7 (en 16 partidos), seguido por L. Sommers de Guaymas con 6, empatado con Nippy Jones y E. Repulski ambos de Mazatlán. Veinticinco jugadores bateaban por encima de 0.300 y por equipos Obregón era el mejor con ¡0.308!; Hermosillo era el peor con 0.245 y además el más errático en el fildeo con 63 errores en 33 juegos; en este departamento Mazatlán era el mejor defensivo con solo 38 pecados.

El martes 30 de diciembre se anuncia la adquisición por parte de Hermosillo de los contratos de Leo Rodríguez y Claudio Solano, dos excelentes jugadores de Guaymas que empezaba a desmantelar su novena. Rodríguez y Solano harían época en el baseball de la capital sonorense. Rodríguez había jugado brevemente con Hermosillo años atrás, pero la Liga acordó que Guaymas tenía prioridad sobre el notable tercera base que había sido dejado por Tijuana a finales de noviembre de 1949; la discusión fue resuelta por el Alto Comisionado de la Liga de la Costa “Fray” Nano en aquel entonces.

El sábado 3 de enero de 1953 Guaymas inicia serie de tres partidos en Hermosillo la cual vendría a ser su última participación en la Liga de la Costa del Pacífico; la pierde por limpia 4-3, 4-2 y 9-4 siendo la única de los queliteros en la temporada. En el primer partido un jonrón de Dick Grecco con dos a bordo fue el batazo decisivo sobre la serpentina de Bule Guzmán; Lint es el ganador. El segundo partido, al día siguiente por la mañana, lo gana Orrell sobre Muncrieff y el último es iniciado por Walter McCoy quien es relevado por Aurelio Espiricueta. Algunos jugadores ostioneros son contratados por el resto de los equipos y Guaymas se va del circuito en una despedida muy dolorosa emotiva y económicamente, pues con su renuncia pierde la fianza de $30,000 pesos que todos los equipos presentan a la Liga.

El domingo 4 de enero de 1953, en el último de la serie, un jonrón de Nippy Jones con dos hombres en base rompe un empate a 3 carreras en el décimo inning para que Mazatlán se llevara la victoria sobre los locales Cañeros de los Mochis. Nippy Jones jugó con los Cardenales de San Luis de 1946 a 1951, en 1952 con los Filis de Filadelfia y en 1957 con los Bravos de Milwaukee. Su promedio global de bateo en Grandes Ligas fue de 0.267 con 25 jonrones y su mejor año fue en 1949 cuando bateó justamente para 0.300 con 8 cuadrangulares.

Con la salida de Guaymas y Los Mochis, los Directivos de la Liga en arreglo con los representantes de los equipos organizan un nuevo rol bastante extraño: Culiacán y Mazatlán se enfrentarían en 4 series de 10 posibles; Mazatlán-Obregón en 2; Mazatlán-Guadalajara en 2 y Mazatlán-Navojoa en otras 2; Mazatlán nunca se presentó en Hermosillo en toda la temporada, pues estaba previsto para hacerlo según el primer rol en la última serie, siendo una verdadera lástima para los aficionados no haber visto al que sería el mejor equipo de la Liga. Así también, en este segundo rol Obregón jugaría a visitas recíprocas con Hermosillo (2 veces), con Guadalajara, Navojoa y Mazatlán; no jugaría series con los Tacuarineros. Se advierte que esta medida fue tomada para dar oportunidad a Culiacán de tener más encuentros con Mazatlán e incrementar las percepciones económicas; se habló de cierta cantidad de dinero a los equipos afectados como compensación según lo trató el señor Díaz Garza delegado de Culiacán.

La Liga Invernal Veracruzana también agrupaba peloteros aztecas que en alguna ocasión jugaron en la Liga de la Costa del Pacífico; el día 6 de enero de 1953 se publica en El Imparcial: “GANÓ UN GRAN JUEGO NUESTRO COCHIHUILA. México, Enero 5. En un gran choque en el que brilló el pitcheo, el Cooperativa Mante líder de la Liga Invernal Veracruzana derrotó ayer al Aztecas capitalino y se llevó la serie; la pizarra fue de 2-1. Bibí Crespo, acharolado lanzador de los locales, tuvo ayer una de sus mejores actuaciones. Sólo le pegaron 3 hits y perdió en la novena entrada. Lo maravilloso de la actuación de Bibí fue que hasta la 7ª entrada solo un hombre se le había embasado (Morales, por base por bolas en la primera entrada), y no había permitido hit en 7 episodios. En la 8ª la “Rata Vargas” le conectó el primer hit que fue sencillo. En la 9ª Vinicio García le pegó un sencillo y la Máscara Guzmán le pescó uno de sus lanzamientos y mandó la píldora hasta el otro lado de la barda para dar la victoria a los visitantes. El Mante también contó con un gran pitcheo del veterano Chochihuila Valenzuela que volvió al Delta para lanzar pelota de 3 hits. Perdió la blanqueada en la segunda entrada cuando el Aztecas le anotó su única carrera. Esa carera fue así: Fernando García y Navarro recibieron base por bolas, y con un out, Bibí pegó sencillo para empujar a García y fue todo. En la 9ª el umpire multó a Chochihuila con 100 pesos y Chuy Moreno lanzó al último bateador. Fue sin duda el mejor juego de la serie y de muchas series; Cochihuila y Bibí lanzaron para ganar”... la competencia entre ligas invernales estaba en su apogeo...

Glen Elliot se convirtió en un lanzador más que llegó a Hermosillo a principios del año para un rescate francamente imposible. Jugó con los Bravos de Boston en la Liga Nacional como reserva de lanzadores con los que ganó 4 y perdió 5 de 1947 a 1949... no hizo gran cosa con el equipo quelitero.

El espigado lanzador zurdo de Hermosillo Royce Lint, se despide del equipo y de la Liga de la Costa el sábado 10 de enero con una derrota 12 por 6 ante Guaymas en el puerto sonorense. Lint regresó a su hogar en California; en 1954 llegó a Grandes Ligas con los Cardenales de San Luis con quienes ganó dos juegos y perdió tres sin otra cosa. Este mismo día, en Mazatlán, Daniel Ríos y Memo Garibay agreden al umpire Alcibíades Palma y se hacen acreedores a una multa de $500 y $100 pesos respectivamente; según se informó, de un golpe propinado por Ríos o Garibay le tumbaron uno o dos dientes al polémico hombre de azul; el partido lo ganó Culiacán... ser umpire en aquellos años era trabajo de valientes...

El domingo 12 de enero Tomás Arroyo estuvo a punto de lanzar sin hit; Epitacio Torres de Mazatlán le conecta el único en la cuarta entrada en una blanqueada de 6-0 en el puerto sinaloense. En Guadalajara, Mayos y Charros empatan en el último de la serie en un juego a 10 entradas siendo suspendido por falta de iluminación; sería el séptimo partido pendiente de los jaliscienses. El domingo por la tarde en Obregón, McCowley conecta un jonrón en la novena entrada para empatar y William Cash empuja en el undécimo la carrera de la victoria para que los arroceros limpien a queliteros.

El día viernes 16 de enero se efectuó una junta de directivos y representantes de la Liga de la Costa del Pacífico en la Agencia Ford de Navojoa reportándose lo siguiente: “Conforme a los convenios efectuados después de la salida de Mochis y Guaymas, cada uno de los equipos que recibió visita en la última serie del roll anterior de juegos, o sea cuando aún participaban los ocho equipos, quedó obligado a pagar la cantidad de 6 mil pesos como compensación al team visitante. Sin embargo, Navojoa se rehusaba a pagar dicha cantidad a Obregón que lo visitó en dicha serie aduciendo razones de carácter económico. Después de dos horas de discusión, se acordó que dicha cantidad será cubierta de las utilidades que el Juego de Estrellas rinda a la Liga, para que nuestro equipo (de Obregón), no resulte perjudicado ni se lesione la economía de los mayos. Asimismo, se informó que Navojoa registró a un nuevo jugador: Joe Tully, Clase Triple A quien acaba de salir del ejército. Por otra parte, según nos informó el señor Galaz, Hermosillo y Culiacán están en arreglos para efectuar un cambio de jugadores: los Naranjeros darán a los guindas a su pitcher Arnulfo Manzo y y éstos le pasarán a Alvarado”.

El viernes 16 de enero Mazatlán vence a Obregón 12-7 en el primero de la serie en el puerto sinaloense; hubo jonrones de Castro, Repulski y Serrell por los Venados y de Lilly, Charrascas Ramírez y Graham por Obregón; la pelota se la pasó en el aire en el “año del Bat”. Este mismo día, en Guadalajara, Dick Grecco conectó un larguísimo jonrón que fue muy comentado en el estadio de Guadalajara, pero que resultó insuficiente y Hermosillo pierde su cuarto partido en fila.

El sábado 17 de enero, en Mazatlán, Angel Castro conecta el jonrón de la victoria en el segundo de la serie sobre Bob Clear y los Yaquis de Obregón llevándose otra victoria Daniel Ríos; por la tarde Obregón gana en 10 episodios por marcador de 12-9 para evitar la limpia.

El viernes 23 de enero Daniel Ríos se embolsa una victoria sobre Culiacán en la capital sinaloense por marcador de 6-2; Repulski conecta dos jonrones y el mismo Ríos se anota otro; el segundo de la serie también se lo lleva Venados por idéntico marcador a favor ahora de Lino Donoso. Mazatlán está robando el circuito con su poderosa ofensiva y finos lanzadores, sin embargo, se difunde en esta serie la noticia de que sus importados Repulski, Nippy Jones y Arnie Landeck dejarán el equipo entre el 10 y 20 de febrero para reportarse a sus respectivos clubes en el beisbol organizado; en todas las temporadas se ha observado que en este mes iniciaba el abandono de muchos estrellas para cumplir sus compromisos con equipos Grandes Ligas y sus sucursales.

La tarde del domingo 25 de enero, en el juego decisivo de Obregón en Guadalajara, los charros se llevaron el triunfo 8-7; con la carrera del empate en las bases, Negro Morales falló en la novena con dos outs para un triunfo dramático de los jaliscienses. En Hermosillo los Mayos derrotan a los Queliteros 6-3 con jonrones de Arencibia, Anderson y Taborn llevándose la serie por limpia; Hermosillo acumula 9 derrotas consecutivas; en el comienzo de la segunda parte del rol visitó a Obregón y fueron barridos; fue a Guadalajara y sucedió lo mismo, regresó a la capital sonorense y recibió 3 escobazos más.

El entusiasmo de los directivos de Hermosillo en verdad que no tuvo límite; se difunde la noticia el jueves 29 de Enero de 1953 de que el famoso Kirby Higbe se arregló con los directivos para estar presente en la serie próxima contra Guadalajara. Higbe ganó 118 juegos y perdió 101 durante 13 años en las Grandes Ligas; en 1950 se retiró con Gigantes de Nueva York ... por supuesto que Higbe nunca vino; en ese entonces los Queliteros estaban a 16.5 del primer lugar.

El sábado 31 de enero los Venados de Mazatl&aa
IX TEMPORADA DE LA LIGA DE BEISBOL
DE LA COSTA DEL PACÍFICO

Es la tarde del 7 de febrero de 1954; Manuel Echeverría se encamina silenciosamente hacia la loma de pitcheo del Estadio de la Casa del Pueblo en Hermosillo. Cabizbajo y triste se inclina en la tarde de sol y sombra, hace una reverencia a su lugar de trabajo y se despide de él con respeto besando la placa, una oración... y el Adiós... El inmortal Ciclón dejaba el diamante en esta temporada ante una multitud que agradecida lo aplaudía por última vez en el campo de un parque de beisbol profesional... ¡Adiós Ciclón!... ¡Adiós Cheve! ...
Fue una temporada grandiosa la de aquel invierno de 1953-1954. Los Venados de Mazatlán atraparían su segundo título en forma consecutiva enfrentándose a 5 equipos más de la Liga: Hermosillo, Guadalajara, Culiacán, Obregón y Navojoa. Como siempre, brilló con luz propia el inconmensurable Daniel "La Coyota" Ríos en el equipo rojo, excepcional lanzador que junto con Lino Donoso, otro inmortal de la pelota mexicana que acumuló 14 victorias, y de un irreconocible Procopio Herrera en gran campaña llegando a 10 partidos ganados, lograron darle a los del Puerto Sinaloense la satisfacción de un título más. Venados quedó a un juego de ventaja sobre Navojoa y a 8.5 de Hermosillo, los más cercanos competidores; desde la tercera serie tomó el liderato para jamás soltarlo en un final dramático con Navojoa que quedó un juego del primer sitio.
El line up del equipo campeón dirigido por Memo Garibay es de los más completos de todos los tiempos, teniendo en el cuadro a José Zacatillo Guerrero(3b), Eddie “Pecas” Serrano (ss), Barney Serrell (2b), Angel Castro (1b); en los jardines jugaron: Epitacio La Mala Torres(of), Dick Hall(of), Felipe Montemayor (of) y Ray Zonta (of); la receptoría fue custodiada por Pisi Martínez y Bill Hall(c). Complementan la lista los lanzadores Andrés Balazos Martínez (5 victorias), Dick Drilling (5) y José Rayles (2). Como reservas estuvieron Cande Díaz y el mismo manager Memo Garibay. Los hermanos Hall, Billy y Dick de ascendencia norteamericana, causaron una gran impresión en el club. Dick Hall resultó campeón jonronero con 20, tres de ellos en un solo partido contra Navojoa el domingo 27de Enero de 1954, y de vez en cuando también subió a la loma de los disparos haciendo relevos aceptables. El “Siete Leguas” Hall, como fue apodado, llegó a Grandes Ligas en 1955 retirándose en 1971 jugando con Pittsburg, Kansas City, Baltimore y una corta estancia en Filadelfia; en total ganó 93 y perdió 75 con 3.32 en CLA durante su carrera de lanzador principalmente en trabajos de relevista. Ray Zonta fue también un jugador brillante en esta campaña dando batazos en momentos importantes llevándose 10 veces la barda, Castro pegó 14 y Montemayor con 18 fueron de los mejores en la Liga, ¡y todos en el mismo equipo!. En total acumularon 76 vuelacercas para una marca de la Liga, borrando la anterior de 63 de Cañeros de Los Mochis aunque debe decirse que Venados jugó 17 partidos más. Mazatlán estuvo a punto de perder el campeonato en la última serie, pues Navojoa estaba a solo dos juegos del primer sitio. Venados recibía a Hermosillo el 12, 13 y 14 de febrero de 1954 mientras que Navojoa sería anfitrión de Culiacán. Mayos limpió a los Culichis 7-2, 8-6, 5-1 y 5-1, mientras que Mazatlán doblegaba a los alicaídos naranjeros 6-1, 12-3 y 8-1, éste último juego lanzado magistralmente por Procopio Herrera y que finalmente le dio el campeonato al equipo porteño.
Mención especial debe hacerse en este apartado del magnífico trabajo desarrollado por Lino Donoso, el espigado moreno antillano que acumuló 14 victorias en memorables partidos, como el de aquel sábado 11 de octubre de 1953 cuando lanzó 62/3 sin hit ni carrera hasta que Gilillo Villarreal de Obregón rompió la cadena de ceros con un elevado que se le escondió en el sol al jardinero Felipe Montemayor; finalmente el partido lo perdió 1-0, pero con idéntico marcador logró llevarse la victoria en un duelo que sostuvo con Don Larsen el 6 de febrero de 1954, carrera que produjo Dick Hall en la undécima entrada con un batazo de 400 pies que mandó hasta los campos de algodón del Valle del Yaqui. Otras 10 entradas lanzó también contra Culiacán en un duelo que sostuvo ante Dick Drilling llevándose la victoria también por 1-0; en esta ocasión Ray Zonta produjo la carrera del gane en los spikes de Serrell dejando en el terreno a los de la capital sinaloense el día domingo 8 de noviembre de 1953. Ya sea abriendo e relevando, Donoso fue uno de los grandes héroes de los Venados contribuyendo con sus lanzamientos de manera importante en la obtención del trofeo número tres en 9 temporadas.
Mayos de Navojoa fue el único equipo que pudo dar pelea a los poderosos rojos de Mazatlán, terminando a un juego en el standing final de la Liga. Aunque en la primera parte del rol Navojoa se mantuvo entre 2 y 4 juegos del primer lugar, en la segunda mitad tuvo un repunte siempre ascendente llegando a estar a un juego de Mazatlán faltando dos series por jugar. En esa serie número 18 se enfrentó precisamente a los Venados en su propio terreno logrando tres victorias a cambio de una derrota. Aquel viernes 28 de Enero, su estelar lanzador ligamayorista Bob Greenwood le dio el primer triunfo 4-2 derrotando a Andrés “Balazos” Martínez, quien fue auxiliado por Dick Hall en la loma (aceptó un hit en las últimas tres entradas y empezó jugando la segunda base). El sábado 29 se enfrentaron Daniel Ríos y Marcelino Solís, llevándose la victoria Mazatlán por 7-3. En este partido destacó un batazo de cuadrangular de Ray Zonta con dos en base en el sexto episodio. En el tercero, Amador “Bule” Guzmán permite 4 hits y se lleva la victoria 3-2 venciendo a Lino Donoso en cerrado duelo de pitcheo, y aunque Guzmán acepta las únicas dos anotaciones de los porteños en el primer inning, los pinta de blanco en el resto; la carrera de la victoria es impulsada por el mismo Bule Guzmán con un sencillo cuando los mayos llenaron las colchonetas en el noveno inning humillando a los Venados al dejarlos en el terreno. Fue una tarde completa para el gran “Bule” quien además impulsó la primera carrera aquella mañana de domingo, último día de Enero de 1954. Guzmán resultó el pitcher con más victorias en la temporada acumulando 15 desafíos a su favor. Para el último encuentro, Memo Garibay manda a la loma al “descaderado” Procopio Herrera contra el zurdito Nicolás Genestas, quien reaparecía con los Mayos ya para concluir la campaña. Lanzó ocho sólidas entradas aceptando dos carreras al trabuco rojo, dejando la conclusión del partido al “as” mayo Greenwood. Con el juego empatado a 2 en la octava, Ventura Morales se embasa en error de Serrell; Héctor “el Chero” Mayer se sacrifica para que Mario Ariosa con doblete mande a la registradora a Morales. Garibay saca a Herrera y entra Daniel Ríos regalando la base a Marvin Williams, pero la jugada resulta en desastre al conectar sencillo René González empujando a Ariosa con la cuarta anotación, que finalmente sería la de la victoria. En el noveno, Greenwood le da la base a Ríos; “Pecas” Serrano reemplaza a “La Coyota” en primera base; “Zacatillo” Guerrero es ponchado; Mala Torres eleva al center para el segundo out pero Serrano avanza a segunda en wild pitch de Greenwood anotando después con sencillo de Serrell; finalmente Angel Castro es ponchado para que las manos navojoenses dejen de sudar. Esta victoria dio grandes esperanzas a Navojoa de treparse al liderato, pues quedaban a un juego de distancia faltando 8 partidos para concluir la campaña. Mazatlán va a Obregón y le gana tres a los Yaquis regresando a casa para sacarle otras tres victorias a los Naranjeros capitalinos y quedarse finalmente con el banderín. Navojoa por su parte, después de esta serie con los rojos viaja a Hermosillo y se trae par de victorias cerrando la campaña contra Culiacán azotándole 4 escobazos ante el júbilo de los navojoenses, que se quedan esperando un milagro que Hermosillo no pudo regalarles.
El roster de los mayos fue el siguiente: Lanzadores: Manuel Echeverría (al mes pasó a Hermosillo), Bob Greenwood, Eddie Kapp (Canadiense), Bule Guzmán, Chango González, Nicolás Genestas, Borrao Garza, Adolfo Villicaña y Marcelino Solís. Catcheres: Pilo Gaspar y Laureano Camacho. Cuadro: René González (1b), Burro Hernández (2b), Jim Baxes (3b), Chero Mayer (ss). Sustituto: Texano Castro. Jardineros: Mario Arencibia (después pasó a Guadalajara), Mario Ariosa, Ventura Morales, Chino Guajardo, Julio Alfonso, Manejador: Melo Almada y coach Angel Abreu. A Navojoa le funcionaron de maravilla los extranjeros. Bob Greenwood, quien llegó a probar suerte con Filadelfia en 1954 y 1955, dejó gratos recuerdos entre los aficionados por su gran calidad. Debutó el viernes 6 de Noviembre de 1953 contra Guadalajara en Jalisco con una derrota 4-3 en un tremendo duelo con Bill Stites. A la semana siguiente lanzó contra Obregón en Navojoa perdiendo 2-1 en 12 largos episodios. El día 20 de noviembre por la tarde logró su primera victoria con una blanqueada de 3-0 ante los bombarderos rojos de Mazatlán y su as de ases Lino Donoso, blanqueada que les repitió en su propia tierra 2-0 ahora ante Daniel Ríos a finales del mes. Greenwood logró 15 ponches contra Hermosillo en la capital de Sonora rompiendo la antigua marca de 13 de Al Rodríguez; terminó con record de 11-4 siendo uno de los mejores en el circuito. Por otra parte, el canadiense William Kapp también realizó un trabajo notable y tuvo encuentros formidables como aquel duelo con Royce Lint el domingo 20 de diciembre de 1953, luchando a lo largo de 12 capítulos para caer derrotado 4 por 3 ante los naranjeros. Los cubanos René González y Mario Ariosa y el norteamericano Marvin Williams, cumplieron una campaña también exitosa con los Mayos dándole al equipo la solidez necesaria con el madero, pero indudablemente que Héctor “Chero” Mayer y Ventura Morales se llevaron las palmas pues echaron muchas carreras al saco Mayo con sus batazos a la hora oportuna; el nogalense Mayer quedó campeón de bateo con 0.355 unos pocos puntos arriba de Claudio Solano, ambos sonorenses para orgullo nuestro. Finalmente, en este apartado dedicado a los Mayos de Navojoa, una mención honorífica debe entregarse a Amador “Bule” Guzmán, quien logró ganar 15 a cambio de 5 derrotas, siendo el mejor de la Liga acumulando 11 de esas victorias en forma consecutiva. Marcelino Solís (9 victorias) por su parte, realizó un trabajo muy aceptable pues recetó 5 blanqueadas (a Obregón, Mazatlán, Hermosillo y dos a Culiacán), aunque en otros partidos no fue muy bien tratado. En forma resumida, podemos concluir que si los Mayos hubieran tenido una mejor primera parte (21-19), de seguro el trofeo de campeón pudo haber sido paseado por las calles de Navojoa en esta IX edición de la Liga de la Costa; lamentablemente nunca pudieron llevarse un campeonato en las 13 ediciones de la Liga.
En esta IX Temporada hubo incontables escenas violentas en los campos de juego que en otra sección relataremos, pero sobresale la que escenificaron los Mayos de Navojoa, tradicionales rivales de los Yaquis de Obregón, aquel día viernes 22 de enero de 1954. EL periódico Diario del Yaqui lo publicó así: “BATALLA CAMPAL EN NAVOJOA. Una “bronca” fenomenal sin precedentes se produjo hoy (viernes 22 de Enero) en el Estadio Revolución en el primer juego de la serie entre el equipo de Obregón y el de esta ciudad. Numerosos aficionados de la vecina población (Obregón) concurrieron a este encuentro y estuvieron protestando las decisiones del árbitro Alfonso Díaz, que entró improvisadamente ya que los árbitros oficiales de la Liga no se presentaron inexplicablemente, pese a que deben de estar dos días antes en la ciudad donde se verifique una serie. Ya en la séptima entrada hubo un conato de escándalo, que culminó con la expulsión de Clinton Courtney; sin embargo, los ánimos aunque acalorados no se desbordaron. Fue en la undécima entrada cuando explotó el ambiente; la decisión de Díaz en home ocasionó que los jugadores visitantes le reclamaran en forma airada, aunque indebida. Esto bastó para que el público se lanzara al parque. Los aficionados de Ciudad Obregón trataron de agredir al árbitro y los aficionados mayos salieron en su defensa. Llovieron cojinazos, piedras y botellas y hubo numerosos lesionados, algunos de los cuales presentaban heridas en la cabeza. La policía fue incapaz de contener los ánimos debido a su poco número y a su improvisación, ya que, conociendo la rivalidad deportiva, así como los principios del juego, debieron haber pedido refuerzos para controlar la situación. La trifulca fue mayúscula, la mayor que se haya registrado en este parque deportivo. La policía detuvo a algunos de los pendencieros, pero no pudo encarcelarlos por no haber ninguna prueba de su delito. El propio señor Javier Robinson Bours, dueño del equipo Obregón, entró al campo tal vez con intenciones de calmar los ánimos, pero fue agredido por el árbitro y resultó ligeramente lesionado. La acción es reprobable por todos los aspectos, y la culpa recae en la policía local, en la Liga, en la irreflexión del público y en otras circunstancias.
La jugada que provocó la trifulca empieza así: Estando el partido empatado a una carrera por bando en la parte baja de la undécima entrada, Marvin Williams abre con doblete y en wild pitch de Frank Sullivan avanza hasta tercera. René González es dominado en rola al pitcher para el primer out y usando los yaquis la estrategia, Burro Hernández es pasado intencionalmente para trabajar un posible doble play con Miguel “Pilo” Gaspar. Con hombres en primera y tercera, Gaspar eleva al prado central, Heist atrapa la bola haciendo un magnífico tiro al pentágono pero el umpire de home declaró seif la jugada, anotando Williams en pisa y corre la carrera de la diferencia terminando con el encuentro. Esta acción hizo prender la mecha produciéndose la bronca más espantosa que se ha armado en el Estadio Revolución. Aficionados de Navojoa y Obregón se lanzaron al campo teniendo que intervenir la policía. En la trifulca fue golpeado duramente el umpire principal Alfonso Díaz, así como a varios de los revoltosos. La policía hizo múltiples detenciones y tuvo muchas dificultades para restablecer el orden. Debe aclararse que para el encuentro no se presentaron los umpires oficiales de la Liga, actuando en forma improvisada Alfonso Díaz e Hilario Espinoza habilitados en el campo para fungir. Díaz ya fue anteriormente umpire de este circuito y se dijo que su recuerdo se asocia siempre a disturbios y broncas. La pasión estaba al rojo vivo ya que Navojoa estaba cerca de alcanzar a los Venados, quienes tenían dos juegos de ventaja sobre los Mayos.
Los Naranjeros de Hermosillo, en esta ocasión pocas veces llamados “queliteros”, llevaron una gris temporada con chispazos de gran beisbol; uno de esos deslumbrantes momentos fue el primer juego sin hit ni carrera en la historia del beisbol profesional del noroeste de México, joya de pitcheo que lanzó el norteamericano Ronnie Smith cuando pintó de blanco a los Tacuarineros de Culiacán en la capital sinaloense el viernes 22 de Enero de 1954. El partido terminó 4-0 lanzando por Culiacán Dick Drilling y “Pepino” Azamar. Fueron 28 bateadores legales, habiéndose embasado dos por errores de David García y tres más por bases por bolas. La victoria le supo a gloria al señor Smith, pues recientemente había sido dado de baja como manager sustituyéndolo Virgilio Arteaga; Smith reemplazó con poco éxito y muchas críticas al manager inicial Manuel Arroyo, después de 6 series concluidas y cuando el equipo realmente no iba tan mal: 12 ganados y 12 perdidos. Smith es retirado como director Naranjero al término de la 15va. Serie, cuando Hermosillo llevaba récord de 27 ganados y 32 perdidos. Virgilio Arteaga termina como timonel del equipo alcanzando un nada despreciable tercer lugar en el standing final con 39 ganados y 40 perdidos.
Como siempre, los directivos de Hermosillo le buscaron cuadratura al círculo en una lucha contra el destino que comenzó la temporada anterior. Los fantasmas seguían embrujando a la nave naranjera y continuaron “achiscando” al menos por este año también. El roster inicial lo componían: Natas García (2b), Pepe Gutiérrez (ss), Leo Rodríguez (3b), Chanquilón Díaz (cf), Claudio Solano (lf), Cucón Bernal (ca), Diablo Núñez (rf) (después pasó a Culiacán), Virgilio Arteaga (1b); complementan: Beto Rodríguez (breve temporada), David García (ss) (novato), Santiago Ayala (segunda mitad). Entre los norteamericanos, se contrataron en un principio a Vic Janowics para el puesto de receptor y al conocido Richard Grecco en la primera base pero para diciembre ninguno de los dos comía en Hermosillo; para la loma de pitcheo se invitó a Ronnie Smith, Royce Lint, Calvin Hogue y David Cyrus. Smith y Lint terminaron la temporada no así Hogue, que tuvo que abandonar al equipo por problemas familiares, ni Cyrus, quien para fines de diciembre estaba de regreso a Estados Unidos. Ray Pery sustituyó a Vic Janowics; se unió también al equipo Joe Joshua proveniente de los Charros, que fue de gran éxito y le dio mucha estabilidad a la novena naranjera. Para el mes de enero Pery sale de la escuadra y es sustituido por William Cash proveniente de Obregón, de donde llegó también Billy Thomasson. Para el inicio de la segunda vuelta el line up de Hermosillo era: David García (ss), Leo Rodríguez (3b), Claudio Solano (lf), William Cash (ca), Joe Joshua (rf), Chanquilón Díaz (cf), Virgilio Arteaga (1b), Natas García (2b) y teniendo como abridores a Ronnie Smith, Royce Lint, Arnulfo Manzo, Bill Thomasson y como relevos a Alonso Ruiz, Manuel Echeverría, “Manopas Alcántar” y “Chilín” Aguiñaga.
Indudablemente que el fracaso del equipo estuvo en el cerrito de los lanzamientos. Ronnie Smith quizá sea el único que se salva de la crítica ya que brindó muy buenos juegos durante la temporada ya sea abriendo o relevando, dando muestras de gran entrega por la causa naranjera y ahí quedó el primer sin hit de la Liga; en cuanto al “viejito” Lint, así como ganaba uno perdía dos y su rendimiento fue menor al que se esperaba al iniciar la campaña, aunque siempre mostró voluntad en busca de la victoria. En cuanto a Manzo y Ruiz, tuvieron una temporada más bien gris y el público se quedó esperando el estirón definitivo de estos dos jóvenes lanzadores; solo unos cuantos momentos de buen pitcheo se les vió; Echeverría estaba en el ocaso de su carrera y tanto Alcántar como Aguiñaga tuvieron escasas oportunidades; finalmente Bill Thomasson no hizo grandes cosas para el equipo y en más de una ocasión inundó las bases con boletos gratis. Estos erráticos momentos de los lanzadores propiciaron que el equipo tuviera un comportamiento en el standing mediocre ganando uno y perdiendo otro; en las primeras 8 series se mantuvo entre 2 y 4 juegos del primer lugar, pero al finalizar la primera parte bajó hasta los 6 y 8 juegos del líder Mazatlán, zona en que se mantuvo hasta terminar la campaña; llegó a estar en el sótano en la serie número 14 y 15. De lo rescatable en el equipo sin duda sobresale la actuación de Claudio Solano, el hermosillense que a los 29 años estaba en la plenitud de su carrera quedando en segundo lugar de bateo perdiendo el título por solo una milésima con el nogalense Héctor “El Chero” Mayer. Solano fue el “Jugador Más Valioso” al quedar campeón en carreras producidas con 64 y cuarto en jonrones con 13, aunque el gran “Cometa de Carbó” perdió un mes de juego al ser suspendido la noche del 27 de noviembre de 1953 cuando en el primer inning protestó un ponche que le recetó Bob Greenwood de Navojoa, uno de los 15 que repartió el formidable lanzador esa noche. Solano se molestó al ser expulsado por el ampayer Juan García agrediéndolo de tal forma que quedó castigado por 30 días; eso afectó sin duda al equipo puesto que el mejor productor quedaría sin pararse a la caja de bateo por largo tiempo. Virgilio Arteaga se lastimó y no participó en algunos juegos, Grecco, Janowics, Bernal y Jesús “Chanquilón” Díaz cayeron en un gran slump durante el mes de diciembre que provocó algunas derrotas al team; “Chanquilón” declaró: “He tenido noches en que no duermo de desesperación, pues me doy cuenta que no estoy rindiéndole al equipo lo que él espera de mí. La desesperación que me agarra por momentos, me pone insufrible y no me permite estar en paz. A veces me he parado ante el home con la más franca limpieza en el horizonte, dispuesto a pegarle a la pelota y seguro de que me la voy a mandar cuando otra vez el slump terrible y espantoso”. Lo mejor que le pudo suceder al equipo, y a “Chanquilón” es que la temporada acabara, y como no hay mal que dure 100 años, al cumplirse la última fecha terminó el martirio... otro verano tendría que pasar para que la ilusión regresara al Estadio de la Casa del Pueblo.
Los Tacuarineros de Culiacán también pasaron muchos apuros en esta campaña, y al igual que Naranjeros, nunca tuvieron un acercamiento notable al liderato. El roster inicial fue: Lanzadores: Bob Drilling (hermano de Dick Drilling que jugó con Mazatlán), Tomás Herrera (“pocho”), Tomás Arroyo, Pepino Azamar, Mú Núñez, Jesús Zavala, Romeo Cadena e “Indian” Torres (llegó de Guadalajara). Cátcheres: Jim Gladd que fue sustituido al mes por Johnny Ritchey, Caliquín Gómez. Cuadro: Chorejas Bravo (1b), Al Federoff (2b), Milton Smith (3b), Huevito Alvarez (ss). Sustitutos: Muñeca Iturralde y Tochín Cisneros. Jardineros: Armando Sánchez, Tom Alston, Frank Kalin, Héctor Lara, Chema Castro, Moscón Jiménez y Chino Sepúlveda. Empezó de manager Huevito Alvarez pero para finales de octubre ya estaba Molinero Montes de Oca en el timón con el coach Homobono de la Rocha. Los tacuarineros se sostuvieron entre los 4 y 6 juegos del líder durante las primeras 16 series, pero después se desplomaron vertiginosamente en las últimas cuatro para terminar a 13 juegos del campeón Mazatlán. Los lanzadores abridores no tuvieron fortuna mereciendo algunos elogios el “pochito” Tomás Herrera que terminó con 10-8 en ganados y perdidos; Azamar quedó con récord de 4-7, Bob Drilling 7-9 y Tomás Arroyo 2-8. Fue Culiacán el equipo que soportó el primer sin hit ni carrera de la Liga de manos de Ronnie Smith, uno de los infortunios que sobrellevó el team de la Perla del Humaya. Sobresalieron sin embargo los norteamericanos Johnny Ritchey bateando para 0.341 y Milton Smith para 0.348, aunque este último fue suspendido casi al final de la temporada por haber agredido al ampayer Lupe Leal, el tercer ataque contra los hombres de “color de cielo” que fabricó el moreno.
Los Tacuarineros de Culiacán contrataron también al pitcher de los “$15,000” pesos, el campeón lanzador de la Liga Mexicana Jesús “Chuy” Moreno, quien debutó la tarde del domingo 25 de octubre de 1953 lanzando un juego de 12 entradas que ganó 1-0 a Procopio Herrera de Mazatlán en la capital sinaloense; Moreno fue comprado al “México” de la Liga Invernal Veracruzana. Aunque lanzó muy buenos partidos como el que se menciona, hubo otros en que lo mandaron a la banca azotado como a un cualquiera; en un partido contra Mazatlán en el mes de Enero otorgó tres bases por bolas seguidas antes de que Dick Hall le volara la barda; fue relevado desde la segunda entrada. Tomás Herrera también llegó a lanzar excelentes encuentros; el último día de octubre en Hermosillo lanzó 9 entradas dejando el partido empatado a 1 carrera, juego que finalmente Culiacán perdió 3-1 cuando un jonrón de Claudio Solano hizo ganar al naranjeros. Culiacán fue el rey del empate en esta temporada, juegos de entradas extras que no podían continuar por falta de luz; igualó con Guadalajara (2 veces), Obregón y Hermosillo. Los duelos entre Culiacán y Mazatlán siempre han sido memorables, han sido clásicos. Cuando Mazatlán recibió a los Tacuarineros después de haber sido derrotados por Chuy Moreno 1-0 en 12 capítulos en el último partido de la serie, los venados se vengaron y en el último partido de la primera serie jugada en el Puerto ganaron por idéntico marcador 1-0 en 10 entradas. En esa ocasión Serrell, Angel Castro y Ray Zonta conectaron sencillos para fabricar la única carrera del encuentro. En el último partido de la segunda serie jugada en Culiacán, Mazatlán venció a los Tacuarineros 3-2; en la novena entrada ganando Culiacán a 2-1, un cuadrangular de Dick Hall empata el partido; en la décima su hermano Billy hace lo mismo ante el desconsuelo de los fanáticos; sería el último partido entre ambos en la casa de los Tacuarineros… ya habría tiempo para el desquite en la próxima temporada… Culiacán ve pasar otra edición más de la Liga de la Costa del Pacífico sentado en los últimos escalones del standing añorando aquellos campeonatos de Manuel Arroyo; mucho tendría que trabajar para armar un equipo con aureola de campeón.
Los Yaquis de Ciudad Obregón entraron a la contienda decididos a terminar campeones. Su roster anunciado al comienzo de las hostilidades incluía a: Lanzadores: Bob Clear, Bill Thomasson, Manny Pérez, Jesse Flores, José Armenta, Panchillo Ramírez, Lucio Olivas y Manuel Robles; al principio de la segunda parte llegó Frank Sullivan. Cátcheres: William Cash y Laureano Camacho. Cuadro: Charrascas Ramírez (1b), Moisés Camacho (2b) y Ronnie Camacho (2b), Gilillo Villarreal (3b) y Buddie Peterson (ss); en los jardines: Joe Pérez, Héctor Leal y Gonzalo García: Sustitutos: Art Lilly y Eddie Escalante. En verdad el equipo no lucía mal pero no terminó bien en el standing. Después de las primeras 7 series se comportó como un seguro aspirante al título, y los periódicos de la capital del algodón mostraban felicidad; pronto el gusto daría paso al desencanto. Sucedió que entre la serie No.8 y la No.11 solo ganó 4 de 20 juegos empatando uno; perdió 8 juegos en fila en una racha donde curiosamente Guadalajara le aplicó la quebradora en 7 ocasiones. En medio de la debacle, a principios del mes de noviembre Obregón despide de la dirección al chaparrito Art Lilly y nombra de manager al norteamericano conocido de la afición Hubb Kittle; contrata además al jardinero mexicano Alemán Cruz y empieza a buscar lanzadores por todos los rincones de México y Estados Unidos. Para diciembre les llega también Clinton Courtney, antiguo jugador de Guaymas y experimentado cátcher de Ligas Mayores; William Cash es despedido y tomado por los naranjeros para hacerle un lugar al receptor que luego se convierte en manager a principios de Diciembre.
La llegada de Courtney al timón de los Yaquis ayudó a detener la caída de Obregón, e incluso subieron un poco en el standing pues al término de la serie No.15 habían remontado hasta 6.5 juegos del líder Mazatlán, sin embargo, en las últimas cinco series cayeron en otro lúgubre slump terminando la contienda en el sótano a 13.5 juegos del campeón; en este último lapso Obregón ganó 6 de 20 juegos. Al mes de la llegada de Courtney, se incorpora a la tribu también un gran pitcher y bateador de Grandes Ligas en un movimiento desesperado de los directivos yaquis para la segunda mitad de la campaña: Don Larsen, quien en poco más de un mes de juego demostró su gran calidad que lo llevó a sostenerse varias temporadas en Grandes Ligas; es famoso por su juego perfecto lanzado dos años más tarde (8 de octubre de 1956) en el quinto juego de la serie Mundial Yanquis vs Dodgers de Brooklyn, aunque su récord de por vida en la Gran Carpa no es gran cosa: 81 ganados por 91 perdidos. Don Larsen ocupó el lugar de Bob Clear que fue dado de baja, y lo mismo bateando que lanzando dejó grandes recuerdos en los parques de la Liga de la Costa del Pacífico. Larsen debutó el viernes 18 de diciembre de 1953 bateando jonrón, triple y sencillo jugando el jardín en una derrota 16-6 sufrida por los Yaquis en el Puerto de Mazatlán. El domingo 20 de diciembre en el juego matutino Larsen vence a los Venados 8 por 3 ponchando a 11 enemigos. Debutó en Obregón el 01 de Enero de 1954 jugando uno de los jardines al abrirse la serie contra Hermosillo conectando jonrón en el primer inning; al día siguiente lanzó una blanqueada de 5-0 echando otra pelota a los algodonales del Yaqui. Pero el fornido rubio lanzador derecho se llevó también un recuerdo imborrable. En el segundo juego de la serie Obregón contra Hermosillo el día sábado 16 de Enero de 1954, ganaba holgadamente 6-0 hasta que se le atravesó “el coludo”: Al bat Hermosillo inicia Chanquilón Díaz con elevado al jardín central; Leo Rodríguez se embasa en error del short y William Cash conecta de hit siguiendo Leo hasta tercera. Claudio Solano conecta tremendo doblete que hace anotar a Hermosillo su primera carrera. Joe Joshua a continuación es puesto out pero Santiago Ayala continúa la esperanza al batear un doblete productor de 2 anotaciones; finalmente Natas García es ponchado para terminar el inning con el score Obregón 6 Hermosillo 3. El relevista de Hermosillo “Manopas” Alcantar retira tranquilamente en tres hombres la novena dejando el escenario listo para la tragedia: Naranjeros al bat: Beto Rodríguez inicia aguantándose un ponche; David García empieza la fiesta con sencillo pero Chanquilón Díaz también es ponchado. La gente empieza a abandonar el estadio, y Larsen respira tranquilo, pues un out lo separa de la victoria. Mientras tanto, David García se roba la segunda y también la tercera pero Larsen no le da importancia, deja que los ratones se diviertan en el campo, le importa más el bateador para llevarse el triunfo. En el siguiente turno al bat, Leo Rodríguez saca un angustioso rodado que le permite llegar a primera en un hit de piernas; García no se mueve, tiene miedo de perder el último cartucho. Hombres en primera y tercera y al bat William Cash; la expectación en las tribunas es máxima, el out es inminente, muchos aficionados ven los momentos finales desde la puerta de acceso a la salida; el aficionado fiel pide tan solo un hit más que alargue la agonía, “no le hace que sea podridito”. El destino acepta la petición y manda el hit más grande del beisbol: William Cash recorre las bases saboreando el dulce empate que Larsen no podía creer. Pero después de la euforia, tanto William Cash como sus compañeros y público en general sabían que no era suficiente su batazo y tenían que acabar con Larsen de una buena vez; sólo faltaba una carrerita más. Claudio Solano está en la caja de bateo, la seguridad de que el empate está en la registradora le da confianza al acercarse al pentágono; el jonrón ha debilitado a Larsen y su concentración luce perdida... el manager Clinton Courtney está de cátcher, los dos tienen conocimientos suficientes para sacar ese último out... decide irse con Larsen para bien o para mal hasta el final. Solano recuerda la deuda que tiene con la afición... se llevó un castigo que lastimó al equipo... lo sabe muy bien... algo puede hacer por ese público que es su raza misma... Entonces sucede el milagro, Solano conecta de tal modo que aquella esférica se eleva por los callados cielos de Hermosillo dibujando una parábola que se intersecta con el suelo detrás de la barda del Estadio sin nombre; ese jonrón aún hoy en día Hermosillo no lo olvida... “Manopas” Alcántar sabe que esa carrera le daría su único triunfo de la temporada y con sabor de campeonato; Naranjeros le gana a Larsen 7-6. Claudio Solano todavía recuerda la hazaña y comenta (1ª Plana, Dic. 2001): “Era una especie de slider... y me acuerdo que cuando se amotinó la gente en home para quererme levantar en hombros, les dije que el pitcher ganador era el “Manopas”, y que mejor lo fueran a levantar a él... y así se lo llevaron hasta el Mercado Municipal... creo que El Manopas todavía se la lleva ahí”. Al final de la campaña Don Larsen comentaría: “De ese juego que perdí en Hermosillo no quiero ni acordarme. Allá me dieron una buena lección que me ha de ser provechosa. Ese juego lo tenía ganado con facilidad y lo perdí por demasiada confianza. Fue en realidad una buena lección”; Larsen finalmente terminó la campaña con 4 ganados y 4 perdidos. Aunque el standing dice que Obregón resultó un equipo más bien de media tabla, nadie puede negar que los Yaquis dieron un espectáculo formidable en muchos partidos, dejando un agradable sabor de boca que solo producen las buenas novenas de beisbol; después de todo... la mayoría de las veces el standing lo fabrica la fortuna.
Finalmente los Charros Pozoleros de Guadalajara (o de Jalisco), arrastraron la cobija toda la temporada tal y como lo hicieron en las ediciones anteriores. Ni el gran “Zorro Plateado”, el maestro Adolfo Luque, pudo con la embarcación dejando el puesto de manejador a otro inmortal, José Luis “Chile” Gómez, esto cuando las cosas estaban difíciles por allá a mediados del mes de diciembre. Jugaron con la escuadra: Lanzadores: Indian Torres (después pasó a Culiacán), Bibí Crespo, Pedro Antúnez, Jesús Zavala, Ramiro Cuevas, Aurelio Espiricueta, Miguel Sotelo, Valentín Gómez y Bill Stites; cátcheres: Samuel Hairstone (ca), Joe Sandoval y la Rata Vargas; cuadro: Dan Bankhead (1b), Romualdo Urías (2b), Marvin Williams (2b) (después pasó a Navojoa), Papelero Valenzuela (3b), Bob Ries (3b) y Jesse Douglas (ss) ; en los jardines: Santiago Ayala, Gata Padilla, Ricardo Garza, Tribilín Cabrera y Agustín López Cande Díaz y Muñeca Iturralde (llegaron al final de la campaña). La incursión de Miguel Sotelo en equipo este año marca el comienzo de una vida deportiva para un astro que brillaría por mucho tiempo en la pelota invernal.
Desde un principio el Jalisco empezó a resbalarse en el standing, llegando a estar la mayoría de las veces en el sótano durante la primera parte de la campaña; por el mes de diciembre andaba navegando a 9 juegos del siempre líder Mazatlán ganando 13 en 35 juegos. Luego vino “Chile” Gómez a hacerse cargo de los trabajos y los Charros se compusieron un poco, logrando escalar algunos peldaños hasta posicionarse a 5 juegos al finalizar la serie No.13; sin embargo, volvió a las andadas en la última parte del rol quedando a 12 juegos del campeón Venados ganando 11 y perdiendo 17 ya casi tirando el arpa, el violín y las trompetas. Sobresalieron en el club el cátcher Sam Hairstone bateando 0.306 empujando 58 carreras; impuso marca en la Liga con 330 turnos al bat. Fue el pitcheo el punto clave en la debacle de Guadalajara, pues Ramiro Cuevas fue el de mejor marca con 8 ganados e igual número de perdidos; Bill Stites (5-8) tuvo una campaña desafortunada, Indian Torres ya estaba en el ocaso de su carrera y el exligamayorista Dan Bankhead (7-5) no corrió con suerte a pesar de haber lanzado muy buenos partidos. Guadalajara inició la temporada jugando contra Obregón en tierras Yaquis sin poder ganar un partido; perdió 7-1, 9-8, 6-0 (blanqueada de Panchillo Ramírez) y 6-5; sin embargo, cuando jugó su serie en Guadalajara les devolvió el chiste barriendo a los Yaquis distinguiéndose Ramiro Cuevas con una blanqueada. De regreso a Obregón, los Charros vencieron 3 juegos a 1 a los de la tierra del arroz en la serie del 11 al 13 de diciembre de 1953 y en la última de la temporada de nueva cuenta solo perdieron un partido. En resumen, Guadalajara ganó 10 y perdió 6 con Obregón siendo ese mejor record contra un equipo; Guadalajara anotó 44 carreras en las tres victorias que logró en esa última serie, una de ellas por marcador de 17-1, pero también recibió 29 anotaciones entre ellas una derrota de 18 a 7. Ambas palizas se lograron el mismo día domingo 14 de febrero cuando el plato se pisoteó en 73 ocasiones; por la mañana Guadalajara impuso récord de hits en un partido de 9 entradas con 23 pero por la tarde Obregón lo estaba empatando … cosas del beisbol… Conviene relatar aquí un hecho sobresaliente del astro Dan Bankhead, actuando como pitcher en la Casa del Pueblo la noche del viernes 17 de octubre de 1953. Sucedió que ganando Guadalajara 5-4 a Hermosillo, Bankhead es llamado del jardín para lanzar la octava y novena entradas en una estrategia de Adolfo Luque para sustituir al abridor Bibí Crespo y asegurar el partido. El moreno cumplió muy bien en la octava entrada ponchando al abridor de Hermosillo Calvin Hogue, a Ernesto “Natas” García y dominando a Leo Rodríguez en el roletazo a tercera base. En la novena las cosas se le complicaron y perdió la puntería: otorgó bases por bolas consecutivas a Claudio Solano, Chanquilón Díaz y a Dick Grecco inundando el cuadro de naranjas; respiró profundo y de repente encontró el home: ponchó al bigleaguer Janowics, al emergente Royce Lint por Pepe Gutiérrez (que había pegado jonrón en el 2º y en el 4º ) y a “Cucón” Bernal, salvando así un encuentro a punto de colapso llevándose nutridos aplausos del respetable que incrédula salió rascándose la cabeza. Lo asombroso del caso es que a los tres los ponchó con tres lanzamientos... ¡qué tipo!...
El Juego de Estrellas se celebró en el Estadio de Jalisco la tarde del día miércoles 13 de enero de 1954; la Selección Norte estuvo conducida por Baldomero “Melo” Almada (Navojoa) mientras que la Sur fue dirigida por Guillermo “Memo” Garibay (Mazatlán) con los siguientes órdenes al bat. Las alineaciones convocadas fueron las siguientes:
SELECCIÓN NORTE:
LANZADORES: Ronnie Smith (Der-H), Royce Lint (Izq-H), Bob Greenwood (der-N), Bule Guzmán (Der-N), Marcelino Solís (Izq-N)
RECEPTORES: Clinton Courtney (O), William Cash (H)
CUADRO: René González (N), Felipe Burro Hernández (N), Leo Rodríguez (H), Héctor Mayer (N), Buddie Peterson (O)
JARDINES: Don Larsen (O), Jesús Chanquilón Díaz (H), Marvin Williams (N), Pedro Charrascas Ramírez (O), Al Heist (O).
MANEJADOR: Melo Almada, Angel Abreu (auxiliar)
SELECCIÓN SUR:
LANZADORES: Lino Donoso (Izq, M), Daniel Ríos (Der, M), Dan Bankhead (Der, G), Tommy Herrera (Der, C), Chuy Moreno (Der, C)
RECEPTORES: Johnny Ritchey (Cu), Sam Hairstone (G)
CUADRO: Angel Castro (M), Barney Serrell (M), Milton Smith (Cu), Huevito Alvarez (CU), Zacatillo Guerrero (M)
JARDINES: Ricardo Garza (G), Epitacio Torres (M), Dick Hall (M), Ray Zonta (M), Benjamín Valenzuela (G).
MANEJADOR: Memo Garibay con Oscar Martínez.
La nota periodística del día 14 de Enero de 1954 publicada en El Imparcial de Hermosillo relató así el encuentro: “Mazatlán, Enero 13. Hoy se celebró en esta ciudad el clásico juego de estrellas de la Liga de la Costa del Pacífico, compitiendo las selecciones de los teams del sur (Mazatlán, Culiacán y Guadalajara), y de los equipos del norte, (Hermosillo, Ciudad Obregón y Navojoa) por el hipotético honor de vencer en el clásico del año. Como en otras ocasiones, beisboleramente hablando el juego de estrellas resultó una decepción para los aficionados que acudieron a millares a gozar del espectáculo deportivo, ya que el encuentro se convirtió al final en pachanga que terminó 12 a 9 a favor de la Norte que fueron comandados por el piloto de los Mayos de Navojoa Baldomero Melo Almada, explayer de las Ligas Mayores con los Medias Rojas de Boston. Causó pésima impresión el que los peloteros escogidos entre los miembros del equipo de Ciudad Obregón no se hayan presentado por causas hasta ahora no explicadas al gran evento; y se suponía que la selección norte sin el apoyo de los toletes de Don Larsen, Al Heist, Clinton Courtney y Charrascas Ramírez así como Buddie Peterson no quedarían bien, pero así es el beisbol y los norteños dieron la sorpresa. Por el Norte lanzaron Bob Greenwood, el formidable ponchador de los Mayos de Navojoa con la cooperación de Ronnie Smith y Royce Lint de los Naranjeros de Hermosillo y de Marcelino Solís, que fue el ganador, de Navojoa. Los lanzadores del norte en totalidad recibieron 9 imparables. Memo Garibay quien dirigió la Sur, usó en el montículo a Lino Donoso, Chuy Moreno, Dan Bankhead y Daniel Ríos. Los toletes del norte dispararon 12 hits. Perdió Lino Donoso. Desde el momento en que el fornido receptor de la selección norte, William Cash, despachó una pelota hasta el otro lado de la cerca con dos hombres en base en el primer episodio, el juego se vio desanimado y sin mucho chiste. Al llegar a la séptima entrada los del norte marchaban con ventaja de 11 a 2 y Royce Lint entró a lanzar permitiendo que le anotaran 7 carreras para poner las cosas como terminaron: 12-9. Daniel Ríos, quien está haciendo costumbre eso de batear jonrones en juegos de estrellas, disparó toletazo de cuatro esquinas en el octavo con dos en base.” En el partido, el nogalense Héctor Mayer disparó un triple con dos en base en la tercera.
Una temporada más se iría a la historia a mediados del mes de Febrero dejando tras de sí el recuerdo de unos Venados de Mazatlán, los “Bombarderos del Puerto Rojo”, que lograron su segundo campeonato en fila; de un Ronnie Smith y del Equipo de Hermosillo logrando la hazaña de un juego sin hit ni carrera; de la llegada de los juegos nocturnos a los estadios, de los cojinazos y de los fuertes coscorrones en el diamante; de un Robert Greenwood que causó sensación con sus ponches, de un Lino Donoso imbatible; de las series de 4 partidos que por primera vez se programaron en esta edición. Después del último out las nuevas candilejas se apagaron dejando tras de sí aquellos gratos momentos que la afición vivió en inolvidables partidos de beisbol, donde los protagonistas fabricaban alegrías y desilusiones con el brazo y con el bat en un tiempo en el que la garra y la pasión estaba por encima de las dificultades.

IX TEMPORADA DE LA LIGA DE LA COSTA DEL PACÍFICO
NOTAS ADICIONALES No.1
02-10-1953 VIE: El Presidente Municipal de Hermosillo, Dr. Domingo Olivares, inauguró la IX Temporada de la Liga de la Costa del Pacífico en el Estadio de la Casa del Pueblo; ese viernes 2 de octubre fue la primera ocasión en que se utilizaron luces artificiales para iluminar el histórico inmueble para juegos de la Liga de la Costa del Pacífico. En la misma fecha, Ciudad Obregón también empezaba a programar juegos de beisbol profesionales nocturnos al inaugurar la temporada el Presidente Municipal Sr. Faustino Félix Serna; trece años después Félix Serna sería Gobernador de Sonora y en su administración se derribaría el entonces llamado Estadio Fernando M. Ortiz moviendo al beisbol hacia la Unidad Deportiva ubicada al oeste de la capital sonorense.
02-10-1953 VIE: Al término del partido inaugural en Ciudad Obregón, “la chamacada” empezó a lanzar los cojines utilizados como asientos desarrollándose una verdadera lucha campal al decir por los cronistas de aquel tiempo, “despreocupándose los majaderos de que había presente muchas damas a quienes sus parientes protegían con su cuerpo contra los impactos. Ciertamente que a los juegos de la Liga van 6 u 8 gendarmes, pero también es cierto que, según parece, solamente acuden a presenciar los juegos, pues al terminar éstos inmediatamente se ausentan del lugar; solamente dos cumplidos guardianes se esperaron a que se retirara la gente y fueron impotentes para dominar a los majaderos en su actitud grosera”. En todos los estadios siempre era lo mismo.
02-10-1953 VIE: Hermosillo venció a Mazatlán 3-2 en el partido inaugural jugándose 10 entradas. En ese último episodio, con los senderos llenos de naranjeros y sin out, Claudio Solano roletea fácil al segunda base Serrell que se “amantequilló” y no supo que hacer con la bola entrando “Diablo” Núñez con la carrera del despegue.
02-10-1953 VIE: El cubano René González conectó el primer cuadrangular de la temporada en una victoria de Navojoa 3-1 sobre Culiacán en el juego inaugural (02-10-53); la pelota viajó 400 pies.
02-10-1953 VIE: El lanzador abridor Juan “Bibí” Crespo fue expulsado en el cuarto inning en el juego inaugural que Guadalajara perdió 7-1 con Obregón en tierras yaquis; esta temporada se distinguiría por la infinidad de conflictos en los diamantes de la Costa.
03-10-1953 SAB: En el segundo juego de la serie Mazatlán-Hermosillo, los venados se impusieron 10-3; conectaron jonrones: Angel Castro y Memo Garibay por Mazatlán; Chanquilón Díaz y el hermosillense Cucón Bernal por los Naranjeros. Manopas Alcantar, relevista originario de Hermosillo, aceptó la mitad de las carreras de Venados en relevo al abridor Tony Ponce.
04-10-1953 DOM: En el tercer encuentro de la serie Mazatlán-Hermosillo, Claudio Solano conecta jonrón con la casa llena en una victoria de Hermosillo 10-6 sobre Venados; Ronnie Smith se lleva la victoria en relevo a Alonso Ruiz desde la tercera entrada, cuando toma el partido con la casa llena y un out retirando a Memo Garibay y a Rayles. Dick Hall de Mazatlán conecta dos jonrones en el partido iniciando su larga cadena que lo llevaría a imponer una nueva marca de 20 palos de vuelta entera. Mazatlán conectaría 5 jonrones en la serie.
08-10-1953 JUE: El slugger Dick Grecco repitió con los Naranjeros en esta IX Temporada después de su espectacular desenvolvimiento en la edición anterior. El jugador Santiago Ayala en una ocasión le comentó al reportero deportivo Enguerrando Tapia (“Dando Guerra”) lo siguiente: “en Guadalajara conectó un cuadrangular tan lejos que en la parte más alejada del parque, tipo de futbol, se quitó el anuncio de una casa comercial para sustituirlo con grandes caracteres de color combinado en rojo y blanco que dicen “Dick Grecco”, en honor y en homenaje al palazo más largo que se ha producido en la capital de Jalisco”. Grecco se incorporó al equipo durante la segunda serie del roll jugando en Navojoa y después dos meses es dado de baja por su pobre rendimiento.
10-10-1953 SAB: Bibí Crespo de Guadalajara venció a Chuy Moreno de Culiacán 3 a 2, los Charros anotan la del despegue con elevado de sacrificio de Jesse Douglas.
11-10-1953 DOM: Hermosillo juega en Navojoa el tercer partido de la serie inaugural; los Naranjeros ganaban 4-0 en la sexta con lanzamientos de Tony Ponce cuando conectan jonrones consecutivos Jim Baxes, René González y Mario Arencibia. Los mayos finalmente empatan en ese episodio con hit de “Chero” Mayer sobre el hermosillense Manopas Alcántar y el juego se va a extrainnings. En la parte baja del treceavo, el relevista naranjero Ronnie Smith recibe doblete de su contrincante Bule Guzmán; Mayer se sacrifica; Ariosa recibe la base intencional y Burro Hernández con sencillo produce la del gane. Guzmán vence a Smith ambos en labores de relevistas; en el primer juego de la serie Smith venció a Guzmán en plan de abridores. El mismo Guzmán vence de nueva cuenta a Hermosillo ese domingo por la tarde en una victoria de Navojoa 15-8; los Mayos fabricaron 10 carreras en la sexta entrada.
14-10-1953 MIE: Durante el mes de octubre llegaron a jugar con Hermosillo dos jugadores de Grandes Ligas: el cátcher Vic Janowicz y el lanzador Calvin Hogue. Janowicz participó en 42 encuentros para los Piratas de Pittsburg durante la temporada de 1953 bateando para 0.252 con dos cuadrangulares; jugó 41 encuentros en 1954 y ya no regresó a Grandes Ligas. Calvin Hogue por su parte, también con Piratas, ganó 1 y perdió 8 iniciando tres partidos en 1952; ganó 1 y perdió 1 en 1953 participando en 3 encuentros y en 1954 no ganó y perdió 1 en tres partidos; en total ganó 2 y perdió 10 abandonando las Ligas Mayores en 1954. Hogue se regresó pronto a Estados Unidos por problemas familiares y Janowicz tuvo algunos malestares físicos siendo reemplazado durante el mes de diciembre.
16-10-1953 VIE: El viernes 16 de octubre Hermosillo vence a Guadalajara 4-3 en el primer juego de la serie en el Estadio de la Casa del Pueblo; Vic Janowicz conecta jonrón en la novena entrada sobre el segundo lanzamiento que le envió Ramiro Cuevas para darle un triunfo más a Ronnie Smith.
17-10-1953: SAB: Se publica en El Imparcial: “Gran número de aficionados se ha dirigido a El Imparcial para solicitar que se haga pública la queja de la fanaticada local por la falta de un buen equipo de sonido interior en el estadio de la Casa del Pueblo. Con gran razón dicen los aficionados que es imposible que una persona que viene desde Nogales o Magdalena a la serie, y aún los mismos clientes locales, gocen de un juego de beisbol sin conocer a los peloteros; se insiste, es necesario que un locutor de a conocer los nombres y las posiciones de los hombres al bate”.
18-10-1953 DOM: El domingo 18 de octubre en el juego matutino, Obregón y Culiacán empataron 1-1 en trece entradas siendo los lanzadores Panchillo Ramírez y Tomás Arroyo. En la tarde, venció Culiacán llevándose dos juegos de la serie, empatando uno y dejando otro, el del viernes, en manos de los arroceros.
20-10-1953 MAR: Hermosillo recibió a mediados de septiembre una proposición de Jesús “Chanquilón” Díaz, el efectivo fielder mexicano, para jugar con el team de casa. Tomando en cuenta la innegable gama de facultades de Chanquilón Díaz, el club local aceptó inmediatamente la petición de juego del outfielder lagunero y con rapidez se efectuaron los primeros arreglos. Chanquilón, entonces, comunicó al Club de Hermosillo que quizás surgieran dificultades con los directivos del Club Poza Rica ya que allá no querían soltarlo así como así. Efectivamente, los señores de Poza Rica pidieron al club de esta ciudad una cantidad bastante fuerte de dinero con la esperanza de que los directivos de Hermosillo no pudieran pagarla o no quisieran pagarla; pero como los servicios de Chanquilón eran muy necesarios al team, los directivos con todo gusto aceptaron el trato, y lo que es más, el mismo Chanquilón Díaz aceptó pagar parte de la fuerte cantidad de pesos que se solicitaba. Por el contrato de Chanquilón Díaz, es decir, por su baja, el club Poza Rica solicitaba a Claudio Solano y con $7,000 pesos más; fácil es comprender la indignación de los magnates locales que han estado tratando el problema por medio del señor Salvador Mondragón, Presidente de la Asociación Nacional. El señor Matías Cázares sale a la ciudad de México y arregla el asunto para conformidad de todos.
23-10-1953 VIE. Se anuncia en Obregón la transmisión del partido entre Hermosillo y los Yaquis locales por la estación XEAP, estando la crónica a cargo del señor Jesús Corral Ruiz que ha sido contratado ex profeso por varias casas comerciales de la localidad. La nota dice también: “quince minutos antes habrá un programa de novedades deportivas a cargo del cronista Tito Mendoza León”.
24-10-1953 SAB: Jugando Guadalajara en Navojoa, el pitcher de Mayos Adolfo Villicaña golpeó de un pelotazo al norteamericano Marvin Williams en la sien derecha en el noveno inning durante las acciones del segundo juego de la serie. Afortunadamente no fue de consecuencias y Williams se pudo recuperar participando en el último juego el domingo por la tarde; corrió el rumor incluso de que el brillante pelotero había fallecido. Williams pasó después a Navojoa entrada la campaña.
24-10-1953 SAB: Visita a la Liga de la Costa del Pacífico Bob Finch, Secretario de la Asociación de Ligas Menores. En Obregón declaró: “No harían mal papel en la Serie del Caribe; estoy seguro. He visto bien todos los equipos; no esperaba que estuvieran tan bien organizados”. Sin embargo, el tiempo pasó y el beisbol mexicano entraría al Caribe 18 años después.
25-10-1953 DOM: En el juego de la mañana efectuado en Culiacán, Mazatlán se llevó el tercero de la serie con marcador de 6 a 5 con victoria para Dick Drilling, quien es hermano de Bob de los Tacuarineros. Tomás Arroyo fue el derrotado. En el juego de la tarde, en 12 innings, Culiacán venció 1-0 con buen pitcheo de Chuy Moreno sobre Procopio Herrera en un duelo sensacional. A Moreno le dieron 3 hits y a Procopio 4. Con Mazatlán también jugaron los hermanos Dick Hall y Billy Hall.
27-10-1953 MAR: NOTAS: “Beto Avila, el ágil segunda base mexicano de los Indios de Cleveland resultó el mejor camarero de la Liga Americana en la temporada pasada, al darse a la publicidad los porcentajes en el aspecto ofensivo de los jugadores que participan en la máxima pelota del mundo. Participando en 140 juegos, realizó 349 outs, tuvo 428 asistencias, cometió 11 errores y participó en 113 doble plays. Su porcentaje de 0.986 fue discutido solamente por el de Billy Martin, el yanqui héroe de la serie mundial que obtuvo números de 0.984 y resultó aún superior al de Red Schoendiest electo en la Liga Nacional con 0.981. Todo esto servirá sin duda alguna para que Beto Avila consiga algo que parecía muy difícil; un nuevo contrato con Cleveland, ya que el año pasado gran parte de la opinión pública se puso contra él pues sus estadísticas acusaban gran número de errores así como poca intervención en doble plays, instando al grandote Hank Greenberg a traer al club de nuevo al veterano Berardino o a buscar un segunda base novato prometedor en las múltiples sucursales de la tribu. Otro latinoamericano, Chico Carrasquel de los Medias Blancas de Chicago, quedó de líder en la Americana fildeando para 0.976 producto de 18 errores en 762 intervenciones. El año pasado, Beto Avila fue el último en el fildeo haciéndolo para 0.966 y ahora se subió al primer escalón”.
28-10-1953 MIE: Durante el mes de octubre surgió una discusión entre los directivos acerca de aceptar un sexto extranjero en los equipos de la Liga de la Costa. Todos estuvieron de acuerdo excepto Mazatlán, pues argumentaron que “no les hacía falta”; mucho se comentó que debido a que Procopio Herrera estaba en una gran temporada, no requerían de lanzadores de refuerzo. Ante esta negativa de Venados, el “Güero” Cabrera y su brazo derecho Manuel Gil Lamadrid amenazaron con salirse del circuito en franca rebeldía, actitud que finalmente fue abandonada para el bien de la competencia.
30-10-1953 VIE: Hermosillo vence a Culiacán 3-1 en 10 entradas en un duelo de pitcheo entre Tomás Herrera y Ronnie Smith; en la décima, “Pepino” Azamar entra al relevo y acepta hit sencillo de Natas García avanzando a segunda en pasbol. Después de que Leo Rodríguez es dominado en elevado al jardín, Claudio Solano se lleva la barda por el jardín central dejando en el terreno a los Tacuarineros.
30-10-1953 VIE: Navojoa enfrenta a Obregón en el primer juego de la serie. En la octava entrada con dos hombres en base y perdiendo el club local Obregón 2-0, el novato Escalante impulsó a Heis para la primera carrera y Lucio Olivas hizo lo mismo para la del empate. El partido se prolonga hasta la décima entrada cuando Peterson dio de hit con un out; se robó segunda y anotó después con hit de Moisés Camacho dejando en el terreno a los Mayos.
31-10-1953 SAB: En el segundo partido de la serie (octubre 31), David Cyrus de Hermosillo recibe jonrón con casa llena salido del bat de Héctor Lara en el tercer episodio. Naranjeros hace dos carreras en el tercero y Grecco conecta jonrón con Solano en bases en el quinto para empatar a 4. Héctor Lara vuelve a conectar jonrón en el séptimo para que Culiacán se adelante 5-4. En la parte baja de ese inning, Leo Rodríguez tocó la bola estando Alonso Ruiz en segunda y Natas García en primera; en la jugada, aparentemente el cátcher Gladd fue obstruido por Rodríguez quien llegó a salvo a la inicial suscitándose por tal motivo una tremenda discusión. El jardinero Héctor Lara se dejó venir de su posición y lanzó un derechazo a la mandíbula del ampayer Zenona Castro, provocando la ira del público que arrojó cojines y botellas hacia el campo pidiendo la cabeza del golpeador. Lara tuvo que ser sacado con escolta policiaca. Al regresar la calma al campo, Claudio Solano, el siguiente bateador, conecta cuadrangular con la casa llena para poner las cosas 8-5 a favor de los de casa. Culiacán anota dos carreras en la novena entrada y estando hombres y en primera y segunda, llega a la loma para salvar el partido Ronnie Smith. Al Frederoff es dominado en rola al short para un milagroso doble play y Milton Smith es ponchado para terminar este emotivo encuentro.
-31-10-1953 SAB: Jugando Navojoa en Obregón, Joe Pérez conectó jonrón con dos en base y Moisés Camacho dio doble con casa llena para una victoria de 8-4 de los Yaquis sobre Mayos. Jim Baxes de Navojoa conectó jonrón con dos en base y Arencibia uno solitario. William Cash dejó el partido en la cuarta por enfermedad sustituyéndolo la Comadre Leal. El manager Baldomero Melo Almada de Navojoa fue multado por no anunciar un cambio de pitcher y expulsado por insultar al umpire Ahumada.
01-11-1953 DOM: En el juego matutino en la capital jalisciense, Mazatlán reaccionó logrando la segunda victoria de la serie al dominar Balazos Martínez y Dick Drilling (ganador) a Bibí Crespo. En el cierre del octavo Guadalajara llevaba la ventaja 3-1 pero Ray Zonta bateó jonrón con dos en base darle la voltereta al partido. Ese mismo día en Obregón, Marcelino Solís blanqueó a los Yaquis 3-0 en un juego donde Burro Hernández conectó cuadrangular; admitió 6 hits siendo Panchillo Ramírez el perdedor.
01-11-1953 DOM: En el tercer partido de la serie, Marcelino Solís lanza una blanqueada de 3-0 venciendo a Panchillo Ramírez. Cuadrangular de Burro Hernández y hits ligados de Ventura Morales y Laureano Camacho en la quinta produjeron dos carreras; doblete de Laureano Camacho y sencillo de Ariosa produjeron la última anotación de Navojoa. En el segundo y último partido de la serie, Manuel Echeverría no pasó de la primera entrada en una victoria 6-1 de Yaquis sobre Mayos en la temporada de despedida de “El Ciclón”.
03-11-1953 MAR: A principios del mes de noviembre llega a Obregón por la vía aérea el jardinero Alemán Cruz procedente de Chihuahua. La crónica dice: “es un rápido jardinero, buen bateador que la afición local tuvo oportunidad de admirar cuando vino a esta ciudad el equipo de Ciudad Juárez, Indios, a enfrentarse con la selección que dirigió Héctor La Comadre Leal en la serie a beneficio de la Escuela que proyecta el Club 20-30. Se espera que con este nuevo element
Aquí puedes escribir un titular
Esta es la página principal. Puedes modificar este párrafo realizando diferentes operaciones con él, como por ejemplo, editarlo, moverlo, copiarlo, eliminarlo...
 
Este es otro párrafo que puedes editar del mismo modo.
Escríbeme
Me interesa tu opinión